11 consejos para manejar con calma la ira de los niños

Quien soy
Philippe Gloaguen
@philippegloaguen
Autor y referencias

Fuente: Shutterstock

La ira en los niños: qué es y cómo gestionarla

La ira es una emoción incómoda, difícil de manejar, pero fundamental para el desarrollo emocional y social de los niños, que son los primeros en asustarse por ese malestar que les asalta: una especie de monstruo que les invade. Ahí ira produce un aumento de la presión arterial, una subida de los neurotransmisores ligados al estrés y una bajada de los ligados al placer. Cuando un niño está muy enojado, no puede ponerse en el lugar del otro y, típicamente, físicamente se deja llevar.





A veces se siente impotente ante los exabruptos de sus propios hijos. Y desconcertado. Porque tienes la sensación de que ni la dulzura ni el golpe duro triunfan contener esos arranques de ira y calmarlos. Y te asaltan mil preguntas y sentimientos de culpa: si gritan, gritan y se tiran al suelo pateando porque de verdad no quieren saber de nuestro no a la petición de comprar snacks o un juguete nuevo, mejor satisfacerlos, ignorarlos o regañarlos? francesca brócoli, psicólogo y psicoterapeuta, en el libro "Que se enoje" (gorrión y cobre) guiar a los padres un comprender y manejar la ira de niños y niñas.

Éstos son algunos Consejos para manejar la ira en los niños..

8 FOTOS

8 sencillos pasos para ayudar a los niños a controlar la ira

ir a la galeria

El manejo de la ira es un hito en el crecimiento de nuestros hijos. Aquí hay algunos consejos para compartir con ellos del sitio web estadounidense WebMD



En este articulo

  • Mimos, abrazos y caricias
  • Si grita y patea
  • si muerde
  • Si no quieres ordenar la habitación
  • Si no quiere hacer su tarea
  • Si de verdad no quieres usar ese vestido
  • Si los hermanos y las hermanas se pelean
  • No etiquete a los niños como enojados y malhumorados.
  • No respondas a su ira con gritos.
  • No dejes solo a un niño enojado
  • Después del arrebato, habla de ello.
Lee también: 5 consejos para educar a los niños sobre la ira gracias al mindfulness

¿Cómo gestionar la emoción de la ira en los niños?
Responde en el podcast bajo Sperandeo, Psicólogo Clínico de GuidaPsicologi.com



1. Mimos, abrazos y caricias

Se debe ayudar a los niños y niñas a manejar los momentos de ira. ¿Cómo? Mimos, abrazos, caricias, sonrisas y palabras amables. hacen que aumenten los niveles de oxitocina. Y, como explica el autor del libro, cuando los niveles de oxitocina son altos en el cuerpo, se encuentran bajos niveles de confrontación y violencia: esta hormona, de hecho, contrarresta el estrés y caracteriza los estados de placer y plenitud. De hecho, algunos niños consiguen calmarse gracias a un abrazo, que es a la vez contención y contacto, y permite calmar la agitación provocada por el acceso de la ira. Pero el abrazo funciona si el adulto está tranquilo y el niño no tiene un ataque de pánico. El gesto cariñoso puede ir acompañado de palabras dulces, con una voz tranquilizadora y relajante..

2. Si grita y patea

castigar a un niño enojado no hace más que elevar los niveles de norepinefrina (una sustancia relacionada con el estrés), haciéndola aún más propensa a gritar, pisotear, arrojar objetos imprudentemente, etc Esta manifestación motora de la ira es quizás el aspecto más difícil de manejar y el más vergonzoso si estás en un lugar público. Pero el niño que entra escandescencia no se debe reprimir: cuando siente ira tiene que descargarla e instintivamente lo hace con su cuerpo. Más bien, se debe ayudar a liberar la tensión de una manera segura e inofensiva para uno mismo y para los demás. Por ejemplo, animándolo a saltar rápidamente en el lugar contando, a correr por el patio, a tirar una almohada al suelo o a dar un golpe en el colchón. Ante un estallido de ira, pues, no le pidas al niño que se calme: en ese momento es incapaz de hacerlo y, en cualquier caso, probablemente lo enfurecería aún más. Razonarán juntos en un momento posterior: cuando haya vuelto la calma. Tampoco grites: alzar la voz solo estimula aún más su reacción de oposición.

3. Si muerdes

Para niños pequeños, morder es un gesto natural. Después de todo, la boca es un medio para conocer el mundo. Pero al crecer, las mordeduras se convierten en manifestaciones relacionadas con la frustración: muerden cuando se enfadan, porque todavía no pueden expresarse a través del lenguaje verbal. Una vez adquirida esta habilidad, las mordidas deben diluirse hasta desaparecer. También porque si en los primeros 18 meses más o menos, el niño no puede darse cuenta de las consecuencias de las mordeduras, a los 2 años y seguramente a los 3 es capaz de entender que morder duele. Por lo tanto, si continúa usando mordiscos, en detrimento de las palabras, debemos entender por qué lo hace y, en todo caso, reiterar con firmeza que no muerde. Y hay que repetirlo cada vez que se presente la oportunidad, sin engañarse de que una vez dicho el ban basta para siempre.

Lee también: Guía práctica para manejar las rabietas

4. Si no quieres ordenar la habitación

A veces, la solicitud legítima de arreglar el dormitorio puede desencadenar la ira de los niños. Es mejor no involucrarse en una lucha de brazos estéril y no usar solo el sistema de recompensas / castigos. El agotador guión de llamadas y gritos de habitación en habitación para que ordene no es muy efectivo. En cambio, es más útil comunicar de manera tranquila y clara lo que se espera (todos los juegos esparcidos por el suelo deben colocarse en la canasta) y más aún hacer de todo un desafío divertido (quién será más rápido hoy en recoger los ¿juegos?)

5. Si no quieres hacer tu tarea

A veces los deberes pueden convertirse en un verdadero campo de batalla. Para evitar hostilidades innecesarias, es útil establecer rutinas antes y después de realizar las tareas y crear un ambiente confortable: su dormitorio, la sala, la cocina, siempre que sea un lugar bien iluminado y sin distracciones. Si el rechazo está relacionado con un pico de cansancio, por un día o una hora especialmente ocupados, o por situaciones temporales que implican un gran compromiso emocional y distraen de la escuela, puedes asegurarle al niño que lo logrará, animarlo y no demostrarlo. él mismo, al principio demasiado agitado o preocupado. Y mientras te mantienes firme en la necesidad de no descuidar los compromisos escolares, puedes planificar algunas actividades agradables para compensar el aumento del cansancio. Si por el contrario, el no querer hacer los deberes es una constante en el tiempo, castigar o regañar al niño es contraproducente.

En primer lugar, es necesario intentar comprender si la negativa está ligada al hecho de que no ha desarrollado realmente las habilidades cognitivas necesarias para cumplir con las exigencias escolares: por ejemplo, puede tener un trastorno específico del aprendizaje o un defecto visual, diagnosticado que se puede adoptar la estrategia más adecuada. O si se debe a que se siente inseguro, se siente incapaz de hacerlos por sí mismo, etc. Cualquier malestar emocional repercute en la atención y la concentración, por tanto, en hacer los deberes con serenidad.

6 - Si de verdad no quieres ponerte ese vestido

A veces no tienes energía, por la mañana, para enfrentarte a un hijo o una hija que se niega a ponerse la ropa que has elegido y que, antes de ir al colegio, desordena los cajones y el armario para elegir otras. . En la carrera contra el tiempo puede ser una situación difícil de manejar. Entonces, para evitar escenas furiosas, mejor prepara tu ropa la noche anterior implicándolos en la elección entre un abanico de tres alternativas como máximo: porque si hay que discutir es mejor hacerlo por la tarde y no con prisas por la mañana.

Lea también: 11 maneras de lidiar con los arrebatos de bebé

7. Si los hermanos y hermanas se pelean

I fratelli pelean Punto. Y eso no significa que no se amen. Los sentimientos y comportamientos de rivalidad, celos y hostilidad van de la mano con el amor, la solidaridad, la empatía, la complicidad. Porque dentro de la relación entre hermanos cabe toda la gama de sentimientos y emociones: sois aliados y rivales a la vez. Los padres no deben tomar partido por uno u otro, sino animar a sus hijos a aclarar y explicar sus razones, para que todos escuchen y tomen en consideración el punto de vista de los demás. Y deben darles tiempo para encontrar una solución al conflicto.

8. No etiquete a los niños como enojados y malhumorados

Cuando ocurran episodios de ira, no etiquete a sus hijos como enojados y malhumorados, pero trate de comprender el estado de ánimo que se esconde detrás de ese comportamiento. En definitiva, no debemos identificar al niño oa la niña con su enfado y sus reacciones impulsivas.

9. No respondas a su ira con gritos.

Es importante evitar responder a las conductas negativas dictadas por la ira con gritos, castigos, amenazas y desvalorizaciones: acaban reforzando la ira y desencadenando en el niño mecanismos que amplifican una percepción negativa de sí mismo.

Lee también: Berrinches: 25 frases para decirle a un niño para calmarlo

10 - No dejes solo a un niño enojado

Cuando un niño está muy enojado, es importante estar cerca de él. La presencia del padre le dice que lo respeta y comprende su estado de ánimo, aceptando también esa emoción tan desagradable, y que, al fin y al cabo, es más fuerte que su ira. Sin embargo, sucede que algunos niños no quieren que su mamá o papá se queden con ellos durante un arrebato. Y esta elección debe ser respetada. Luego, cuando las aguas se hayan calmado, puedes tratar de entender por qué pidieron estar solos.

11. Después del arrebato, habla de ello

Después de la furia, para animar a los niños a escucharse a sí mismos y a sus emociones, hable sobre lo que pasó y lo que desencadenó la ira: en definitiva, la ira debe convertirse en un objeto de diálogo. De hecho, para que los niños aprendan a regular sus estados de ánimo y las manifestaciones relacionadas, deben comprender que la expresión de ira es legítima, que como todas las demás emociones no deben inhibirse, sino escucharse y gestionarse. Puede ser bueno entonces animarle a que identifique esta emoción en un personaje de carne y hueso, en la Señora Ira que a veces viene y lo pone todo patas arriba, hace un gran espectáculo, pero luego se va.

Para que sea más fácil comprender que él o ella no es la ira que legítimamente siente a veces y que es un fenómeno que tiene un final. Otra forma de hablar sobre la ira es leer libros e historias junto con niños enojados. Solicitan la identificación con el protagonista, con las aventuras, los inconvenientes, los altibajos y las soluciones que van tomando forma página tras página. Y después de la lectura podéis comentar juntos y preguntar qué parte os ha gustado y cuál no, y por qué.

Lea también: Canasta de ira: qué es y cómo usarla

Preguntas y respuestas

¿Qué es el Tarro de la Calma Montessori?

El frasco de la calma es una herramienta inspirada en la pedagogía Montessori y útil para calmar a un niño agitado y estresado.

¿Es la ira realmente tan mala?    

La ira es una de las principales emociones que los niños pueden experimentar en la vida y, como tal, no solo es inevitable, sino que a veces incluso es necesaria.

¿Qué hacer cuando un niño se enfada?

Los padres deben evitar gritar y perder el control cuando el niño está enojado. Responder a la ira con más ira no resuelve el problema, sino que lo amplifica.

TAG:
  • consejos a los padres
  • ira de los niños
  • ira
  • 3-5 niños años
Audio vídeo 11 consejos para manejar con calma la ira de los niños
Añade un comentario de 11 consejos para manejar con calma la ira de los niños
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.