7 malos hábitos de los niños: cómo lidiar con ellos

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias

Los niños pequeños a menudo tienen comportamientos que nos preocupan o perturban como padres.
Pero en la mayoría de los casos estos son hábitos normales a su edad.



Aquí hay 7 "malos hábitos" que son muy comunes entre los niños.

1 Golpearse la cabeza contra la cuna


Si tu bebé golpea rítmicamente la cabeza contra las barras de la cuna, no te preocupes: aunque te parezca extraño, es bastante común.
Este comportamiento afecta al 20 por ciento de los bebés y niños pequeños, especialmente los niños: tres veces más que las niñas. Y suele comenzar en la segunda mitad del segundo año, entre los 18 y los 24 meses de edad.



Las razones de este comportamiento pueden ser:

Relajarse. De hecho, algunos pequeños lo hacen al despertarse por la noche y este gesto les ayuda a conciliar el sueño de nuevo. El gesto rítmico, además de columpiarse en una silla, ayuda a consolarse.

Para calmar el dolor. Por ejemplo, si un bebé tiene dolor de muelas, golpear su cabeza contra la cuna lo ayuda a sentirse mejor, distrae al bebé de las molestias en la boca.
Frustración. Si hace esto durante una rabieta, es para desahogar sus emociones fuertes. Todavía no ha aprendido a expresar sus sentimientos correctamente con palabras, por lo que usa acciones físicas.
Para llamar la atención. Golpearse la cabeza puede ser solo una forma de llamar la atención de los padres.

Problema de desarrollo. Mucho más raramente, golpearse la cabeza puede estar asociado con el autismo y otros trastornos del desarrollo, pero en la mayoría de los casos, es solo uno de los muchos síntomas que, juntos, deberían hacer sonar la alarma. En raras ocasiones, simplemente golpearse la cabeza es señal de un problema grave.

2 se chupa el dedo

Los bebés también se chupan el dedo en el útero. Para ellos es un gesto de gran consuelo. No se preocupe: los dentistas estadounidenses de la "Asociación Dental Estadounidense" afirman que la mayoría de los bebés pueden chuparse el pulgar de manera segura sin dañar la alineación de los dientes o las mandíbulas, al menos mientras tengan dientes de leche.



Es aconsejable no prohibirle este hábito, también porque las presiones para detenerlo solo pueden intensificar el deseo de mamar. Lo que puedes hacer cuando lo ves mamar es tratar de distraerlo y desviar la atención ofreciendo una alternativa.

A medida que crezca, aprenderá a encontrar consuelo en otras formas.

Lea también: Sos dedo en la boca

3 Se hurga la nariz

Este puede ser uno de los hábitos más irritantes para los padres. Es vergonzoso y desagradable.



El motivo de esta actitud puede ser el aburrimiento, la curiosidad o incluso simplemente para pasar el tiempo, pero también para calmarse en momentos de estrés.

También por este hábito es mejor no intervenir y no castigarlos. Lo mejor es tratar de distraerlos y comprometerlos a hacer otra cosa... con los dedos ocupados no tendrán tiempo de llevárselos a la nariz.

Y si además de hurgarte la nariz te comes los mocos, no te preocupes, no duele, al contrario. Una nueva investigación publicada en la revista científica británica "New Scientist" sostiene que yoingerir los "mocos" estimula las defensas naturales del organismo. Los mocos, ricos en bacterias, virus y polvo, una vez que llegan al intestino activan la acción protectora de los anticuerpos, fortaleciendo el sistema inmunológico.

4 Se muerde las uñas

De todos los "malos hábitos" de los niños, este es el que más persiste incluso en la edad adulta.

Este hábito puede ser inconsciente, por ejemplo te muerdes las uñas frente al televisor, sin darte cuenta; o podría ser la respuesta a una situación especialmente estresante: la redacción del colegio, un trabajo... En ambos casos no hay de qué preocuparse.

Si es muy frecuente, se puede intentar ayudar al niño mediante técnicas de relajación, por ejemplo sugiriendo que respire profundamente por la nariz y deje salir el aire por la boca o que apriete y suelte los puños.

También es importante asegurarse de que durante el día tenga la oportunidad de desahogarse: correr y jugar al aire libre tanto como sea posible, para quemar toda la tensión nerviosa.

Las actividades manuales también son útiles: relajan y mantienen las manos ocupadas. Aprender a tocar un instrumento musical también ayuda.

Lea también: El niño se muerde las uñas

5 Usa el chupete

Muchos bebés usan chupetes para calmarse. También puede ser un objeto de transición. Es decir, alivia el estrés y ayuda al niño a afrontar situaciones nuevas o difíciles, como empezar la guardería o un largo viaje en coche.

Lea también: Chupete, 10 cosas que las mamás deben saber
Sin embargo, el chupete no se recomienda para niños propensos a infecciones de oído: un estudio mostró que los niños que no usaban el chupete tenían un 33 por ciento menos de infecciones de oído.
No es bueno aunque el pequeño tenga problemas de habla. "Esto se debe a que chupar el chupete lleva la boca a una posición antinatural que dificulta el desarrollo adecuado de los músculos de la lengua y los labios", dice Patricia Hamaguchi, logopeda estadounidense y autora de libros sobre el desarrollo del habla. adelante entre los dientes. Esto podría causar problemas dentales y la pronunciación del sonido "s". Según el logopeda, sería mejor quitar el chupete dentro de los 18 meses.

Para los dentistas, sin embargo, no debería haber mayores problemas siempre que el bebé tenga dientes de leche. Sin embargo, es aconsejable que el dentista compruebe que la mandíbula y los dientes están creciendo bien incluso antes de los dientes permanentes.

A medida que su bebé crezca, necesitará succionar cada vez menos.

Puede usar varias estrategias para ayudarlo a dejar de fumar.. Si te pide un chupete en cuanto se aburra, ofrécele una actividad interesante. Si busca el chupete cuando está triste o enojado, ayúdalo a expresar la emoción negativa con palabras y tranquilízalo con un abrazo. Para frenar la adicción al chupete, elógielo tan pronto como pueda prescindir de él. Trate de limitar el chupete solo a la hora de acostarse. Y si puede pasar todo el día sin él, ofrézcale una recompensa, como un paseo por el parque.

Y cuando esté listo, cuéntale el cuento de hadas del chupete, que viene por la noche a quitarle el chupete a los niños mayores y deja un juguete en su lugar.

Lea también: Adiós al chupete

24 FOTOS

Los chupetes más extraños y divertidos de la web

ir a la galeria

Se llama chupete divertido y en la boca del pequeño produce efectos hilarantes: hay quien se encuentra con bigote y quien tiene que lidiar con una dentadura postiza de oro. Aquí están los chupetes...

6 Dice malas palabras

Los niños repiten lo que escucho alrededor... incluso malas palabras.
La mejor manera de lidiar con un pequeño que repite una mala palabra es ignorarlo hasta que pierda el interés y evitar reírse.
Si aun ignorándolo continúa, no pierdas tiempo explicándole el significado de la palabra, basta con decirle que es inaceptable y que esas palabras no se dicen en su casa.
Si estas palabras le salen en sus momentos de ira, hay que ofrecerle palabras alternativas para expresar emociones negativas, por ejemplo: estoy frustrado, o por qué no, inventa algunas palabras divertidas.
Cuando este mal hábito continúa, entonces es necesario recurrir a tácticas disciplinarias, como el tiempo fuera (es decir, poner al pequeño en pausa, en una silla o en el dormitorio, durante unos minutos). Luego explícale que ese lenguaje está mal, significa falta de respeto y que las malas palabras lastiman a las personas.
Es obvio que los padres deben evitar jurar primero, de lo contrario será muy difícil hacer entender a la gente que es un lenguaje equivocado. Recuerda siempre que tu bebé es una esponja y absorbe mucho de ti.

Lea también: Malas palabras, qué hacer

7 Ella se masturba

Los niños pequeños se masturban, es un gesto que les hace sentir bien, también es una forma de explorar su propio cuerpo.
Por lo tanto, la masturbación es completamente normal. No causa daño físico, no es un riesgo para la salud, ni significa que su bebé esté a punto de convertirse en un maníaco sexual. La masturbación en niños pequeños no es sexual (como lo es para los adultos).
Por supuesto, como cualquier otro hábito, el exceso puede indicar un problema. Según los pediatras estadounidenses de la "Academia Americana de Pediatría", si el niño se masturba de forma continua o excesiva, puede ser que esté muy ansioso o que no esté recibiendo la atención suficiente en casa. En este caso es mejor pedir consejo al pediatra. Por otro lado, se debe descartar que sea señal de abuso o que haya presenciado escenas de sexo.
El consejo es ignorarlo y solo si crea vergüenza porque estás en un lugar público, trata de distraerlo. La masturbación es un poco como hurgarse la nariz: lo haces porque estás aburrido y tienes las manos libres.
Es muy importante que el padre no reaccione haciéndolo sentir culpable o sucio, esto correría el riesgo de hacerle asociar sensaciones sexuales o placenteras con el sentimiento de culpa y vergüenza.
Lee también: Sos masturbación infantil

Mira el video:

Actualizado el 08.11.2022

TAG:
  • bebé golpeándose la cabeza en la cuna
  • dedos de bebé en el lazo
  • niño mordiendo las uñas
  • niño y masturbación
  • ciuccio
  • chuparse el dedo
  • malos hábitos de los niños que tratan
  • mal comportamiento de los niños
  • niño que jura
  • 1-2 niños años
Audio vídeo 7 malos hábitos de los niños: cómo lidiar con ellos
Añade un comentario de 7 malos hábitos de los niños: cómo lidiar con ellos
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.