Atopia en niños: qué es y por qué se produce

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias

Fuente: Shutterstock

que es la atopia

atopía es un término que deriva del griego ἀτοπία, que literalmente significa "singularidad", extrañeza "y se utiliza en el campo médico para indicar una condición de particular sensibilidad del organismo a ciertas sustancias presentes en el ambiente. población, pero que en algunos sujetos, especialmente en niños, puede conducir a respuestas inmunes excesivas y la manifestación de enfermedades atópicas, tales como dermatitis atópica, asma, rinitis y conjuntivitis alérgica.





"En la base de la enfermedades atópicas del niño hay una menor eficacia de la barrera cutánea, que tiene la tarea de defendernos de los estímulos presentes en el medio ambiente ", explica Annalisa Patrizi, Director de Dermatología del IRCCS Policlinico di S. Orsola y Catedrático de la Universidad de Bolonia. “De ahí la tendencia por parte de su sistema inmunitario a desarrollar anticuerpos específicos (inmunoglobulinas IgE) cuando entra en contacto -tanto a través de la propia piel como a través del intestino, y de las vías respiratorias- con determinadas sustancias que suelen ser inofensivas, capaces de actuando como alérgenos Alérgenos que pueden desencadenar una reacción cutánea, en el caso de dermatitis atópica, una reacción respiratoria, en el caso de asma o rinitis, de tipo gastrointestinal, en el caso de una alergia alimentaria”.

¿Por qué se produce la atopia?

Las causas de la atopia aún no se comprenden completamente y los diversos factores que intervienen aún se desconocen en parte.



  • Predisposición genética
  • Factores exógenos

Predisposición genética

“Lo cierto es que hay una predisposición genética de base, de modo que alguien que ya tiene un hermano o un padre que tiene las mismas u otras patologías del grupo tiene unas tres veces más de probabilidad de desarrollar enfermedades atópicas”, subraya la dermatóloga. . “Prueba de ello es la concordancia que encontramos entre gemelos monovulares”.

 Factores exógenos

“Los sujetos con dermatitis atópica parecen compartir una mayor fragilidad de la barrera cutánea, más pobre en grasas y algunas proteínas y por tanto menos eficaz a la hora de defender al niño del medio exterior, con la consecuencia de que se crea una salida fácil”. a sustancias extrañas, que pueden causar reacciones alérgicas ", continúa Annaliza Patrizi. “No en vano se ha notado una conexión con algunas formas alérgicas, así por ejemplo el 80% de los niños que padecen dermatitis atópica también tienen positividad a ciertos alérgenos, como alimentos (especialmente huevos y leche en la primera infancia) e inhalantes, como polen, ácaros del polvo, pelo de animales".

La marcha atópica

Dado que las enfermedades atópicas están vinculadas por causas comunes, los niños que padecen una de estas enfermedades tienen un mayor riesgo de desarrollar otras durante la infancia, siguiendo una sucesión temporal que se define como 'marcha atópica' y que prevé la posible aparición a medida que el niño progresa, las diversas manifestaciones atópicas:



  • dermatitis atópica,
  • asma,
  • rinitis alérgica ".

Dermatitis atópica

La primera que aparece en orden cronológico y también la principal entre las manifestaciones de la atopia es generalmente la dermatitis atópica, que es la enfermedad inflamatoria crónica de la piel más frecuente en pediatría (se estima que alrededor del 10-20% de los niños la padecen en Estados Unidos). Unidos y Europa Occidental).

Cómo se manifiesta la dermatitis atópica

“En la mayoría de los niños, la dermatitis atópica comienza en el primer año de vida, a menudo dentro de los primeros 6 meses, aunque en un 15-20% de los casos puede aparecer a una edad más avanzada, la mayoría dentro de los 5 años”, explica Annalisa Partrizi. "Su primer signo puede ser una costra láctea banal en el cuero cabelludo, después de lo cual comienzan a aparecer lesiones cutáneas en las mejillas, el mentón, la frente (mientras que la zona central de la cara, la nariz y los labios suele estar intacta), caracterizadas por húmedo eczema, es decir, rico en vesículas rojas superficiales, que se rompen y sueltan líquido seroso.Ahora mismo, el niño empieza a sentir picor, que hasta los 3-4 meses todavía no se rasca, pero hace que mueva la cabeza como un signo de incomodidad, frotarse contra la madre en un intento de encontrar alivio a su picazón, que lo inquieta e interfiere con el sueño.En esta primera fase, la dermatitis atópica generalmente se limita a la cara pero, en las formas más severas, puede se extienden a la superficie externa de brazos y piernas ya veces también al tronco.
A partir de los 2-3 años, el eccema se localiza principalmente en los pliegues de los codos y las rodillas, donde la piel aparece seca y engrosada, mientras que en la cara las lesiones se producen alrededor de la boca, los ojos y detrás de las orejas, donde, en particular, se crea una pequeña fisura dolorosa. 
También a partir de esta edad, en el 70% de los niños los síntomas comienzan a disminuir, a persistir de forma leve o desaparecer por completo, encontrándose con lo que se denomina eclipse: aunque no es correcto considerar la dermatitis atópica completamente curada, es decir, la la enfermedad entra en una fase, por así decirlo, quiescente”.

De la dermatitis atópica al asma y la rinitis

Un niño atópico, como hemos visto, tiene una mayor predisposición a desarrollar no solo dermatitis atópica, sino también otras enfermedades relacionadas: “Según el patrón típico de marcha alérgica, el asma puede aparecer a partir de los 3-4 años, mientras que alrededor de los la edad de 8-12 años puede ocurrir rinoconjuntivitis alérgica ", enfatiza el Prof. Patrizi. "A veces, las diversas enfermedades atópicas se 'toman' unas a otras, de modo que la fase de remisión de una coincide con la aparición de otra, a veces pueden estar copresentadas. Pero también puede ocurrir, especialmente si el 'eccema de niño tiene se manifiesta de forma leve, que la marcha alérgica se interrumpe y, al crecer, el sujeto no desarrolla ni asma ni rinitis”.

Dermatitis atópica en la adolescencia y la edad adulta

¿Cuál es la evolución de la dermatitis atópica con el crecimiento del niño? “Puedes tener varios escenarios”, responde el dermatólogo: “puede suceder que el eczema se vuelva crónico, con una piel que aparece constantemente más seca, enrojecida, engrosada especialmente en los pliegues, en el cuello, en la cara y en la parte posterior de la manos, o puede ser capaz de permanecer 'silencio' durante mucho tiempo, sin causar molestias, salvo poder estallar ante factores favorables, como el contacto con irritantes. En cualquier caso, haber tenido dermatitis atópica como un niño es siempre un factor de riesgo para una posible recaída”.

Cómo se trata la dermatitis atópica

El tratamiento de la dermatitis atópica depende del estadio de la enfermedad y de la gravedad de las lesiones.

  • Siempre: crema emoliente e hidratante
  • En las formas agudas leves a moderadas, un fármaco tópico
  • Medicamentos biológicos para formas moderadas a severas.

Siempre, la crema emoliente e hidratante. Como tratamiento diario, siempre es muy importante hidratar la piel, con productos emolientes específicos para pieles sensibles y atópicas, libres de sustancias alergénicas, que en una piel tan delicada pueden desencadenar dermatitis de contacto. Aplicados principalmente dos veces al día, los humectantes tienen una acción calmante, alivian la picazón y ayudan a reponer la barrera de la piel. Es bueno esparcirlas por toda la piel, que en los niños atópicos siempre tiende a estar seca.

En formas agudas leves-moderadas, un fármaco tópico. Durante las fases agudas, las cremas a base de cortisona son muy eficaces para curar las lesiones y 'amortiguar' el picor. Deben aplicarse durante unos días hasta que desaparezcan los síntomas, tras los cuales, siguiendo las indicaciones del pediatra o dermatólogo, se reducen las aplicaciones hasta 1-2 veces por semana.
¿Se puede usar la cortisona local por períodos prolongados? "Si se usa correctamente y se suspende gradualmente, la cortisona local no causa ningún problema", responde el dermatólogo. “Además, las cortisonas de última generación, como la mometasona, la metilprednisolona o el propionato de fluticasona, son muy eficaces, se absorben muy mal y no provocan el llamado efecto rebote, es decir, el riesgo de que tras su suspensión la dermatitis empeore.
Como alternativa a las cremas con cortisona se pueden utilizar productos denominados inhibidores de la calcineurina tópicos, siempre a nivel tópico, que tienen una eficaz acción antiinflamatoria y están especialmente indicados para el rostro, donde la cortisona no es adecuada por los posibles efectos secundarios en tal ubicación, como acné, rosácea, cuperosis. Estos medicamentos también deben ser recetados por el especialista”.

Medicamentos biológicos para formas moderadas a severas. Si el picor es particularmente intenso, si la dermatitis es extensa y severa y no se resuelve con tratamientos locales, se puede utilizar la terapia general. “Dupilumab, un anticuerpo monoclonal dirigido contra la interleucina 12 y 4, que parece eficaz no solo en la dermatitis atópica sino también en el asma y la poliposis nasal, especialmente si se asocia con dermatitis atópica”, destaca Annalisa Patrizi. "Solo se puede prescribir en hospitales autorizados, considerando el alto costo que sin embargo asume el SNS".

Lea también: Dermatitis atópica en niños

TAG:
  • dermatitis
  • piel
Añade un comentario de Atopia en niños: qué es y por qué se produce
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.