Cómo lidiar con la ira de los niños, 9 consejos infalibles

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias

Fuente: Shutterstock

Cómo manejar la ira

El tierno bebé de ayer, después de su segunda vela, empezó a ponerse furioso. De repente, durante el día, por las razones más variadas y 'pintorescas' (¡a veces misteriosas e incomprensibles!) Desde el punto de vista del adulto, el antiguo ángel se convierte en una criatura que grita y grita. Llora, protesta y se opone enérgicamente, con todas sus fuerzas, a toda estrategia pacificadora de papá y mamá.





Un escenario que todo padre tiene en mente y, muchas veces, ante los primeros arranques de ira del niño, nos deja perplejos. “El adulto lucha porque no imagina la ira de un niño que durante dos años o más fue un tesoro y ahora se tira al suelo y no acepta límites”, dice Giuliana Franchini, psicóloga y psicoterapeuta, autora de numerosos libros. (con Giuseppe Maiolo, Las cartas de Ciripò, Jugando e inventando historias con emociones, Centro Studi Erickson).

Por supuesto, no es fácil para el adulto afrontar la expresión de una emoción tan fuerte de la mejor manera posible, pero la ira es una manifestación completamente 'normal', una etapa en el crecimiento de cada niño. A partir de los 2 años, de hecho, a menudo durante todo el período preescolar, el niño se ve abrumado por estos estados de ira.

La 'tormenta' puede estallar, inesperadamente, en cualquier lugar y por mil causas diferentes: una torre de ladrillos que se derrumba, el peluche perdido, un 'no' del padre ('¡Ya es tarde, deja de aparcar, vámonos a casa!' ) ... ¿Por qué sucede esto y qué significa?

¿Cómo gestionar la emoción de la ira en los niños? Responde en el podcast bajo Sperandeo, Psicólogo Clínico de GuidaPsicologi.com



1 La ira es una señal positiva: el pequeño está creciendo

El padre se siente desplazado frente al niño que llora desesperadamente y patea, sin embargo no hay razón para preocuparse. “Es una gran señal positiva, el niño va creciendo y va descubriendo quién es, aprende quién es y qué quiere – explica la psicóloga. Pero para ello está en un estado de lucha constante, tiene una le cuesta decidirse porque no sabe lo que realmente quiere.



Para nosotros los adultos, por ejemplo, si hace frío, es inmediato pensar en llevar una chaqueta gruesa ya que lo hemos aprendido, para un niño, en cambio, no es tan fácil: aún no tiene la suficiente experiencia.

Por lo tanto, a menudo vive una conflicto entre diferentes emociones, una alternancia entre 'quiero' y 'no quiero' cuando, por ejemplo, el padre le dice 'no'. ", dice Franchini.

2 El niño se opone pero no lo vivas como una provocación hacia ti

Cuando comienzan las 'primeras escenas', la actitud del niño suele ser muy difícil de aceptar para el adulto. Tanto es así que hay quienes aseguran que ya no reconocen al niño que se ha convertido en un pequeño monstruo.

"En realidad, el padre no debe experimentarlo como un ataque por parte del niño- explica Giuliana Franchini. La experimentación atraviesa cada momento de la vida cotidiana.

La terquedad es una característica de la infancia, precisamente porque el pequeño tiene que experimentar su autonomía”.

3 Cuando estalla la ira, espera a que pase

Una situación bastante típica (y frecuente), por ejemplo, que desencadena una reacción explosiva en el niño es la 'desaparición' (¡una verdadera tragedia!) de un juguete que le importa mucho en ese momento concreto. Pero incluso un pequeño accidente mientras se juega (una construcción que se derrumba) puede dar lugar a una verdadera 'emergencia'.

¿Cómo debe comportarse el padre en estos casos?

Cuando el niño se vuelve intratable y la ira estalla repentinamente, no tiene sentido tratar de calmarlo de inmediato y hablar con él. Peor aún es levantar la voz o decirle que se detenga.

Para el psicólogo, hay que esperar a que pase y darle tiempo para que pase 'a través' y 'después' del enfado.

"Si un niño llora porque no encuentra un juego, el padre puede convertir este episodio en una situación lúdica improvisando un poco", dice Giuliana Franchini. Una idea, por ejemplo, es convertirse en un mago, comenzando a buscar junto con el pequeño.

En general, sin embargo, después de desahogarse, el niño busca espontáneamente al padre y, en este momento, es importante. tranquilizarlo, mimarlo y calmarlo. En función de la edad, luego puede discutir y explicar lo que sucedió ", dice el psicoterapeuta.

LEE TAMBIÉN 20 CONSEJOS PARA GESTIONAR TUS CAPRICHOS

4 Cuando el bebé se pone 'azul'...

A veces, puede suceder que el bebé se enfade tanto que se vuelva cianótico. Por supuesto, el padre se asusta pero, en esta etapa, la bomba ya ha estallado.

“En este caso, es buena idea pasarle un pañuelo húmedo por la cara -dice la psicóloga- o darle un masaje en la espalda y consolarlo.

Una vez que se ha calmado, se le puede explicar que ese enfado es posible ponerlo en un juego.

Por ejemplo, puede hacer un dibujo que represente su ira y luego cortarlo en tiras. Otra propuesta es tomar una lata limpia y vacía e invitar al niño a gritar dentro de ella y luego colocarla en un lugar escondido”, dice la psicoterapeuta.

LEE TAMBIÉN ESPASMOS AFECTIVOS, QUÉ SON

5 En el supermercado, cuando está cansado es mejor no

Otro momento típico, que muchas veces se convierte en una situación agobiante, es el de las compras. Según la psicóloga, sería mejor no llevar al niño al supermercado, quizás después de un día en la guardería o guardería porque ya está cansado.

Sin embargo, si esto no se puede evitar, es útil dar algunos pequeños pasos para evitar un estallido de ira.

“Si llevas al niño a hacer la compra, es útil dejarle alguna tarea e involucrarlo en la situación, por ejemplo, solo dile: '¡Eliges naranjas o peras hoy!'. Una buena idea también es inventar una simple canción de cuna y recítala juntos. Como, 'compra para el ensayo, 1, 2, 3, ¡mamá está aquí contigo!' - dice el experto.

6 ¡El comienzo del día, que sea agradable!

Incluso por la mañana, siempre con prisa, cuando los niños van a la guardería o al jardín de infancia, la 'tragedia' está a la vuelta de la esquina.

Para evitarlo, sería recomendable organizarse con antelación para hacer más ameno el comienzo del día. “Por ejemplo, basta con dejar que el niño encuentre el osito en la silla donde come para asombrarlo o puedes pensar en una sorpresita que lo divierta… Al fin y al cabo, para los niños de esta edad no es así. tomar mucho", dice Giuliana Franchini.

En general, para cada situación del día, según el experto, el padre debe equiparse con una especie de 'botiquín de primeros auxilios' capaz de solucionar las fases más 'críticas'.

Una estrella pegajosa, por ejemplo, puede ayudarte a superar un momento difícil”, dice la psicoterapeuta.

7 Ponerse de acuerdo sobre las reglas. Pocos pero inviolables

Entender (y aceptar como 'normal') el enfado del bebé manteniendo la calma (si el bebé grita, no hace falta que grites tú más que él) ante su estallido repentino es muy importante. Sobre todo cuando se trata de un 'accidente' cotidiano (se rompe un juego, desaparece, algo le sale mal al niño...).

El caso es un poco diferente. el niño se enoja por un 'no' del padre. En algunas situaciones, de hecho, el niño se 'enciende' porque el adulto ha puesto en juego. Incluso en la edad preescolar, de hecho, uno no puede evitar definir algunos límites. “No podemos discutir, por ejemplo, sobre el hecho de que a los 2-3 años uno no cruza la calle solo. No es algo con lo que uno pueda lidiar, porque entra dentro de esas 'reglas' de proteger la vida del niño, ", dice el psicólogo.

En este grupo de edad, en cualquier caso, es recomendable que el niño siga un máximo de 3-4 reglas establecidas conjuntamente por papá y mamá. Es fundamental que ambos padres estén de acuerdo, según la psicóloga, y estén convencidos en proponer siempre las mismas reglas: si no hay coherencia, el pequeño lo percibe.

8 Los ritos brindan seguridad. Especial para la hora de dormir

La regularidad es un gran recurso para el niño pequeño, le ayuda a aceptar incluso aquellos momentos del día que pueden desencadenar su ira. Típico es el caso de la hora de acostarse que muy a menudo genera grandes protestas y agravios por parte de los niños en torno a los 3 años. Pero, por supuesto, irse a la cama a una hora apropiada para la edad es una 'regla', no algo para discutir. Y, en esta situación, por ejemplo, es fundamental que papá y mamá mantengan exactamente la misma postura ('es hora de acostarnos, leemos el cuento, se apagan las luces grandes, ¡cierra los ojos!').

“Soy una gran partidaria de los rituales, es importante darle regularidad al bebé, comer a la misma hora, acostarse a la misma hora todas las noches… Cuando duermen poco, los bebés están más irritables, pero el sueño es el fase final de un día.

Por eso es útil tener momentos recurrentes durante las 12 horas previas: acurrucarse en su lugar favorito, una merienda que relaja al niño y… ¡hasta a la madre!”, dice Giuliana Franchini.

9 Para toda la familia: un espacio antiestrés

Los compromisos, las carreras y el estrés son algo así como un denominador común para (casi) todas las familias. Cada día es a menudo una lucha contra el tiempo: según la psicóloga, el adulto necesita momentos para relajarse. Bastaría con estar un momento tranquilo en el sofá, leer un libro, escuchar algo de música.

"Es muy importante tener dioses rituales de calma para contrarrestar el estrés que hoy es cada vez más fuerte para todos nosotros y enseñarlo, entonces, también a los niños. De hecho, es un gran activo labrarse unos momentos de bienestar y ofrecérselo también a los niños: 5 minutos de la misma música, por ejemplo, todos los días, en el mismo lugar, ayuda a recuperar energías y fuerzas”, dice Giuliana Franchini.

Desde el punto de vista del psicólogo, si el padre está lo suficientemente satisfecho, en general, el niño también lo está. “No podemos pensar que el niño es un mundo en sí mismo: si tiene a su alrededor adultos que sepan administrar bien el tiempo y sean capaces de relajarse, él también lo será más.

Un padre moderadamente satisfecho tiene más paciencia y una actitud más consistente hacia su hijo. Y todos los niños necesitan tiempo, amor y libertad y adultos que quieran estar con ellos”, concluye la psicóloga.

TAG:
  • ira niños
  • estados de ánimo
  • ira
  • Podcast
Añade un comentario de Cómo lidiar con la ira de los niños, 9 consejos infalibles
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.