Cómo repartir la carga mental de la mujer en la pareja y no discutir

Cómo repartir la carga mental de la mujer en la pareja y no discutir
Fuente: Shutterstock

La carga mental de las mujeres

En Internet y en la televisión hay muchas sugerencias para ayudarnos a aprovechar al máximo nuestro tiempo en este largo período de aislamiento y alteración de los ritmos y rutinas habituales. Yoga para todos en streaming, entrenamientos autógenos para una relajación profunda, instrucciones en vídeo para trabajos originales con niños, tutoriales de belleza, recetas gourmet para grandes y pequeños, cursos de formación profesional. Excelentes propuestas que sin embargo chocan, en no pocos casos, con una realidad todavía caótica: están las tareas de los hijos a las que hacer frente, las tareas del hogar que piden no ser postergadas, la preocupación y gestión por los padres ancianos, ágiles trabajo desde casa que en esta situación parece cualquier cosa menos inteligente.





Quedarse en casa es sin duda lo único y mejor que se puede hacer para ayudar a reducir los contagios y preservar nuestra salud y la de los que amamos: pero la convivencia forzada trae consigo una carga de emociones más difíciles de manejar y en muchos casos agrava la ya pesada carga mental de las mujeres. ¿Cómo, entonces, sobrevivir a las tensiones en la pareja y en la familia en el momento de la emergencia del coronavirus? Lo hablamos con la psicóloga. Francesca Cenci.

ÍNDICE

Cómo pedir ayuda en la pareja



Cómo mantener la calma en la pareja: déjalo ir

Preservar la vida y la intimidad de la pareja.

Cómo lidiar con los arrebatos

Cómo pedir ayuda en la pareja

Suponemos que incluso en situaciones que no son de emergencia, a la mujer se le confía completamente toda una serie de actividades "invisibles". Además del clásico "segundo turno" que es la limpieza y arreglo de la casa al volver de la oficina, todo el trabajo de manejar el clima emocional en el hogar (actuar como pacificador entre los niños que se pelean) y mantenimiento de las relaciones (es decir, recordar los cumpleaños de abuelos y tíos, llamar a los familiares los domingos, gestionar el chat de los padres de la clase de los niños...). 



La impresión es la de un desequilibrio en la gestión de responsabilidades, que en tiempos del Coronavirus se vuelve si cabe aún más inmanejable y estresante. 

¿Cómo pedir ayuda a tu pareja?

INTENTEMOS DECIRNOS. “En primer lugar, creo que la pareja sana y que funciona bien no necesita dividir las tareas haciéndolo explícito -dijo Cenci-, si está bien establecido, todos ya saben qué hacer el uno por el otro, por toda la familia. y cómo hacerlo, lamentablemente a veces esto no se da por sentado y se dan dinámicas en las que los hombres hacen poco y las mujeres no piden, aumentando su enfado y frustración. hablar y confrontar, tratando de mantener un ambiente de serenidad”, explica la psicóloga.

ENFOQUE EN LO ESENCIAL. Una solución podría ser identificar cuáles son las tareas esenciales que sirven para "mantener una familia" bien: cada unidad familiar sabe qué es importante según sus propios valores de referencia y qué no, y posiblemente trate de poner pluma en papel quién hace qué.

PROCEDA EN PEQUEÑOS PASOS. Mejor dejar de lado cualquier equilibrio perfecto deso. Esto no es lo que debemos buscar para aligerar la carga mental de las mujeres: es mejor avanzar con "pequeños pasos" hacia adelante y mira con asombro cada pequeño éxito. ¿Ha empezado a planchar su ropa al menos? Muy bien. La montaña de ropa se ha convertido en una colina y en cualquier caso habrá trabajo menos destacado.

INVOLUCRAR A TODOS, EN UNA SINFONÍA ARMÓNICA. Tampoco es del todo cierto que siempre se deban evitar las discusiones delante de los niños. ¿Tienes algo que decirle a tu pareja? No te demores demasiado: al fin y al cabo, la presencia de niños o jóvenes podría ser la palanca para mantener los tonos moderados y evitar verdaderas broncas. Además, especialmente cuando los niños son adolescentes, hacerlos partícipes del esfuerzo de los padres puede ser una forma de empoderarlos e involucrarlos también en la búsqueda de un nuevo equilibrio donde cada uno haga su pequeña gran parte (y por arte de magia los calcetines podrían acaban de dos en dos en el cesto de la ropa sucia o incluso, sorpresa, la cena es preparada y servida por una vez por los chicos). Renunciar a un hogar perfecto, pero aspirar a un ambiente armonioso incluso nuestros ojos sobre las cosas que quedan por hacer se volverán más magnánimos.

PIDE AYUDA A LOS EXPERTOS. Si las cosas siguen fallando y te encuentras en una situación de incomunicabilidad, puedes considerar la ayuda profesional, como explica Francesca Cenci: "Para pedir ayuda, solo debes contactar a expertos, terapeutas de pareja o puedes decidir como primer paso tomar dos caminos individuales de dos psicoterapeutas diferentes para resolver primero las criticidades del individuo, que siempre se vierten en la relación”. 

Lee también: La vida en pareja, las 6 reglas para luchar bien

Cómo mantener la calma en la pareja: déjalo ir

DEJA CORRER. Todavía es difícil estimar cuándo se podrá volver a salir de casa. No nos sorprendamos, pues, si sentimos avanzar el cansancio. Más bien, mantengamos la calma. “Ser capaz de mantener una cierta serenidad es sin duda un factor de carácter -añade la psicóloga-, hay personas que por naturaleza son más equilibradas, otras menos. Sin embargo, la inteligencia debe tomar necesariamente el relevo para racionalizar más, frenar la impulsividad y gestionar las emociones. Creo que un gran secreto en esta circunstancia es dejar “correr” mucho, de lo contrario los meticulosos tenderán a criticar dificultando la vida del otro, y en consecuencia la convivencia”.

Preservar la vida y la intimidad de la pareja.

UN MOMENTO PARA NOSOTROS. “Cuando tienes hijos es fundamental poder mantener momentos de intimidad en la pareja, que en esta emergencia de cuarentena en casa con toda la familia es aún más difícil. Siempre recomiendo dedicar un momento "en pareja" por la noche, cuando los niños se han ido a dormir. Incluso ver una película abrazados en el sofá o charlar con una copa de vino puede cambiar el sabor del día".

Lea también: Evitar las discusiones sobre las tareas domésticas que puede: así es como

Cómo lidiar con los arrebatos

NO REACCIONE A LAS PROVOCACIONES. "En una situación normal siempre tendríamos la alternativa posible cuando el ambiente se agria y la tensión está por las nubes - comenta Francesca Cenci - como salir con un amigo, ir a dormir afuera, quizás en un hotel o en casa de los padres en este caso no es posible concedernos esta libertad así que solo queda recordar que es fundamental no ser reactivo a los nervios del otro, sino más bien trate de absorber sin responder y nunca fomente al compañero.

LIMITA LAS CRÍTICAS. "Evite las críticas o las burlas., especialmente si se trata de un tema delicado. Es, recordemos, una condición temporal. Más bien, encontramos una oportunidad para ser cooperativos buscando, por ejemplo, situaciones y momentos para confrontar y hablar con sinceridad, en lugar de quejarnos”.

TOMAR UN BAÑO CALIENTE. "En este momento puede ser muy edificante labrar momentos personales como tomar un baño relajante, hacer una hora de ejercicio o llamar a un amigo. Todo ello, siempre respetando los tiempos del otro”.

Lea también: Las reglas para una buena pelea en pareja

EL ENTREVISTADO

Francesca Cenci es psicóloga de la pareja y autora del libro "Dos corazones y una choza".

 

TAG:
  • estrés
  • 1-2 niños años
Añade un comentario de Cómo repartir la carga mental de la mujer en la pareja y no discutir
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.