Contra el bullying: enseñar a los niños a luchar y a agruparse

Quien soy
Philippe Gloaguen
@philippegloaguen
Autor y referencias
Fuente: Ipa

El acosador (o ciberagresor) es una personalidad sustancialmente frágil porque no sabe mantenerse en relaciones conflictivas. No puede vivir bien en un grupo de compañeros y no puede discutir. El acosador ataca a la persona en lugar de quedarse en el problema, reacciona brutalmente sin pensar porque no tiene capacidad de autoanálisis ni de encontrar un filtro a sus propios impulsos; es incapaz de reconocer y manejar sus emociones.



Lea también: 5 consejos prácticos para enseñar empatía a los niños

"Los niños violentos son los que no soportan la frustración de las situaciones complejas". De eso está convencido el pedagogo Daniele Novara, director del Centro Psicopedagógico, quien en su libro "Los bravucones no saben pelear" (Bur) explica cómo enfrentar y sobre todo prevenir este fenómeno.



1. Enseñar a los niños a pelear bien desde pequeños

En primer lugar, se debe enseñar a los niños desde una edad temprana a luchar bien.



“La riña infantil bien gestionada permite que los niños aprendan las mejores formas de armonizar sus intereses con los de los demás”.

Entonces el padre no debe detener a dos niños que discuten ordenándoles que hagan las paces, ni buscar cuál de los dos es el "culpable" del conflicto ni encontrar una solución. Pero antes que nada debe actuar como un mediador empático pero neutral (debe suspender cualquier juicio): Escuche tratando de captar las emociones de los dos, tranquilice a los contendientes, ayúdelos a permanecer en el problema de la pelea y nunca se vuelva personal, invítelos a ponerse en el lugar del otro y finalmente encuentre una solución que funcione para ambos.

Lea también: Peleas entre niños, 9 consejos para padres

2. Enseñar a luchar bien incluso en el aula

Incluso el maestro de primaria o de jardín de infantes debe enseñar a luchar bien a través de cuatro pasos, dos atrás y dos adelante:



1. no busques al culpable, "la pelea no es una falta sino una oportunidad para aprender a estar juntos";

2. no imponer una solución, “nunca hay una respuesta exacta sino la capacidad de manejar la situación”;

3. hacer que los niños hablen entre ellos sobre la riña, "para darse la versión recíproca de las diferencias";

4. favorecer el acuerdo entre ellos "lo que será un beneficio en términos de aprendizaje relacional y también de serenidad para todos".

El maestro también puede detectar en el salón de clases o en el pasillo un espacio específico que se puede llamar "rincón de conflicto" donde los niños pueden intercambiar su versión de cada uno. Aquí podéis dejar unas láminas en las que los más pequeños podrán dibujar sus emociones.

Este mismo método se puede aplicar con éxito también en la escuela secundaria, pero el profesor mediador será sustituido por un compañera de clases que ayudará a los litigantes a dar los cuatro pasos.

Lea también: Discutir (bueno) hace más feliz a la pareja. El método de Daniele Novara

3. La importancia del grupo

Dentro de la escuela es muy importante actuar sobre el “grupo” y no sobre los individuos: agresor y víctima.

El acercamiento al grupo debe ser de dos tipos: la primera intervención es enseñar a manejar el conflicto (como se vio anteriormente); la segunda, muy útil como prevención, es la de desarrollar un sentido de comunidad.

Trasladar la dinámica del conflicto del individuo al grupo significa romper la polarización entre víctima y agobio, y reconducir todo a un contexto que integre a los dos sujetos en una relación más amplia que permita mejorar el clima relacional, el clima comunitario, el clima de reciprocidad.

“Alguien ha hecho un mal uso de su poder, de su fuerza; veamos si el grupo es capaz de crear una reconexión. Y para hacerlo se necesita una fuerte inversión en la clase. El docente debe despertar el sentido de la responsabilidad en el propio grupo, encomendando el sufrimiento de la situación a la clase.

Es lo contrario de culpar al individuo”.

Lea también: Bullying: lo que se puede hacer en la escuela

Hay algunos para hacer esto rituales los cuales pueden ayudar en el manejo y prevención de diversas formas de conflicto en el salón de clases.

4. El diario de clase

El escrito a su vez es una herramienta que sirve para la narración de hechos importantes en la vida de la clase. El diario es pues un ritual que, a través de los relatos y dibujos que realizan los alumnos día a día, sirve a un fortalecer el sentido de pertenencia a la clase.

“Los rituales ayudan a manejar los conflictos porque si la pelea es un momento de ruptura del espíritu de equipo, entonces el ritual es precisamente ese mecanismo reparador simbólico de esta ruptura lo que permite una reconexión precisamente en términos de gestión de conflictos”. El sentido de pertenencia al grupo es un buen antídoto contra la violencia.

5. Reunión en círculo

Otro ritual que puede funcionar desde los ocho hasta la secundaria: una vez a la semana reunirse en un círculo, siempre el mismo día y a la misma hora, con el objetivo de intercambiar ideas, consejos y, posiblemente, abordar y resolver problemas relacionados con el acoso escolar en conjunto.

“El círculo se convierte en un contexto en el que tanto el acosador como la víctima pueden expresarse y encontrar nuevas posibilidades”. El objetivo es estimular la solidaridad entre camaradas, tolerancia y creatividad. L'profesor debe supervisar el buen funcionamiento de la reunión, asegurarse de que todos puedan participar, pero no debe participar y sobre todo debe evitar las condenas y los sermones, para que los niños sean libres de expresarse sin temor a ser juzgados.

6. El periódico

Otro ritual que ayuda a consolidar el grupo es crear un diario de clase donde se la elección de los temas la hacen exclusivamente los estudiantes.

La primera parte del periódico debe estar dedicada a reconocer los elementos que hacen sentir bien a la clase, de esta manera nos enfocamos en lo positivo. La segunda parte está dedicada en cambio a las críticas y los problemas. Una tercera parte puede estar dedicada a varios temas.

La revista permite a los niños identificar las cosas que están mal y afrontarlas sin miedo.

7. Mediación entre pares

Esta herramienta tiene sus fundamentos en el principio de que pedir ayuda a un compañero es más beneficioso porque el compañero tiene más empatía y puede entender mejor el problema.

Dentro de la clase se identifican de dos a cuatro alumnos a ser formados como mediadores del conflicto (los propios niños deben elegir y no los profesores).

Para activar este proyecto, los docentes deben estar capacitados y compartir el proyecto.

Esta experiencia es muy hermosa tanto porque el adulto, precisamente por pertenecer a una generación diferente, puede interpretar incorrectamente algunas demandas juveniles; tanto por qué es una señal del mundo adulto de confianza en los niños. "De hecho, se declara que las situaciones juveniles deben ser gestionadas por los jóvenes a su manera".

Todos los jóvenes que crean necesitar un consejo pueden acudir a esta “ventanilla” de mediación y juntos intentarán encontrar soluciones.

camino de la comunidad

Bajo el nombre de camino comunitario, Daniele Novara y su equipo han desarrollado un modelo de camino de formación en el campo del acoso escolar.

El concepto básico es que "una clase comunitaria representa un anticuerpo natural contra el acoso y los comportamientos de acoso. Quienes descubren que pertenecen a una comunidad aceptan con más gusto respetar las reglas porque reconocen su valor”.

Este camino para ser implementado en el aula se basa en técnicas activas: ejercicios, talleres, simulaciones, juegos de rol... y da un amplio espacio a la comunicación no verbal y libre expresión de emociones. El camino lo marcan las palabras: conocerse, negociar, compartir y reconocerse.

Donde se ha llevado a cabo este proyecto se han recogido resultados muy satisfactorios.

Lea también: Daniele Novara: carta abierta a los adolescentes

TAG:
  • Bullying
  • ciberbullying
  • peleas niños
  • 6-14 niños años
Añade un comentario de Contra el bullying: enseñar a los niños a luchar y a agruparse
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.