De vacaciones con tu bebé: 17 consejos para viajar seguro

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias

Fuente: Shutterstock

Si acaba de llegar un bebé a la familia, todavía puedes entrar viaje: los niños no tienen problemas para viajar. La Sociedad de Neonatología Del Paesena, sin embargo, brinda algunos consejos para unafrontar viajes y vacaciones con la máxima seguridad.



En este articulo

  • cuando
  • Paloma
  • en tu maleta
  • cómo
  • En el destino

1. Pasados ​​los primeros diez días es mejor


Los bebés pueden hacer frente cualquier tipo de viaje, siempre y cuando se garantice su bienestar. Sin embargo, si es posible, es mejor esperar al menos diez días después del nacimiento antes de viajar. De hecho, en este período tan temprano, algunas condiciones, como una posible pérdida de peso o la aparición de ictericia, pueden requerir seguimiento por parte del pediatra. Y en casa es más fácil mantener la situación bajo control.



También son días críticos para un inicio correcto de la lactancia y la incomodidad del viaje podría crear alguna interferencia.

2. Viajes y vacunas

Al planificar sus vacaciones, tenga en cuenta los tiempos de las vacunas obligatorias, para que cumplir con los plazos proporcionados, o en todo caso no desfasarlos demasiado.



3. Muchos destinos posibles


No hay limitaciones sobre el destino: tanto el mar como la montaña son buenos, aunque el campo es probablemente el destino ideal.



4. Cuidado con los insectos en el campo


El recién nacido, que todavía duerme la mayor parte del tiempo, necesita ritmos tranquilos y regulares, que probablemente sean más fáciles de encontrar en el campo, donde suele haber un clima templado. Sin embargo, es mejor evitar las zonas cercanas a estanques y establos, donde podrían concentrarse insectos como mosquitos, tábanos o flebotomos, molestos y potenciales portadores de enfermedades.

5. En la playa: cuidado con el calor excesivo


El principal riesgo, para el recién nacido de vacaciones junto al mar, es la exposición a temperaturas demasiado altas, a las que sigue siendo muy vulnerable, con la consiguiente riesgo de deshidratación. Para evitarlo, sin embargo, basta con garantizarle al niño las condiciones climáticas adecuadas: preferir ambientes aireados y evitar salir a la calle en las horas centrales del día.

6. Los signos de deshidratación


Algunos signos permiten entender que el bebé se está deshidratando: mala emisión de orina (el pañal suele estar seco), mucosas secas, depresión de la fontanela anterior, irritabilidad o somnolencia, en ocasiones alteraciones de la temperatura corporal.

El SIN recuerda que para cubrir las necesidades de líquidos de un recién nacido la leche es suficiente y no hay necesidad de administrar otros líquidos, incluyendo agua.

7. Elige entornos seguros


La tentación de ir a una playa tranquila puede ser fuerte, pero es mejor evitar lugares demasiado aislados (así como los que están demasiado llenos) y lejos de la posibilidad de llegar fácilmente a un rescate en caso de necesidad. Lo ideal es elegir playas "amigas de los niños".

8. En la montaña, pero con moderación


El clima de montaña suele ser perfecto para un bebé de pocas semanas, pero es mejor evitar altitudes demasiado altas (por encima de los 2000-2500 metros), o estancias demasiado cortas, que no permiten las adaptaciones fisiológicas que requiere el cambio de altitud.

Una vez de vacaciones, no se recomiendan viajes y paseos demasiado largos y exigentes, también porque el recién nacido no tiene una estructura ósea y muscular adecuada para ser llevado "al hombro".

Lea también: Altitud y bebés

EN MALETA
9. Ropa, aquí está el equipaje mínimo


Si tu destino es cálido y soleado, no necesitas mucho: ropa ligera y ligera, de fibras naturales, que dejan al descubierto brazos y piernas, un sombrero de color claro con un ala ancha para proteger al pequeño de posibles conjuntivitis por exposición solar y un jersey de hilo contra la humedad de las horas de la tarde.

10. Para el viaje


Muy útiles son las toallitas y baberos empapados, los detergentes antisépticos para cualquier objeto que pueda entrar en contacto con el bebé, una reserva de pañales y una manta para protegerlo del aire acondicionado.

11. Productos de bienestar y cualquier medicamento.


Además de los clásicos. ungüentos contra el enrojecimiento de la piel y al solución fisiológica para los lavados nasales, puede ser útil llevar un antipirético (como paracetamol en gotas), aunque antes de administrarlo es necesario consultar con el pediatra. Por el contrario: podría valer la pena consultar con el médico incluso antes de partir, para obtener consejos específicos sobre el manejo del bebé.

Con prevenir las quemaduras solares la mejor estrategia es una exposición reducida al sol, sin embargo, de vez en cuando se pueden utilizar cremas con filtro físico para las zonas expuestas, es decir, que contengan minerales como el óxido de zinc o el titanio que reflejan los rayos solares, impidiendo su penetración. Es mejor elegir productos que no sean demasiado grasos, para evitar la obstrucción de los poros.


Contra las picaduras de insectos finalmente, no se recomiendan estufas y repelentes para rociar sobre la piel (los más efectivos, que contienen Deet, están contraindicados hasta los 12 años). Si hay insectos, es recomendable equiparse con mosquiteras clásicas, para colocar en cunas, cochecitos y posiblemente también en las ventanas.

Lea también: dermatitis del pañal

VEN
12. En el coche, comprueba las temperaturas


No hay problema para los viajes en automóvil, siempre que garantice condiciones climáticas favorables dentro del habitáculo. Y por eso: es mejor viajar en las horas más templadas, durante las paradas, colocar el coche a la sombra y no abusar del aire acondicionado (la temperatura nunca debe bajar de los 22-23 ºC). Nunca dejes solo al bebé (el interior del automóvil podría calentarse demasiado y provocar que se deshidrate) y prevea una parada cada dos horas, y cada vez que necesite energía.

13. Huevo en orden


Para un viaje con absoluta seguridad es muy importante respetar las normas establecidas por el Código de Circulación: el bebé debe estar alojado en su "huevo", conforme a la legislación europea. Los dispositivos más recientes están marcados con la abreviatura CEPE R44-03 y por ley son los únicos que se pueden vender en tiendas.

La silla de coche debe fijarse al asiento respetando las normas de instalación: por ejemplo, hasta el peso del niño de 9 kilos, el asiento debe colocarse en el sentido contrario al de la marcha. El lugar más seguro es el asiento central trasero, más reparado en caso de impacto frontal o lateral: está prohibido colocarlo en el asiento delantero, si el airbag está presente.

14. No hay problema con el tren


El tren es sin duda una solución cómoda, porque hay espacio para moverse, caminar y colocar el cochecito o el huevo en caso de necesidad. Además, el pequeño puede viajar en el regazo de su madre.

15. Avión: se puede hacer, pero es mejor posponerlo


Si es realmente necesario, el recién nacido puede viajar seguro en avión, contactando primero con la compañía para obtener toda la información. en este caso esta bien haz que lo chupe a menudo, para reducir el riesgo de dolor de oído, especialmente durante el despegue y el aterrizaje.

Si es posible, sin embargo, es mejor posponer el bautismo del vuelo, porque en el avión el niño está sometido a estrés por los cambios bruscos de temperatura, presión y la presencia de luces y ruidos que pueden molestarlo. También aumenta la posibilidad de contraer infecciones respiratorias.

EN EL DESTINO
16. Médicos y farmacias: por si acaso, prepárate con antelación


Con un niño muy pequeño siempre es mejor estar preparado para cualquier eventualidad, por lo que es buena idea informarse con antelación sobre la presencia de pediatras, farmacias, servicios médicos y todo lo que puedas necesitar de repente, incluso por pequeños inconvenientes.

17. En el sitio, un ambiente amigable para los niños


Hotel, B&B, apartamento: sea cual sea el tipo de estancia, es importante que el entorno elegido para las vacaciones sea equipado y apto para niños, por lo tanto, ante todo, bien limpia y ni demasiado caliente ni demasiado fría.

10 FOTOS

Los 10 mejores hoteles para bebés del país

ir a la galeria

En los primeros tres años de vida de un bebé, identificar el lugar y el hotel en el que pasar las vacaciones son elecciones realmente importantes. La selección de hoteles...

En este sentido, aquí hay algunos consejos sobre el uso del aire acondicionado: las temperaturas no deben ser inferiores a 22-23 grados y las ventilaciones deben estar dirigidas hacia arriba y no hacia el bebé. Preste atención a la deshumidificación del ambiente, ya que podría provocar una sequedad excesiva de las mucosas. Por último, recuerda ventilar el local varias veces al día, para evitar la acumulación de contaminantes.

Fuente de este artículo: Comunicado de prensa de la Sociedad de Neonatología Del Paesena (SIN), del médico pediatra Marcello Lanari, regidor del SIN

TAG:
  • primer año
  • recién nacido 0-3 meses
  • vacaciones familiares
Añade un comentario de De vacaciones con tu bebé: 17 consejos para viajar seguro
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.