Diagnóstico prenatal, un momento fundamental para las futuras madres

Diagnóstico prenatal, un momento fundamental para las futuras madres '>

Nuestras abuelas (y algunas madres también, probablemente) dieron a luz sin siquiera saber el sexo del bebé que llevaban. Y mucho menos entonces si podrían saber si algo andaba mal. Con el tiempo, se han logrado grandes avances en el campo del diagnóstico prenatal y ahora toda futura madre puede saber muchas cosas sobre la salud del feto. “Hay que decirlo, sin embargo - subraya Giuseppe Rizzo, Presidente de la Sieog, la Sociedad de Ultrasonido Obstétrico y Ginecológico Del Paesena- que el 100 por ciento de precisión en los diagnósticos es imposible”.



Diagnóstico prenatal, un momento fundamental para las futuras madres

Profesor Giuseppe Rizzo

    Profesor Rizzo, ¿cómo ha cambiado el diagnóstico prenatal a lo largo de los años? ¿Qué nos permitió descubrir en el pasado y hasta dónde puede llegar ahora?

    “Las innovaciones más importantes fueron dos. Primero, el cambio progresivo de diagnósticos del segundo al primer trimestre, entre la semana 11 y 14. Este es el momento en que puede comenzar a experimentar problemas. Y, en segundo lugar, la posibilidad de realizar menos pruebas diagnósticas invasivas en favor de técnicas menos invasivas para evaluar las distintas condiciones de salud del feto, como el test combinado (bitest) y la investigación en sangre materna del ADN libre del feto. feto (NIPT). Con muchas ventajas también para la madre. Sin embargo, hay una cuestión económica a subrayar porque el Lea actual (los niveles esenciales de asistencia, es decir, los servicios pagados por el Sistema Nacional de Salud, ndr) no contemplan estas pruebas. Los pendientes de aprobación incluirán la prueba combinada, pero no la NIPT. Sin embargo, estas pruebas tienen algunas sombras: de hecho, hay falsos positivos y falsos negativos y no todas las mujeres pueden realizarlas. El refinamiento de estas pruebas y las tecnologías cada vez más avanzadas hacen deseables las mejoras”.



    ¿Por qué Sieog, la Sociedad de Ultrasonido Obstétrico y Ginecológico de Del Paesena, consideró importante adoptar pautas específicas?

    “Esta es una de las tareas institucionales de las sociedades científicas. El concepto es garantizar un mínimo común denominador en el desempeño, para que una mujer sepa que al menos puede tener un mínimo garantizado. Obviamente, entonces estos estándares básicos pueden ser superados. Pero las pautas constituyen una seguridad tanto para los operadores como para las mujeres”.

    En este sentido, ¿cómo una futura madre puede estar segura de que se está encomendando a personal competente y altamente capacitado para practicar las principales técnicas de diagnóstico prenatal?

    “Lamentablemente no existen registros ni estructuras que puedan certificar competencias, ni reglas que las impongan. Esta es una limitación de nuestra legislatura en comparación con otros países. Por lo tanto, si no hay certificación, se debe confiar en la responsabilidad personal de los operadores. Se han hecho varias propuestas para intentar tener una legislación ad hoc, pero hasta el momento sin resultados. En Estados Unidos y otros países europeos, en cambio, se realiza una certificación periódica del personal. En Del Paese solo hay algunas iniciativas esporádicas de la ASL que son particularmente virtuosas”.

    Los expertos sostienen que tres ecografías son suficientes durante el embarazo, claro está si no hay complicaciones particulares. Sin embargo, sucede que muchas mujeres prácticamente hacen uno al mes, durante la visita habitual al ginecólogo. ¿Cómo juzga esta práctica?

    “En primer lugar hay que diferenciar las ecografías diagnósticas de las de apoyo a la visita ('consultorio'). La máquina de ultrasonido ya ha entrado en las clínicas. También lo utilizan las matronas. Se realizan, por ejemplo, para comprobar el embarazo o la posición del feto. Sin embargo, no deben considerarse como tamizaje, sino como apoyo. Los Niveles Esenciales de Asistencia incluyen tres ecografías. En un futuro puede desaparecer la del tercer trimestre y habría que añadir una precoz, a las 7-8 semanas. Así que en todo caso quedarían tres”.



    ¿Cuándo son realmente necesarias las técnicas invasivas de diagnóstico prenatal como CVS y amniocentesis?

    “Estos son dos métodos insustituibles. Lo importante es que estén hechos por manos expertas, sobre todo en el caso de la villocentesis. De esta forma el porcentaje de riesgo es menor. Los pacientes de riesgo, por ejemplo con antecedentes de talasemia o pruebas no invasivas positivas, deben hacerlo. No se debe realizar amniocentesis y villocentesis, sino solo en la población de riesgo”.


    Añade un comentario de Diagnóstico prenatal, un momento fundamental para las futuras madres
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.