Dientes: cuándo poner frenos y por qué

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias
Fuente: Di Nina Buday / Shutterstock

Tiene los dientes torcidos, tendrá que usar frenos. Pero aún es pequeño: estamos esperando que vaya a la secundaria.



Estas son algunas consideraciones que los padres suelen hacer con la creencia errónea de que el aparato sirve (solo) para corregir problemas estéticos y que la ortodoncia está contraindicada en la primera infancia.

“En realidad - explica Ángela Galeotti, jefe de Odontoestomatología enHospital Infantil Niño Jesús de la ciudad - hay casos en los que tiene sentido recomendar el uso del aparato también a niños de 4 años, porque cuanto antes se intervenga mejor, en términos de (mayor) eficacia y (reducida) duración de la intervención”.



Las revisiones periódicas en el dentista son importantes

Los controles regulares por parte del odontopediatra son importantes precisamente para detectar rápidamente cualquier problema e intervenir en consecuencia. Como se indica en el Recomendaciones clínicas en odontoestomatología, es recomendable que la primera visita al dentista se realice alrededor de los dos años, independientemente de la presencia o no de problemas dentales, precisamente para interceptar las posibles maloclusiones, caries,... y malos hábitos que pongan en peligro la salud de la cavidad bucal.



“Si es necesario, el dentista puede sugerir una vista al especialista en ortodoncia, porque algunos tratamientos requieren una intervención temprana”.

Cuando la maloclusión es esquelética, debe corregirse precozmente

“Cuando el problema es del componente esquelético y no dental, es decir del crecimiento esquelético de los maxilares, es importante intervenir de manera temprana”. El Dr. Galeotti se refiere a los casos de maloclusión clase III, a la mordida abierta por un hábito viciado como chuparse el dedo, o a la mordida cruzada (asimétrica): a tratar lo antes posible, “incluso a temprana edad, por ejemplo”. a los 4 años, para prevenir el desarrollo de anomalías que podrían determinar, con el crecimiento, el establecimiento de problemas más complejos. En estos casos hablamos de terapia de ortodoncia interceptiva, realizada a temprana edad, en pacientes en crecimiento con alteraciones esqueléticas”.



Algunos problemas de ortodoncia son más fáciles de corregir si se detectan a tiempo. Además, el tratamiento de ortodoncia interceptiva ayuda a prevenir problemas más graves en el futuro.

Para otros casos de maloclusión (por ejemplo si se clasifican en clase II), sin embargo, es recomendable intervenir en el pico de crecimiento puberal: no antes de los 9-11 años: "primero en las niñas, luego en los niños que alcanzan más tarde el crecimiento esquelético". madurez".

Si los dientes están torcidos

“Cuando la maloclusión es de carácter dentario -para ser claros, en el caso de los famosos dientes torcidos- en la mayoría de los casos se espera el cambio completo de los dientes, es decir, el reemplazo de los dientes de leche por permanentes, antes de intervenir con terapia de ortodoncia”.

Sin embargo, no es necesario esperar a la erupción de todos los dientes permanentes cuando, por ejemplo, un incisivo superior permanente, después de un retraso en el cambio del diente de leche correspondiente, se coloca anormalmente dentro de la dentición. "Cuando el problema se circunscribe y se limita a un sector específico de la dentición, si se atiende a tiempo puede resolverse incluso en 3-6 meses", explica Galeotti, por lo que recomienda a sus hijos e hijas controles periódicos, especialmente en los más importantes. fases de crecimiento (3, 6, 9, 12 años).

Lea también: ¿miedo al dentista? He aquí cómo evitarlo

¿Dispositivo fijo o móvil? ¡Depende!

“¿Se pueden poner los brackets fijos y no móviles? Muchos padres lo piden para superar el bajo nivel de cooperación del niño. Pero la terapia de ortodoncia, que puede requerir el uso de aparatos fijos o removibles, o la combinación de ambos, debe prescribirse teniendo en cuenta varios factores y no solo la cooperación del paciente joven: por ejemplo, juegan un papel decisivo en la elección. del dispositivo médico el tipo y severidad de la maloclusión…”.

Por ejemplo, explica la doctora Galeotti, en el llamado tratamiento funcional para corregir un problema de tipo esquelético, a los niños de 9 a 11 años se les suele ofrecer un dispositivo móvil, aconsejándoles que se lo pongan por la tarde y por la noche. (es necesario utilizar al menos 16 horas al día).

Lea también: adolescentes y electrodomésticos, instrucciones de uso

Para alinear los dientes torcidos, después de un cambio completo, generalmente recomendamos el clásico aparato fijo con brackets que se enganchan a los dientes.

“Sin embargo, depende de cada caso, más aún hoy que, gracias a la tecnología, tenemos muchos dispositivos médicos disponibles”.

La doctora Ángela Galeotti nos ayuda a disipar 3 clichés

1 - Todavía es pequeño para poner el aparato
En realidad, nunca es demasiado pronto para ponérselo: antes se esperaban 12-13 años y el intercambio, es decir, la sustitución de los dientes de leche por los permanentes, estaba por completarse, pero se ha visto que en el caso de alteraciones esqueléticas si se manejan precozmente se puede restablecer primero (con una terapia de 6-9 meses) el correcto funcionamiento del sistema bucal - luego masticar, tragar, respirar - y evitar problemas mayores en el futuro.

2 - El aparato se utiliza para corregir problemas estéticos
También, pero no solo. Embellece la sonrisa, pero también mejora la alineación de la mordida. El uso del aparato durante la infancia y antes de la adolescencia puede ser decisivo para solucionar problemas funcionales y restablecer una correcta masticación.

3 - Si hay espacio entre los dientes, inmediatamente el aparato
Entre los 7 y los 9 años es fisiológico que se creen espacios entre los incisivos superiores: por este motivo, los dientes se separan unos de otros. Es la llamada etapa del patito feo.
En la mayoría de los casos no hay necesidad de intervenir. Sin embargo, es una situación que lleva a muchos padres a consultar al dentista y solicitar el uso del aparato. Los padres deben estar tranquilos.
Así como también hay que tranquilizarlos cuando empiezan a salir los incisivos, inferiores antes y superiores después (rango de edad 5-7 años), pero aún no se han caído los correspondientes dientes de leche. Esta situación también suele resolverse espontáneamente.

TAG:
  • dientes de niños
  • 3-5 niños años
Añade un comentario de Dientes: cuándo poner frenos y por qué
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.