Educación: las 10 cosas fundamentales que debemos enseñar a los niños y jóvenes

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias
Fuente: pixabay

Sucede cada vez con más frecuencia que padres, maestros y alumnos están en conflicto: la culpa por los fracasos de sus hijos se revierte.



Isabella Milani, enseñada por treinta años de experiencia, en su libro "Groseros o mal educados" (Vallardi) explica cómo muchas veces detrás de los problemas escolares de los niños de hoy está la falta de una sólida educación familiar.

“Si educas a tu hijo para que respete las normas, si lo entrenas para soportar el cansancio y el malestar, si cultivas su autoestima, estarás construyendo una persona capaz de alcanzar sus metas”.

Estos son sus consejos para educar bien:



1. Haz que se sienta amado incluso cuando lo regañas

Todos los padres aman a sus hijos, pero cuando los regañan, a menudo dicen cosas que podrían lastimarlos y dañarlos. Así es Es importante utilizar siempre frases que hagan que el niño se sienta querido incluso cuando lo regañan. Por ejemplo, puedes decir “Te amo enormemente, me gustas como hijo pero hoy tu comportamiento no es el correcto”.



2. Dale algunas reglas

Las reglas son la base de nuestra sociedad. Además, las reglas dan al niño tranquilidad y seguridad. Un niño sin reglas se siente perdido, confundido, como es posible que estemos en un lugar desconocido y sin señales que indiquen a donde ir.



Acostumbrar a los niños a reglas sencillas y claras a respetar desde una edad temprana significa prepararlos para su entrada en la escuela y en la sociedad.

Lee también: Por qué es importante dar reglas a los niños, según el método de educación emocional

3. Enséñale buenos modales y respeto por sí mismo y por los demás.

Una buena educación no significa esperar que un niño siga las reglas del bon ton, sino que aprenda ser amable y honesto con los demás. Enséñale desde pequeño a decir “gracias”, “de nada”, “perdón”, “buenos días”…

Cuando sean mayores, educarlos para que no hagan esperar, para que no sean groseros, para que no sean ruidosos, para que no se salten la fila, para que dejen el lugar en el autobús a las personas mayores...

Y recuerda que los niños aprenden de tu ejemplo.

También es importante transmitir respeto: por uno mismo, por los demás y por el entorno en el que vivimos. Es precisamente el respeto lo que nos hace vivir bien en sociedad. La empatía, el altruismo y la solidaridad dependen del respeto por los demás. Todo el mundo valores que ayudan a construir buenas relaciones. Y del respeto a uno mismo viene la atención a no cometer actos degradantes, a no consumir drogas, a no aceptar y a no cometer actos violentos.

4. Enséñale el valor de la elección

Explíquele a su hijo que todas sus acciones son el resultado de una elección, incluso de no elegir. Y por eso saber elegir es fundamental. Y toda elección tiene consecuencias: positivas o negativas.

No intente de ninguna manera remediar sus elecciones equivocadas.

Desde el momento en que es capaz de comprender, todo niño debe reconocer sus errores y nunca volver a cometerlos.

Especialmente con respecto a la escuela: si no ha hecho los deberes y saca mala nota, no lo justifiques delante del profesor. Puede pensar que lo está ayudando, pero lo daña porque le impide aprender a tomar decisiones. Cada vez que decide hacer lo que quiere en lugar de lo que tiene que hacer, es imperativo que sufra las consecuencias.

En el proceso de crecimiento es importante que al niño se le permita cometer errores. Protégelo solo de los peligros reales, no de las decepciones.

Lea también: Cómo ayudar a los niños a tomar las decisiones correctas

5. Haz que amen la cultura y estudien

La cultura y el conocimiento son lo que nos aleja del mundo animal y nos ayuda a vivir plenamente la vida y captar la belleza de las cosas.

Sin embargo, el amor por la cultura y el estudio no se puede imponer de ninguna manera. Lo que usted como padre puede hacer es: hacer pensar a los niños que si no hubiera cultura no habría celularesyo, el avion, la musica, pero ni el medico, los hospitales...

Entonces estimula la curiosidad natural de los más pequeños.: observen juntos las maravillas de la naturaleza, pregúntense juntos por qué hay nubes, qué tan grande es el mar, cómo viven los insectos... Los niños necesitan preguntas, encontrarán las respuestas en la escuela y en los libros. La curiosidad y las ganas de descubrir son la base del estudio.

6. Enséñale a ser persistente y a tener autodisciplina.

Para tener fuerza de voluntad y autodisciplina, enséñeles a ser pacientes desde una edad temprana. LOSEnséñale a esperar su turno para jugar, que el almuerzo está listo, para llegar a su destino. Acostúmbralo a guardar los juguetes, aunque sea lentamente. Cómprele un rompecabezas para que lo hagan juntos y no lo logrará de inmediato. anímalo a que lo haga mejor y con calma. No lo apresures todo el tiempo. La prisa es enemiga de la perseverancia. Otros consejos útiles para entrenar la paciencia: enséñales juegos como las damas o el ajedrez, consigue ayuda con tareas domésticas sencillas de concentración como desgranar guisantes, hacer la cama, doblar la ropa… Y no les llenes de juguetes. Educarlos para que tengan sueños y metas a alcanzar no tienes que darles todo lo que quieren. La felicidad reside en el viaje hacia la meta, no en la meta misma.

7. Dale el gusto por la lectura

La lectura es muy importante, pero el amor por los libros no se puede imponer.

Lo que puedes hacer es tratar de fomentar el amor por la lectura.. Ofréceles libros que traten temas de su interés, fútbol, ​​collares, dinosaurios… y que sean apropiados para su edad; pon el ejemplo y tú también lee; vas a menudo a la librería oa la biblioteca para ver si hay algún buen libro. Pero espera a que te pida comprarlo. Y no te regocijes con frases como “¡¡qué buen tipo quieres leer!!”. El hecho de que la lectura es hermosa debe darse por sentado.

Advertencia: nunca lo obligues a leer y no le digas frases como: "¿Por qué no lees? A tu edad yo leía..."

Lea también: 10 consejos para atraer a los niños a la lectura

8. Enséñale sobre la resiliencia

La resiliencia es la capacidad de reaccionar positivamente ante las dificultades, de absorber el golpe sin desanimarse, de aprender de los propios errores. Tener este don significa vivir bien.

Educa a tu hijo para que tenga una visión optimista de la vida, muéstrale que confías en sus posibilidades de éxito. Acostúmbrate a hacerle notar su potencial y anímalo: "¡pruébalo! ¡Tú puedes!"; no le transmitas tus miedos, en lugar de decirle: "¡cuidado! ¡no te tires a la piscina!", mejor: "¡adelante, no tengas miedo!".

El niño debe aprender por sí mismo a conocer sus límites y sus habilidades, pero solo puede hacerlo con experiencia, si le prohíbes hacer algo, nunca aprenderá.

También es importante dejar que su hijo luche, que experimenta sentimientos como decepción, frustración y aburrimiento. Uno no puede aprender a enfrentar la fatiga de vivir sin experimentar frustración y desilusión.

Que se entrene a sí mismo para superar las dificultades. Esto significa que a la primera señal de capricho porque no puede encontrar un juego, no tienes que correr a buscarlo; o cuando sea mayor, no te apresures a comprarle los zapatos de moda que te preguntó por qué todos los tienen.

Reacciona a su ira, no complaciéndolo, sino tratando de transmitirle calma y tranquilidad.

9. Cultiva su autoestima

Una buena autoestima es otro elemento importante a tener en cuenta a la hora de educar.

Siempre que le señalas que no es tan bueno como los demás, o cuando le dices frases como “tú eres el desastre de siempre”… estás minando su autoestima.

si se equivoca dile que se equivoco en ese momento no que siempre se equivoque. El niño debe aprender a aceptar sus limitaciones pero también debe saber que nadie espera que nunca cometa errores.

Señala que tú también estás equivocado, para que entienda que cometer errores es normal.

Desde una temprana edad enfatizar sus pequeños logros; tenga cuidado de pedirle sólo cosas que él pueda hacer, para que no se sienta incapaz; encomiéndale pequeñas responsabilidades, como regar una planta...; y cuando haga algo bien, no se exceda en elogios: acostúmbrelo a la sobriedad, no al exceso.

Si una persona está satisfecha consigo misma no se siente inferior a los demás aunque sean mejores. También tenga cuidado con el chantaje moral., frases como "¡Tienes 10! Eres un buen chico" le hacen pensar que la nota es la medida de su valor. Recuérdale que tu amor es incondicional y no depende del rendimiento escolar.

Lee también: Autoestima infantil: 8 consejos para transmitirla a tus hijos

10. No intervenir en el mundo escolar

Incluso en la escuela, deja que los maestros hagan su trabajo. No intervenga para excusarlo, justificarlo o protestar por una supuesta injusticia.

Por el contrario, aproveche las observaciones de los profesores porque el comportamiento que tienen sus hijos en el aula a veces es diferente al que tienen en casa. El ambiente escolar es muy importante porque es allí donde tu hijo aprende a relacionarse con los demás ya tomar nota de los problemas y satisfacciones que la vida le puede dar. Las relaciones con los compañeros también son muy delicadas y ustedes, como padres, no tienen por qué entrar (salvo que existan hechos graves como el bullying). Su hijo tendrá que averiguar por sí mismo por qué a veces se muestra desagradable o por qué está mal ofender a los demás. Ayúdalo a entender por qué sus comportamientos lo llevan a sentirse mal. Pero no corras con el maestro o la mamá de tu pareja que no quiere jugar con él.

Lea también: Escuela, consejos para niños que empiezan

Actualizado el 07.09.2022

TAG:
  • educación infantil
  • reglas de los niños
  • 3-5 niños años
Añade un comentario de Educación: las 10 cosas fundamentales que debemos enseñar a los niños y jóvenes
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.