Embarazo, viajar en avión

Quien soy
Philippe Gloaguen
@philippegloaguen
Autor y referencias
Fuente: alamy.com/it

“Desde las primeras semanas, si el embarazo transcurre de forma fisiológica, viajar en avión no entraña riesgos particulares para una mujer sana y su bebé”. Esta es la premisa de Massimo Bardi, ginecólogo del Policlinico di Ponte San Pietro (BG).



Aeropuertos y aviones, seguros para madres y bebés


"La seguridad se trata principalmente de i detector de metales utilizados en aeropuertos para controles, que no son absolutamente dañinos para el feto ”, explica Bardi. Otros aspectos críticos son la presurización de cabina de viaje, que implica una reducción de la presión atmosférica y la concentración de oxígeno y el hecho de que hay en la cabina menos humedad. “En ambos casos no hay problemas: a lo sumo, la futura madre podría tener un ligero aumento de la frecuencia cardiaca, sin consecuencias en una mujer sana”. Y si el aire está seco, solo bebe mas para mantener bien hidratadas las mucosas de la nariz y la boca.



Para confirmar las palabras tranquilizadoras de Bardi, también están las últimas Directrices sobre embarazo y vuelos aéreos del Royal College of Obstetricians and Gynaecologists inglés, que así lo establecen claramente. Viajar en avión no implica riesgos especiales para madres y bebés, ni siquiera respecto a la posibilidad de aborto espontáneo, parto prematuro o rompimiento de aguas.

Cinturones siempre abrochados


Para protegerse de cualquier trauma repentino relacionado bolsas de aire y turbulencia, la solución es simple: mantén los cinturones de seguridad abrochados durante todo el vuelo. El cinturón debe colocarse debajo de la barriga del bebé, para no comprimirlo.



Riesgo de trombosis bajo control


En el embarazo existe una predisposición natural al riesgo de trombosis y los viajes en avión, al obligarte a permanecer mucho tiempo sentada, pueden constituir un factor de riesgo adicional. “Para esto, como regla general, sería es preferible evitar trayectos de más de cuatro horas, si no son realmente necesarios ", aconseja Bardi. Sin embargo, si tiene que permanecer más tiempo en vuelo, algunas precauciones simples -las pautas inglesas siempre las resumen- le permiten reducir el riesgo de trombosis.



  • usa ropa y zapatos cómodos, para no bloquear la circulación sanguínea. Puede ser una buena idea traer pantuflas en su viaje.
  • en el momento de la reserva pida un asiento en la primera fila o en el lado del pasillo: para que puedas disfrutar de una mayor libertad de movimiento, y dar un par de paseos de vez en cuando.
  • incluso mientras está sentado, hágalo periódicamente algunos movimientos de estiramiento o pequeños movimientos circulares con los dedos de los pies y los tobillos.
  • beber mucho, especialmente agua, para mantener un buen estado de hidratación.
  • Evite las bebidas que contengan alcohol o cafeína.
  • usar medias de soporte: puede pedirle a su médico que le recomiende los más adecuados para usted.

Si tiene factores de riesgo especiales para la trombosis venosa profunda, su médico puede recetarle una punción de heparina, un anticoagulante que debe realizarse justo antes de su viaje y en los días inmediatamente posteriores.

Cuando es mejor no volar


“Como precaución, siempre es mejor consultar con su ginecólogo sobre la oportunidad de emprender el viaje, más aún si se presentan condiciones o enfermedades particulares”, enfatiza Bardi. Las pautas inglesas indican algunas situaciones en las que se debe evitar volar:

 

  • riesgo de parto prematuro;
  • presencia de anemia severa;
  • episodios recientes de sangrado vaginal;
  • enfermedades pulmonares y cardíacas que dificultan la respiración.

 

“Además, no se recomienda viajar en avión en caso de presión arterial alta o placenta previa, que pueden provocar sangrados repentinos y copiosos”, agrega Bardi.La edad aumenta el riesgo de hipertensión, por ejemplo, lo que podría ser una contraindicación.

 

Aerolíneas y embarazo: consulta cualquier restricción con anticipación


Generalmente, las aerolíneas aceptan mujeres embarazadas hasta 36 semanas de embarazo - 32 semanas para gemelos. Después de este momento, muchas empresas prohíben el despegue, para no correr el riesgo de tener que presenciar un parto prematuro repentino. Pero cuidado: las reglas pueden variar de una empresa a otra. Muchas, por ejemplo, después de las 28 semanas exigen un certificado médico que acredite que la madre y el bebé gozan de buena salud y que no existen riesgos particulares de complicaciones y parto prematuro.
Para ello, si estás planeando un viaje en avión, lo mejor que puedes hacer es llamar a la empresa, para obtener toda la información de primera mano.

- Actualizado el 28.06.2022

TAG:
  • embarazo en avión
  • avion embarazada
  • vacaciones familiares
  • semanas 1-13
Añade un comentario de Embarazo, viajar en avión
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.