Infecciones en el embarazo, 3 "peligros" escondidos en la comida

Infecciones en el embarazo, 3

Contenido

Que la correcta alimentación en el embarazo ahora es esencial que incluso los niños lo sepan. Es una verdadera cuestión de salud, pero no solo en términos de aumento de peso: a veces hay peligros en la comida que llevamos a la mesa que, cuando estamos esperando un bebé, no se pueden tomar a la ligera. Las infecciones transmitidas por los alimentos durante el embarazo no se limitan a un dolor de estómago transitorio, sino que también pueden tener consecuencias para el bebé. 



Los tres principales son la toxoplasmosis (que probablemente sea la más conocida), la listeriosis y la salmonelosis. Decidimos escribir solo sobre estos porque son los más comunes, pero obviamente también hay otros, como la hepatitis A o los trastornos causados ​​por Escherichia coli o anisakis. El consejo general que podemos darte es elegir siempre con cuidado los alimentos que comes todos los días. 

Infecciones en el embarazo: toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una infección provocada por un parásito de aves y mamíferos, pero sólo encuentra en el gato su huésped definitivo. El hombre generalmente se infecta por la contaminación de las manos o por la ingestión de alimentos contaminados.

Si se contrae durante el embarazo, la infección puede causar daños graves al feto; en cambio, las mujeres que ya han desarrollado anticuerpos no corren ningún peligro (ni siquiera para el feto). Esto significa que si lo toma una vez, puede estar tranquilo por el resto de su vida, como cuando tiene varicela o sarampión.


Para evitar cualquier infección durante el período gestacional, debes realizarte periódicamente el Toxo test, un análisis de sangre útil para detectar la infección de forma precoz. Es una de las pruebas a realizar en el embarazo.


Cómo prevenir la toxoplasmosis

La prevención de la toxoplasmosis no es difícil. Solo toma algunas precauciones:

  • no comer verduras crudas, embutidos crudos (jamón crudo, salami, bresaola, speck, tocino) o fruta con cáscara (o lavarla con mucho cuidado).
  • Si utilizas un desinfectante para lavar frutas y verduras, recuerda enjuagarlos varias veces para eliminar cualquier residuo.
  • Cuece muy bien la carne y las verduras. A 70-75°C la bacteria muere.
  • Evite el contacto casual entre alimentos cocidos y crudos.
  • Para evitar contaminar otros alimentos, lávese bien las manos después de manipular carne cruda.
  • Que alguien cambie la caja de arena del gato en casa: las heces contaminadas transmiten la bacteria, aunque hay que decir que deben entrar en contacto con la boca, lo cual no es fácil. 
  • Si trabaja en el jardín, use guantes de jardín. 

Infecciones en el embarazo: listeriosis

La listeriosis es una de las denominadas infecciones transmitidas por alimentos, es decir, infecciones causadas por bacterias que contaminan los alimentos y que, en la mayoría de los casos, cursan con trastornos gastrointestinales. Específicamente, la listeriosis es causada por la bacteria Listeria monocytogenes. En la población sana, por lo general, esta infección no es especialmente grave ni dañina, pero como estás embarazada lo mejor es que te asegures de no contagiarte porque hay riesgos para el bebé.


Según la lista del Instituto Superior de Salud, los alimentos que más frecuentemente provocan listeriosis son:

▪ pescado, carne y verduras crudas.

▪ Leche sin pasteurizar.

▪ Productos lácteos como quesos blandos (brie, feta, gorgonzola, quesos azules), quesos ligeramente curados y mantequilla.

▪ Paté de carne fresca, sin enlatar.

▪ Alimentos procesados ​​y listos para el consumo (por ejemplo, perritos calientes, embutidos típicos de la gastronomía, ensaladas preenvasadas, bocadillos, pescado ahumado, incluido el salmón).


En cuanto a la leche y sus derivados, debes prestar mucha atención a las etiquetas: debe quedar claro que la leche es pasteurizada, es decir, se somete a un procedimiento particular que sirve para eliminar bacterias y otros patógenos. 

Cómo prevenir la listeriosis

A continuación se ofrecen algunos consejos: 

▪ Coma siempre carne cocida.

▪ Lavar bien las frutas y verduras antes de consumirlas.

▪ Separe las carnes crudas de las verduras y los alimentos cocidos y listos para comer.

▪ Después de preparar alimentos crudos, lávese bien las manos, los utensilios, las superficies de trabajo y las tablas de cortar.

▪ Mantenga la temperatura del refrigerador dentro de los 4 °C y del congelador por debajo de -17 °C y manténgalos limpios.


▪ Consumir productos precocinados o listos para comer lo antes posible.

▪ No almacene productos refrigerados después de la fecha de vencimiento.

▪ Coma las sobras dentro de 3 a 4 días.

▪ Revisar la etiqueta de la leche y sus derivados.

Infecciones en el embarazo: salmonelosis 

Otro de los peligros que se esconden en la comida para una mujer con barriga grande es la salmonela. Es el agente bacteriano que con más frecuencia se aísla de las infecciones transmitidas por los alimentos. Hay 2.000 cepas diferentes.

La salmonelosis puede ser grave durante el embarazo. La infección se transmite a través de la ingestión de alimentos o bebidas contaminados o por contacto, a través de la manipulación de objetos o pequeños animales portadores de salmonella. Los alimentos contaminados no muestran ningún cambio de color, olor, textura y sabor. 

Alimentos con riesgo de salmonelosis 

Se consideran alimentos de riesgo los siguientes:

▪ huevos crudos o poco cocidos y derivados a base de huevo (por ejemplo, mayonesa o ponche de huevo).

▪ Leche cruda y derivados.

▪ Carnes y derivados (especialmente si están poco cocidos).


▪ Salsas y aderezos para ensaladas.

▪ Preparaciones para postres, cremas, mascarpone.

▪ Frutas y verduras (contaminadas durante el corte).

Cómo prevenir la salmonelosis

Algunos consejos útiles para evitar la infección por salmonella:

▪ prestar atención a la integridad de la cáscara del huevo.

▪ Lave bien las frutas y verduras antes de manipularlas y consumirlas.

▪ Guarde los alimentos sobrantes en recipientes y en el refrigerador.

▪ Evitar el consumo de huevos crudos o poco cocidos y todas las preparaciones con huevos demasiado sucios o rotos.

▪ Lávese bien las manos antes, durante y después de preparar los alimentos.

▪ Cocine siempre muy bien todos los alimentos de origen animal, especialmente los huevos, las aves y la carne de cerdo.

Compartir Compartir Compartir Compartir
Añade un comentario de Infecciones en el embarazo, 3 "peligros" escondidos en la comida
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.