¡Lo hago todo yo solo!

¡Lo hago todo yo solo!
Fuente: Pixabay.com

Luca corre solo, Chiara se levanta y camina tambaleándose todavía apoyada con una mano en la pared. Nada es más seguro con esos dos alrededor. A Chiara le encanta el cajón con toallitas de colores, consigue abrirlo y tira todo el contenido al suelo.



"¡Lo hago yo solo!" El cerebro de Luca y Chiara está programado para la autonomía



Luca, por otro lado, ama la tecnología. Le encantan las teclas del reproductor de DVD. Y a veces, si ya hay un CD insertado, incluso logra que se reproduzca. Luca y Chiara están en la fase de descubrimiento "de la causa y el efecto".



Nunca paran: ¿qué pasa si tiro del mantel? ¿Qué se esconde dentro del jarrón?

Para los padres es un período sin un momento de respiro, pero los más pequeños necesitan experimentar. Pueden procesar hasta 300 información nueva al día, y en su desarrollo psicológico aprenden más si pueden resolver problemas por sí mismos. Lea también ¡Mi hijo es un peligro público!

Hacia la conquista de la autonomía

Alrededor de los dos años, los niños "luchan" por la independencia. Chiara practica ponerse los zapatos o ajustarse el sombrero y se queja si su madre quiere ayudarla. Luca intenta que el DVD funcione.



Los padres, en esta etapa de desarrollo, deben decidir continuamente cuándo favorecer y cuándo frenar los intentos de autonomía de sus hijos, intentos que a menudo roban mucho tiempo.

Que se entrene solo

El deseo de independizarse tiene un significado importante. El niño practica modelos de gestión complejos, que luego se almacenan en su cerebro y se activan cuando es necesario.

¿Luca quiere comer la sopa solo? Al principio es un desastre, sopa por todos lados. Pero solo en unos meses podrá comer solo. ¿Quieres ponerte los zapatos tú solo pero siempre son al revés? Déjalo que lo haga, tal vez poniendo el zapato derecho delante del pie derecho. Ya verás, pronto ya no se equivocará.

Dale a tu hijo el deseo de independencia. Así es como:

  • Déjame experimentar con agua, arena, cremas;

  • asegúrese de que pueda jugar con seguridad en casa;

  • involucrar al niño en las tareas del hogar;

  • crear cajones que pueda vaciar y llenar;

  • revisen juntos algunos libros y pregúntenle los nombres de las cosas representadas;

  • jugar al escondite juntos.

(Artículo de Eltern)

Otros artículos sobre el tema:

Niños traviesos, juego un poco solo, ¿Está bien decir siempre que no?

TAG:
  • crecimiento infantil
  • educación infantil
  • conquistar la independencia niño
Añade un comentario de ¡Lo hago todo yo solo!
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.