mi bebe todavia hace pis en la cama

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias

Fuente: Shutterstock

porque se orina en la cama

Enuresis nocturna: así se define la emisión involuntaria de orina durante la noche. Las causas son muchas y, a menudo, están relacionadas entre sí, aunque en la base hay un retraso en la maduración de las funciones que controlan la emisión de orina. En torno a los seis u ocho años la padece el 15% de los niños, en torno a los 15 años el 1'%. Solo en casos raros persiste más allá.





"En los primeros años de vida, el niño orina cada vez que tiene la vejiga llena, tanto de día como de noche", dice Edvige Veneselli, director de la UO y Cátedra de Neuropsiquiatría Infantil y Jefe del Centro de Enuresis del Hospital Gaslini. , Universidad de Génova.

"A medida que el niño crece, los mecanismos involucrados maduran gradualmente para permitir que el niño, generalmente de dos a tres años de edad, duerma toda la noche sin mojarse".

Pero en algunos casos esta maduración tarda en llegar. ¿Porque?

El bebé produce mucha agua incluso de noche.

En nuestro organismo existe una sustancia particular, ADH (siglas inglesas que significan 'hormona antidiurética), que regula la producción de agua en el riñón; fisiológicamente, a partir de los dos años, la ADH comienza a tener un ciclo de producción con variación entre el día y la noche, es decir, se secreta en mayor cantidad durante la noche, para inhibir la formación de orina, y en menor cantidad durante la noche. día, cuando no es casualidad que vayamos a orinar más a menudo.



Como resultado, nuestros riñones producen menos agua por la noche, mientras continúan con su acción de filtrar los desechos, y es por eso que la orina de la mañana es más concentrada y por lo tanto más oscura y con un olor más fuerte.

"En algunos niños, el mecanismo de producción de ADH se retrasa, por lo que continúan produciendo la misma cantidad de agua tanto durante la noche como durante el día, con el resultado de que ya alrededor de uno, los dos tienen la vejiga llena y, por lo tanto, la emisión de orina, "dice Veneselli.

Los niños tienen el sueño más profundo que los adultos.

Otro factor que contribuye a la enuresis de cama es el hecho de que el niño tiene un sueño más profundo. Esto quiere decir que, mientras el adulto, cuando tiene la vejiga llena, todavía siente ganas de orinar y se despierta para ir al baño, el niño duerme en un sueño tan profundo que no siente este estímulo y por tanto se moja.



Los tejidos de los niños retienen más líquidos

Muchas veces el padre ni se da cuenta, pero la cantidad de agua que beben los niños es a veces muy superior a sus necesidades reales: paseando en el cochecito tienen una botella de agua en la mano, están delante de la tele con fruta jugo u otras bebidas y, a veces, por la noche, antes de acostarse, beben una buena taza de leche.

“El hecho es que los tejidos del niño retienen más líquidos que los adultos y son capaces de absorber una buena cantidad de agua que luego pasa a la vejiga”, destaca Veneselli.

“Durante el día van varias veces al baño a orinar y por la noche su vejiga ya está llena después de tres o cuatro horas de sueño y por eso es casi inevitable que el niño se moje. Este también es un proceso que madura con los años, cuando los tejidos retienen cada vez menos líquidos y menos 'reservas' pueden controlarse mejor por el nivel de ADH presente en la circulación".

Mojar la cama puede expresar malestar psicológico en niños predispuestos

A menudo se mencionan entre las causas de la enuresis, pero ¿realmente tienen que ver con ella? "Los factores psicológicos por sí solos no constituyen la causa de la enuresis nocturna, pero pueden facilitar su aparición", responde Veneselli.

“Los problemas en la escuela, en las relaciones con los compañeros, las discusiones familiares, una mudanza, el nacimiento de un hermanito son eventos estresantes que pueden dar lugar a diversos trastornos psicosomáticos: algunos niños expresarán su malestar psicológico con dolor abdominal recurrente, otros con vómitos y otros con enuresis”.

Por otro lado, la enuresis nocturna en sí misma es mal experimentada por el niño, porque limita su vida social (por ejemplo, dormir fuera de casa con los abuelos o amigos, tomar vacaciones en campamentos scouts o viajes escolares de varios días), afecta su autoestima. estima (sobre todo si un hermano menor no se moja por la noche) y en todo caso vive la persistencia de esta dolencia un poco 'humillante' mal". 

Qué hacer en caso de enuresis nocturna

Si el niño está orinando en la cama, ¿necesito que me investiguen? "Depende de la edad", dice el experto. "A los cuatro o cinco años no se hace nada, si no detecta el problema, aconseje a los padres que limiten la ingesta de líquidos a lo largo del día (y no solo por la noche) y aconseje al niño que vaya siempre al baño regularmente durante el día y por la noche justo antes de acostarse.

Hacia los cinco o seis años se empiezan a prescribir algunas pruebas, aunque en la mayoría de los casos todos serán negativos. Por ejemplo, se hace un análisis de sangre para medir los electrolitos (y así verificar que hay una buena capacidad para concentrarlos regularmente, excluyendo la diabetes insípida) y azúcar en la sangre (rara vez puede haber aparición de diabetes, con poliuria, es decir con exceso producción de orina para compensar la hiperglucemia), un análisis de orina para asegurarse de que no hay infecciones u otros problemas, una ecografía del riñón y la vejiga para descartar pequeñas anomalías subyacentes del tracto vesicourinario.

Y también ocurre si el problema se encuentra solo por la noche o incluso durante el día, preguntando si el niño pierde pequeñas cantidades de orina, mojando un poco las bragas.

De hecho, otro posible factor que favorece la enuresis puede ser la inestabilidad vesical. En el adulto, la vejiga se distiende regularmente cuando se llena; en cambio, en el niño, tanto de día como de noche, se pueden producir pequeñas contracciones vesicales, que provocan las ganas de 'mear escapando' incluso cuando la vejiga no está llena. Uno se da cuenta de la inestabilidad de la vejiga porque el niño puede tener pequeñas pérdidas de orina, tiene que ir 'corriendo' al baño por 'ganas de orinar' (que los padres suelen atribuir al compromiso de jugar hasta el último momento), puede cruzar los muslos o agacharse repentinamente en un intento de contener la orina. Esta es también una condición presente en el niño pequeño que está destinada a resolverse con la edad, pero que a veces le resulta difícil desaparecer”.

Consejos prácticos contra la enuresis

El primer enfoque implica algunas intervenciones psicoeducativas.

  • Educación del despertar. A partir de los cinco o seis años, los padres despiertan al niño antes de irse a dormir (alrededor de los 23-24 años) y lo llevan al baño a orinar. Por un lado, esta medida se utiliza para permitir que el niño vacíe su vejiga y permanezca seco hasta la mañana, por otro lado, lo acostumbra a despertarse poco a poco. Cuando se hace mayor, intenta empoderarlo aconsejándole que ponga un despertador en su dormitorio y lo programe a una hora determinada de la noche, para que aprenda a gestionar su despertar de forma independiente. Si es necesario, puede ayudarlo mientras tanto con pañales de noche de un tamaño apropiado para su edad.

  • Control de los esfínteres. Un siguiente paso, que se propondrá a la edad de cinco a siete años, es enseñar al niño a controlar los esfínteres. Por ejemplo, cuando tiene ganas de orinar, se le aconseja que cuente de tres a cinco o más antes de orinar, ejerciendo así un control voluntario sobre la vejiga.

  • ¡Cuidado con beber! También es importante educar al niño para que beba en función del estímulo de la sed, sin exagerar. Para ello se sugiere beber despacio, manteniendo el agua en la boca un poco antes de tragarla, para saciar la sed y retrasar el deseo de volver a beber. También se deben evitar las bebidas a base de coca-cola o el té, que contienen cafeína, sustancia con efecto diurético.

  • Medicamentos solo en situaciones específicas Si el niño lleva una vida social especialmente activa, que le lleva ocasionalmente a dormir fuera de casa (viajes escolares, torneos deportivos, acampadas, fines de semana con los abuelos), la enuresis nocturna puede ser motivo de grandes molestias para él. En este caso se valora la conveniencia de recurrir a la farmacoterapia.

"En caso de síntomas de inestabilidad vesical, el fármaco de primera elección es la oxibutinina, un relajante muscular con acción específica para la vejiga, que elimina las contracciones anormales. El niño puede así retener un poco más de orina", dice Veneselli. .

“Si, por el contrario, el principal problema es la excesiva producción nocturna de orina y si el trastorno no se resuelve disminuyendo la ingesta de líquidos, es recomendable tomar una sustancia antidiurética llamada desmopresina por la noche antes de acostarse. se usa durante tres horas meses seguidos, luego de lo cual hace una pausa para verificar si el problema se resuelve, de lo contrario se reanuda para otro ciclo. Ambos medicamentos se pueden tomar de manera segura ya que no tienen efectos secundarios ".

  • los sistemas de alarma En los países nórdicos se utilizan mucho los sistemas de alarma eléctrica, que consisten en colocar un cojín en la cama o en las bragas que, cuando se orina en la cama, activa una alarma. El niño tiene que aprender a dejar de orinar cuando suena y vibra, tiene que apagar el zumbador/vibrador e ir al baño. “Es un sistema que funciona bastante bien, pero que en muchos países está reservado para los niños que no responden a otros tratamientos porque asocia la enuresis a un estímulo molesto, a veces interpretado como un poco punitivo”, comenta el experto.

Sin tratamiento, ¿el problema se resuelve solo?

“Sí, se puede resolver espontáneamente a los nueve, a los diez, pero también a los 15, pero mientras tanto puede haber causado un malestar psicológico considerable, una sensación de inferioridad, de insuficiencia”, dice el neuropsiquiatra.

“El niño lo ve como algo de lo que avergonzarse, un motivo de pesar para los padres, se siente como una mosca blanca entre sus compañeros. Por eso, desde el primer encuentro me gusta decirle que en su clase hay ciertamente al menos un niño que tiene el mismo problema que él. E inmediatamente ves aparecer una sonrisa en su boca ".

A quién contactar para tratar la enuresis

Existen centros especializados para abordar el problema en 360°. En cualquier caso, los especialistas de referencia son el neuropsiquiatra infantil (también para excluir problemas neurológicos raros pero aún posibles), el nefrólogo o el urólogo pediátrico.

“En ellos el niño encontrará la ayuda individualizada para superar este problema, pequeño para los padres pero no pocas veces 'opresivo como una roca', representado por un niño en un dibujo significativo”, concluye el neuropsiquiatra.

Quizás te interesen otros artículos en la sección Infantil

Lea también: Mojar la cama: controlar la enuresis infantil

TAG:
  • 3-5 niños años
  • orinar sobre él
Añade un comentario de mi bebe todavia hace pis en la cama
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.