Niñas: qué son las sinequias de los labios menores y cómo tratarlas

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias
Fuente: Shutterstock

es tranquilizador Érica Bencini, ginecólogo del Meyer Children's Hospital de la ciudad. "Cuando hablamos de sinequias de los labios menores nos referimos a una fusión anómala de los bordes de los labios que rodean la entrada de la vagina, lo que no debe preocupar a los padres: lo encontramos con bastante frecuencia, del 2 al 5% de las niñas con edades comprendidas entre los seis meses y los siete años, luego en edad puberal el situación tiende a normalizarse espontáneamente y desaparece por completo después de la primera menstruación».



La causa hay que buscarla en el hipoestrogenismo infantil, pues esta María Chiara Lucchetti, jefe de la clínica de ginecología pediátrica de Bambino Gesù en la ciudad, destaca que el cierre de los labios menores es transitorio y no debe ser etiquetado como una patología.



En este articulo

  • Qué son
  • qué hacer

Que son

Por lo general, se separan los delgados colgajos de piel que rodean la entrada a la vagina. En el caso de las sinequias, en cambio, se adhieren entre sí y pueden bloquear la apertura, parcial o totalmente, dificultando la correcta visualización del 'agujero' de la orina.



La ausencia de estrógenos, o más bien la falta de estrógenos, desencadena el cierre en niñas predispuestas desaparición progresiva de los estrógenos maternos después del nacimiento resultante sequedad de la mucosa vaginal.

"El moco cervical vaginal -explica Bencini, de la clínica de ginecología pediátrica de Meyer- es estimulado en gran medida por la producción de hormonas femeninas, por lo que todas las niñas pasan por una situación de relativa sequedad vulvar o vaginal en el período prepuberal, a partir de la secreción de el estrógeno comienza después de los ocho años».

Sin embargo, algunos factores pueden favorecer la aparición de sinequias: “por ejemplo, las frecuentes infecciones vaginales, vulvares o urinarias provocan la liberación de sustancias inflamatorias que tienen acción cicatrizante”.

  • Si el cierre es parcial y no impide el vaciado de la vejiga, la anomalía anatómica transitoria puede no dar ningún síntoma.
  • Si, por el contrario, la fusión es completa puede favorecer el estancamiento de la orina con las consiguientes infecciones del tracto urinario, dolor y ardor local.

Qué hacer

"A veces sólo el sintomas irritativos pueden despertar la atención del padre que, al cambiar el pañal, nota la fusión de los labios menores», explica.



¿Qué hacer? Depende. “En muchos casos no es necesario hacer nada”, dice la ginecóloga. Por ejemplo, si las sinequias no generan ninguna molestia, pues desaparecen espontáneamente al inicio de la pubertad, cuando comienza la producción de hormonas que precede a la llegada de la primera menstruación.

Sin embargo, en caso de síntomas, se sugiere la aplicación de ungüentos a base de estrógenos. "La evidencia científica -reitera Lucchetti- sugiere tratar farmacológicamente solo las sinequias completas, aquellas que realmente pueden constituir un problema con la micción, causar estancamiento de la orina con las consiguientes infecciones urinarias recurrentes". Y el tratamiento, dice, debe continuarse hasta alcanzar el objetivo: "en promedio, después de 4 semanas de aplicación, se logra el resultado deseado, debido a la estrogenización". Pero también subraya la importancia de seguir lubricando el tejido con aceites naturales para contrarrestar la tendencia a volver a cerrar. "Durante más de 30 años - en cambio - la cirugía se considera una maniobra desproporcionada".

«Si en el pasado, de hecho, se utilizaba la cirugía, en la práctica después de la anestesia se practicaba la apertura con bisturí, hoy -reitera Bencini- prevalece una actitud conservadora. Y en muchos casos, de hecho, encontramos que incluso la sola aplicación de sustancias emolientes con aceites y vitamina E es suficiente para suavizar el tejido y facilitar el desprendimiento y, si es necesario, permitir (después de la aplicación de una crema anestésica) el delicado manual separación de los labios menores con la ayuda de un bastoncillo de algodón».

La terapia con antibióticos, agrega, "solo tiene sentido en el caso de que se encuentre una sobreinfección bacteriana en curso".

Atención a la higiene

Los candados recomiendan que pagues a lo grande atención a la higiene: en particular, "realizar las maniobras de apertura adecuadas de los labios mayores para evitar el estancamiento de residuos tanto de heces como de orina". Y no se recomienda esparcir las pomadas de óxido de zinc típicamente utilizadas para las rozaduras de pañal en las membranas mucosas, por lo tanto, dentro de los labios mayores. “Todo esto con el fin de no desencadenar reacciones inflamatorias que puedan contribuir al cierre”.

Liquen escleroatrófico: qué es

Las sinequias pueden estar asociadas con una condición llamada "liquen escleroatrófico": es una enfermedad de la piel caracterizada por sequedad. «Y dado que la sequedad vaginal puede favorecer la adherencia de los labios menores, las sinequias pueden ser consecuencia de esta dermatosis inflamatoria crónica que provoca irritación, picor vulvar, lesiones, fisuras, pequeños sangrados hasta el ano. Para eliminar la extrema sequedad del liquen, en estos casos se utilizan tratamientos locales de cortisona que mejoran notablemente el cuadro clínico”.

«Sin embargo, el tratamiento debe ser discutido con el ginecólogo o urólogo pediatra. Porque el hágalo usted mismo debe evitarse absolutamente ", concluyen. Lea también: Fimosis fisiológica

Actualizado el 01.05.2022

TAG:
  • niñas
  • genitales
  • ginecólogo
  • 1-2 niños años
Añade un comentario de Niñas: qué son las sinequias de los labios menores y cómo tratarlas
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.