Niños entre seis y ocho años: desarrollo

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias

Fuente: Shutterstock

También recordarás el sonido de la primera campana que marcó el inicio de tu primer día de clases. Y ahora son ellos, tus hijos, los que comienzan esta nueva aventura que trae muchos cambios en la vida de un niño, que deja de ser pequeño pero aún no es grande.



A esta edad los niños y niñas poco a poco adquieren cada vez más autonomía: mejorarlo. Por ejemplo, dejar que ellos mismos se aten los zapatos. Amarrarse los zapatos por su cuenta puede parecer simple, ¡pero es un gran paso! Comienzan a forjar fuertes lazos con sus mejores amigos y mejores amigos y están deseosos de ser aceptados y amados por sus compañeros. Y cada vez más se ponen a prueba, entre pupitres o en una cancha de baloncesto o sobre el parquet de la escuela de baile. Este grupo de edad se distingue de hecho por la desarrollo muy rápido de habilidades físicas, sociales y mentales.



Saltan, corren, trepan, caen, se levantan. Tienen un buen sentido del equilibrio. Su lenguaje se enriquece cada vez más: aprenden y utilizan nuevos términos. Entienden la relación de causa y efecto entre dos eventos. Desarrollan la confianza en sí mismos y la autoestima.

“Seis a ocho años es una edad de gran expansión intelectual, de comprensión del mundo y sus reglas”, subraya Anna Oliverio Ferraris, Profesor de Psicología Evolutiva en la Universidad La Sapienza de la ciudad. “Puede ocurrir entonces que niños y niñas, en una especie de anticipación de la adolescencia, cuestionen las reglas establecidas y seguidas por sus padres. Esta es una estrategia que utilizan para entender si las reglas son realmente importantes y no arbitrarias y si los padres son Cuando las reglas son adecuadas para la edad y los adultos son coherentes para pedir que se respeten - explica la psicoterapeuta - los niños a veces pueden protestar, hacer berrinches, desobedecer, pero luego entienden que las reglas no sólo indican un camino, proporcionan una línea interpretativa del mundo, pero también tienen la ventaja de protegerlos en una fase de la vida en la que aún no son capaces de valerse por sí mismos”.

Lee también: Cómo potenciar el talento de tu hijo

Cómo apoyar el crecimiento del niño durante este período

Mamás y papás, esto es lo que deben hacer para apoyar el crecimiento del bebé en este período:



  • Demuéstrale tu cariño, valora sus logros y comparte sus satisfacciones.
  • Ayude a su hijo a desarrollar un sentido de responsabilidad: obtenga ayuda con las tareas del hogar.
  • Hable sobre la escuela, los amigos y lo que espera en el futuro. Estar involucrado.
  • Hable acerca de la importancia de respetar a los demás. Anímelo a ayudar a las personas necesitadas.
  • Ayude a su hijo a establecer metas alcanzables: al lograrlas, aprenderá a ser orgulloso de sí mismo y a no depender de la aprobación (o recompensa) de los demás. Luego, enséñeles a establecer metas realistas, a reflexionar sobre qué hacer para lograrlas, a comprometerse sin temor a pedir ayuda cuando la necesiten.
  • Enséñeles a tener paciencia: haciéndoles ceder su asiento en la fila o haciendo una tarea antes de jugar.
  • Anímelo a pensar en las posibles consecuencias antes de actuar.
  • Establezca reglas claras, como el tiempo permitido frente al televisor o el uso de videojuegos o la hora de acostarse.
  • Intentad hacer juntos cosas divertidas: algunos juegos en familia, momentos dedicados a la lectura y participar juntos en eventos (exposiciones, visitas a museos...).
  • Sea parte de su vida escolar: conozca a los maestros y trate de entender cómo trabajar juntos para apoyar a su hijo en el aprendizaje y el logro de las metas escolares.
  • Siga leyendo a su hija / hija. Ahora está aprendiendo a leer, y tú puedes tomar el relevo (un poco tú lees, un poco él/ella lee)
  • Sea claro acerca de lo que es lícito y no lícito hacer, dando razones de las reglas que establezca, y evite recurrir al castigo. Sea autoritario y no autoritario. Confronta y no solo des espacio a lo que no se debe hacer, sino habla sobre cómo hacer las cosas.
  • Elogie a su hijo por su comportamiento. Para animarlo. Pero es mejor elogiar su compromiso ("trabajaste mucho") y no el talento ("eres muy inteligente", "lo bueno que eres") y recordarle que se aprende equivocándose. Así que enséñale a aceptar el error del que parte para hacerlo mejor.
  • Apóyalo para afrontar nuevos retos, en la escuela, en el deporte... Anímalo a resolver los problemas por sí mismo, como una pelea con un hermano o una hermana.
  • Anímelo a participar en actividades de grupo, como un deporte de equipo o actividades sociales de voluntariado.

Cuándo ir al pediatra

Obviamente en situaciones de enfermedad reconocible. En caso de situaciones, "como por ejemplo un cambio de humor, evitar entornos y amigos que antes gustaban", que podrían representar "una señal de alarma de un malestar ambiental psicorelacional", sugiere Alejandro Ventura, director del departamento de pediatría del Hospital - Universidad de Trieste.



“Si por ejemplo -añade- un niño de primer grado comienza a despertarse temprano en la mañana o no dormir o no querer ir a la escuela (señales de bullying por ejemplo) creo que los padres (que aman al niño) Seguramente también le preguntará al pediatra qué pasa".

Fuentes

Infancia Media (6-8 años de edad)

Lea también:

el desarrollo del niño en el segundo año de vida

el desarrollo del niño en el tercer año de vida

el desarrollo del niño entre cuatro y cinco años

el desarrollo del niño entre nueve y 11 años

el desarrollo del niño entre 12 y 14 años

Preguntas y respuestas

¿Qué hacer para apoyar el crecimiento de un niño entre 6 y 8 años? 

  • muestra tu afecto
  • Ayude a su hijo a desarrollar un sentido de responsabilidad
  • Hable sobre la escuela, los amigos y lo que espera en el futuro.
  • Hable acerca de la importancia de respetar a los demás.
  • Anímelo a ayudar a las personas necesitadas. 

Niños entre 6 y 8 años: ¿cuándo debo acudir al pediatra? 

Obviamente en situaciones de enfermedad reconocible. Faltando en el caso de situaciones como un cambio de humor, evitar ambientes y amigos que antes gustaban, lo que podría representar una señal de alarma de un malestar psico-relacional ambiental.

¿Cómo se produce el crecimiento de los niños entre 6 y 8 años? 

A esta edad, los niños y niñas van adquiriendo cada vez más autonomía: potenciarla. Este grupo de edad se caracteriza de hecho por el desarrollo muy rápido de las habilidades físicas, sociales y mentales.

TAG:
  • crecimiento infantil
  • niños en la escuela
  • amistad
  • pediatra
  • autonomía
  • ocho años
  • 6-14 niños años
Añade un comentario de Niños entre seis y ocho años: desarrollo
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.