Padres (y alumnos) violentos con profesores: por qué sucede y cómo intervenir

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias
Fuente: agencia ipa

Hubo un tiempo en que a los padres no les importaba si sus hijos tenían buenas razones para estar enojados con la maestra de matemáticas o si la maestra de Del Paeseno los regañaba injustamente. Su respuesta no cambió: el maestro siempre tiene razón. Hoy, sin embargo, la alianza educativa entre la familia y la escuela parece vacilar. Y las reacciones de mamá y papá frente a la nota del maestro son muy diferentes. La mayoría de las veces solo protestan ante el maestro o el director, pero en los casos más graves pueden incluso levanta tus manos contra el maestro.





Ocurrió en enero en una escuela secundaria en Avola, donde los padres de un niño le rompieron la costilla al profesor de Educación Física, culpable de haber invitado al alumno a cerrar la ventana antes de bajar al gimnasio. O hace una semana en Vimercate, donde un profesor de historia fue atropellado por un tiro de sillas con las luces apagadas durante la lección.

¿Por qué razones llegamos a la violencia física contra los maestros y ¿cómo debe comportarse el resto de la clase en estos casos? ¿Qué pasa si un padre es violento? ¿O si es un alumno? Le preguntamos a Lorenzo Sartini, psicólogo y psicoterapeuta.

Reconocer el papel educativo del maestro.


Una de las raíces de este problema es de carácter "social". Cada vez es más difícil que los profesores se hagan respetar en clase y en ocasiones los primeros en no reconocer su figura profesional son los padres: "Una vez que el profesor tenía un papel educativo definido e importante. Hoy se la considera una persona que no ha logrado hacer lo que quería, se le paga poco y tiene un precario reconocimiento social. agregar a esto la negativa de los niños a internalizar la autoridad que se cuestiona sistemáticamente, primero en casa y luego en el aula».




La incapacidad para manejar las emociones.


Cuando eres espectador de este desastre educativo, debes actuar de inmediato y con prontitud: "Lo primero que se debe hacer en estos casos es proteger al docente que ha sido objeto de violencia: los compañeros y otros padres deben hacerle sentir que no está solo», explica Sartini. «La escuela debe convocar a los padres que lo agredieron y eventualmente denunciarlos, pero aún así dejarlo abierto el camino del dialogo. El padre es el principal educador y debe dar un buen ejemplo al niño. Si toma a priori la defensa del chico sin tratar de entender lo que pasó en la clase, quiere decir que no puede manejar sus emocioneslos. Se siente narcisistamente herido y descarga impulsivamente su frustración. En estos casos, hay que encaminar al progenitor a algún profesional que le pueda ayudar: detrás de la violencia siempre hay un malestar más profundo».



Lea también: Contra la violencia: cómo educar a los niños varones respetuosos con las mujeres


Aceptar los errores y fracasos de los niños


Un punto fundamental a transmitir a los padres, una especie de "medicina preventiva" de estos episodios, es que sus hijos también pueden cometer errores, pero hay que recordar que cada error puede convertirse en un oportunidades de crecimiento. “Hoy el padre no acepta la idea de que su hijo no alcance el éxito. Si un maestro destaca las dificultades del alumno, mamá y papá a menudo entran en pánico. Están demasiado ocupados asegurándose de que sus hijos nunca sean atrapados. Un ejemplo son los deberes: los padres la mayor parte del tiempo tratan de suplir sus carencias, pero de esta forma se evita que los niños enfrenten una dificultad. El profesor está para corregir y el error debe ser visto como una oportunidad para progresar: es también a través del fracaso, ya sea pequeño o grande, que uno aprende y aprende a cuestionarse a sí mismo. En nuestra sociedad en cambio esta prohibido cometer errores y ya no sabemos tolerar la frustración de un error».

Lea también: Agresión infantil: de qué depende y cómo prevenirla según una investigación de EE.UU.


Cuando son los alumnos los violentos


No solo los padres abusivos. A veces son los propios alumnos quienes atacan a los profesores.


Para el psicólogo Emilio Masina, psicoanalista de la Associazione Del Paesena Psychoanalysis, psicoterapeuta de niños, adolescentes y parejas, es necesario restablecer una relación entre profesores y alumnos: «Los casos noticiosos no son todos iguales, no podemos generalizar. Sin embargo, hay un contexto que necesita ser analizado. En las escuelas entre profesores y alumnos falta una relación de motivación que apoya el aprendizaje y por lo tanto el logro académico. Los consejos de clase o escolares se diseñaron para crear un canal de comunicación entre profesores, padres y alumnos y reflexionar juntos sobre cómo iba el grupo clase: hoy se han convertido en situaciones burocráticas en las que solo se habla de notas y rendimiento. Seguimos cargando sobre el niño único, sobre los padres o sobre el maestro de la problemas que necesitan ser compartidos. La escuela y la familia deben formarse en la educación de los jóvenes».

Lea también: Bullying: 11 consejos para padres, maestros y adolescentes


Los signos que deben captarse a tiempo y el trabajo preventivo.

«El problema no es sólo entender si un chico está enfermo y si reacciona violentamente, sino que es trabajar por adelantado crear un contexto que pueda ayudar al alumno a encontrar una respuesta a sus preguntas y dirigirlo a interlocutores competentes », continúa Masina. "Las señales que muestra un niño en problemas son visibles para todos: se aísla, no estudia, es tarde en la noche frente a la PC o al teléfono. Desafortunadamente, los padres no pueden decir que no y los maestros esperan que los niños pasen de una familia que los mima a una escuela extremadamente exigente. Esto podría conducirlos hacia episodios depresivos o tener actitudes violentas, como también puede serlo el comportamiento de un acosador contra el más débil o contra el profesor».

Actualizado el 06.11.2022

TAG:
  • violencia
  • niños en la escuela
  • Los padres
  • los profesores
  • 3-5 niños años
Añade un comentario de Padres (y alumnos) violentos con profesores: por qué sucede y cómo intervenir
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.