¿Por qué los niños se ríen cuando los regañas?

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias

Fuente: Shutterstock

A menudo sucede en medio de un regaño que su hijo o hija lo mira con esos dulces ojos grandes, lo mira fijamente y luego se ríe como si el sermón fuera en realidad una broma divertida.



No todos los niños reaccionan a las reprimendas de la misma manera y esto no solo preocupa a los padres, sino que también es una actitud compartida por los profesores. Hay niños que con una regañina cambian su forma de actuar y siguen las reglas, otros reaccionan con gritos y rabietas y otros riéndose.

Esta última forma de reaccionar es ciertamente la menos agradable para el adulto. Pero ¿por qué se ríen del reproche? Puede ser un mecanismo de defensa para aligerar el momento y esperar que la situación vuelva a la normalidad o porque no se dan cuenta de la gravedad de la amonestación y por eso la consideran poca cosa. Todo depende de cómo lo manejes.



Lo que no se debe olvidar y lo que debe quedar claro para el niño es que el reproche no socava ni daña el vínculo profundo que existe entre él y el adulto de referencia. La regañina va acompañada de enfado y, a su vez, el enfado es una emoción que dura lo que dura el hecho, no es necesario alargar el tiempo por un tiempo excesivamente largo. Esto se aplica a todos los grupos de edad, pero especialmente a los niños pequeños.

LEE TAMBIÉN: Cómo regañar a los niños y hacerlos sentir amados

En este articulo

  • Como reaccionar
  • Cómo no sentirse culpable
  • Hacer que un niño entienda un no

¿Por qué los niños se ríen cuando los regañas? el pódcast

Respondido por la Dra. Patrizia Mattioli, Psicóloga y Psicoterapeuta Cognitivo Conductual. Colaborador del Comité de GuidaPsicologi.com




¿Cómo reaccionar si tu hijo se ríe mientras lo regañas?


Hay padres que se ponen aún más nerviosos ante la risa porque la consideran una gran falta de respeto, mientras que otros se ablandan y todo acaba "en tarallucci y vino". Aquí, digamos que se debe encontrar un término medio. Sin duda es importante mantener un grado de firmeza en el momento en que comienza el reproche, en definitiva, nunca bajar la guardia y nunca exagerar. Aquí hay algunas sugerencias:



  1.  Decir "no" sin motivarlo no tiene sentido: niños, pero incluso los adolescentes necesitan reglas y explicaciones crecer de la mejor manera posible. El "no" siempre debe estar justificado y si, mientras lo regañas, tu hijo se ríe en tu cara, es necesario mantener la mirada fija en él o ella y hablar con firmeza y firmeza. A veces los niños y jóvenes utilizan un poco esta estrategia para poner a prueba tu paciencia y desafiarte a ti mismo, para ver hasta dónde eres capaz de llegar.
  2.  Otra cosa buena que hacer cuando se trata de niños es ponerse a su altura fisica, tanto cuando le hablas en voz baja como cuando hay una reprimenda en curso.
  3. Por otra parte, es importante que no haya elementos perturbadores como la televisión encendida o que el niño no está ocupado jugando y por lo tanto no presta atención a lo que le estás diciendo. El contacto físico en estos casos puede que ni siquiera exista, digamos que depende de qué tan alto sea tu nivel de ira: tomarle la mano podría lastimarlo y por eso es mejor evitarlo.
  4. Escuche siempre los motivos de aquellos a los que está regañando., no te limites a escuchar tus razones avanzando sabiendo que tu decir es más importante que el de los demás, especialmente cuando estamos frente a niños y adolescentes. Tratar de entender por qué actuaron de esa manera es necesario para encontrar un punto de encuentro y no dejar que la llamada se limite a simplemente alzar la voz y prohibir juegos o celulares.
  5. Siempre se debe enfatizar que levantar las manos, dar nalgadas o bofetadas no sirve para nada.: son solo tu salida física, como si la ira que albergas dentro saliera y diera en el blanco. Suele decirse que una nalgada nunca ha hecho daño a nadie, pero en realidad precisamente porque el gesto de la mano que golpea es interiorizado por el niño genera miedo y espanto en él.
  6. Con los adolescentes, el camino del diálogo debe ser el correcto, pero no siempre es así. La adolescencia es una edad sumamente delicada, los niños ya no son pequeños, pero tampoco son adultos que puedan manejar su vida de manera independiente. Por esta razón, establecer reglas es muy importante. Los adolescentes a veces se ríen de los regaños porque no reconocen la autoridad de los padres o del maestro o lo hacen como muestra de arrogancia para mostrar al grupo de pares cuán maduros son: una especie de prueba de coraje.

TE PUEDE INTERESAR: Niños, cómo enseñar el respeto a las normas

Cómo no sentirte culpable cuando te regañas a ti mismo

La culpa es a menudo parte de la reprimenda posterior. La tarea del adulto es acompañar al niño y al muchacho en su crecimiento personal y social, hacerles comprender que ese "no" era necesario para formarlos y ayudarlos a crecer. Si en el momento del recuerdo soy yo el primero en dudar, entonces es seguro que ese reproche no tiene valor, no es recibido por el niño y por lo tanto no es tomado en consideración.

Es importante que no se pierda la confianza que el niño deposita en los padres y que los padres a su vez no den muestras de debilidad por el sentimiento de culpa. Dado que todo reproche tiene un principio y un fin, no debe perdurar en el tiempo y debe referirse únicamente a ese momento y esa mala acción del niño o niña. En la práctica, es necesario evitar asociar otros episodios que en esa ocasión estarían fuera de lugar e inadecuados.

Lea también: 10 formas de dar un buen ejemplo a los niños


Hacer que los niños entiendan que no

Hemos dicho que "no" por sí solo no tiene ningún sentido. En cambio, es necesario acompañar siempre la motivación que lleva al adulto a justificar el “no”. Es bueno que, incluso cuando nos enfrentamos a padres separados, las reglas sean compartidas y respetadas por la ex pareja. Esto es importante para la serenidad del niño para que, a pesar de la conmoción que generó la separación, siga viviendo su crecimiento de la manera más tranquila posible.

Además, debe saber usar "no", no debe repetirse para todo, sino que es una especie de comodín que debe usarse solo cuando sea necesario, por ejemplo, ante algún peligro real: en este último caso mostraremos nosotros mismos con voz firme, mirada fija en el interlocutor y un simpático "no" (¡no gritado!), siempre que éste esté siempre motivado.

autor
Chiara Mancarella es Pedagoga Clínica inscrita en ANPEC (Asociación Nacional de Pedagogos Clínicos) y maestra de escuela primaria. Experta en DSA y gestión de conflictos escolares y formativos, ha realizado varios cursos sobre bullying y ciberbullying. Próximamente se publicará su libro “Queridos padres, ¡despertad! Apuntes de un pedagogo clínico” sobre educación, relación de pareja, vida familiar tranquila, escuela.

VEA TAMBIÉN LA GALERÍA DE FOTOS:

10 FOTOS

Cómo aprovechar las vacaciones para mejorar la relación con los hijos

ir a la galeria

Durante el año vives apurado y sin querer te pierdes un poco. Recupera/mejora la relación con tus hijos y encuentra un buen ambiente familiar durante las vacaciones, fuera o en...

TAG:
  • educación infantil
  • como regañar a los niños
  • 3-5 niños años
  • Podcast
Añade un comentario de ¿Por qué los niños se ríen cuando los regañas?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.