Por qué tocar el violín de niño: ventajas y dificultades de esta elección

Fuente: Alamy

Sentido de la responsabilidad, atención, tenacidad y perseverancia, pero también mucha diversión y pasión. Todos estos son elementos que se potencian gracias a laeducación musical.



Un camino que nunca se debe forzar: «Está bien acercar a los niños a la música ya que son pequeños, pero sin imposiciones. Al principio tiene que ser solo un juego; luego, si los pequeños expresan la voluntad de tocar, pueden introducirse en el estudio real de un instrumento, pero siempre respetando sus tiempos”, explica Yesenia Vicentini, profesora de violín en la escuela de la Asociación Valentina Abrami en Sori en la provincia de Génova.



Lea también: Música y niños. Un placer sin obligaciones




LAS DIFICULTADES DE TOCAR EL VIOLÍN

Frente al piano, que es un instrumento más inmediato (un simple gesto corresponde a un sonido), el violín es un instrumento más complejo: "Durante los dos primeros años no hay grandes satisfacciones, porque es el tiempo necesario para entender cómo para hacerlo jugar. Si ves que los pequeños se aburren y no tienen paciencia, lo mejor es que les dejes cambiar de herramienta. Otros, en cambio, son apasionados y, a pesar de este obstáculo inicial, quieren seguir entendiendo cómo se obtiene el sonido, sin perder el interés. Evalúa en base a la reacción de tu hijo si hacer que siga jugando o se dé por vencido».

Desde el punto de vista físico, sin embargo, no hay características particulares a tener en cuenta: "Lo realmente importante en el estudio de este instrumento es la pasión, el estabilidad EL 'compromiso en conseguir el sonido adecuado».



POR QUÉ TOCAR EL VIOLÍN

POR QUÉ TOCAR EL VIOLÍN

En el campo de los instrumentos de cuerda, el violín es sin duda el más difícil: "Pero también es el más fascinante, porque siempre es en el centro de atención. Surge cuando está presente en una orquesta y siempre se nota. Y luego produce sonidos maravillosos, que encantan al público».

Otra ventaja de este instrumento es el hecho de que es de tamaño pequeño, por lo que se puede tocar en cualquier lugar: una característica importante para aquellos que se aburren de estar siempre en el mismo lugar.

LOS BENEFICIOS DE TOCAR EL VIOLÍN

Atención, disciplina y determinación, pero también tenacidad y constancia: «Son todas características que se estimulan en los niños que tocan el violín».

Más generalmente, tocar un instrumento aumenta la actividad cerebral. Tal como descubrió un grupo de investigadores de la Universidad Bicocca de nuestra ciudad, quienes publicaron el estudio en la revista científica “Music Perception”: “Al escuchar el sonido de un violín, la corteza prefrontal de un violinista debe “engancharse” relativamente poco ( porque ya está formada, ed), la de otro músico un poco más y la de un no músico mucho más. Esto se debe a que la corteza prefrontal codifica estímulos, lee la realidad y la interpreta y es sensible a la familiaridad. Así que se activa menos si sabe bien ese sonido y trabaja más si no sabe mucho».

Lee también: Música y niños: por eso es fundamental empezar temprano


Así lo confirma también una investigación de Nina Kraus, neurobióloga de la Universidad Northwestern (Illinois): quien de niña ha seguido clases de música, de mayor tiene un cerebro más sensible a los sonidos y por tanto más joven que los que no lo han hecho. tenía educación musical.

Otro estudio también encontró que los niños que han completado un curso de instrumento de al menos dos años tienen mejores habilidades de lenguaje, así como mejores habilidades de lectura.

CUANDO EMPEZAR A TOCAR EL VIOLÍN

Lo primero que hay que entender es si al niño le interesa la música, es decir, si tiene cierto instinto musical. «Como en todas las cosas, unos niños la tienen más que otros -explica la profesora-. Algunos, incluso a los 2-3 años, se acercan a cualquier instrumento, como una pandereta, y desean saber cómo se usa».

Si notas esta predisposición en tu bebé, regístrate lo primero a un coro: «Allí podrás experimentar la voz y empezar a divertirte con la música. Luego, hacia la edad de 6-7 años, déjelos probar muchas herramientas diferentes y observar cuál prefiere».

Ante este supuesto, también hay que decir que no se puede empezar a tocar el violín demasiado tarde: "La última edición del premio Paganini la ganó kevin zhu, un violinista estadounidense de diecisiete años, que ya practicaba el violín a los 6 años». (Aquí el video de su actuación)

Al principio la práctica no es muy exigente: «Lo importante es coger el violín todos los días, aunque solo sea durante 15-30 minutos. Practicar constantemente es muy importante para no perder la práctica, de lo contrario hay que empezar de nuevo cada vez”.

De cara al futuro, el compromiso aumenta: "Y ahí es donde entiendes a dónde quieres llegar: si quieres jugar como hobby o quieres hacer una carrera artística".

TAG:
  • educación musical
  • 6-14 niños años
Añade un comentario de Por qué tocar el violín de niño: ventajas y dificultades de esta elección
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.