Qué hacer si tu hija es una bulla

Quien soy
Philippe Gloaguen
@philippegloaguen
Autor y referencias

Fuente: agencia ipa

Se estima un 20% de aumento en las niñas que actúan de manera agresiva hacia sus pares, según los datos del centro multidisciplinario dedicado al sufrimiento adolescente de los Fatebenefratelli de nuestra ciudad. En 2022, un estudio realizado por el Centro encontró que 1 de cada 6 acosadores eran niñas, mientras que tras una actualización en 2022 surge que la incidencia de acosadores es de 1 de cada 3.

Pero no son solo los números los que asustan: los métodos puestos en marcha por las niñas que intimidan a sus compañeros, a veces a sus compañeros, son más sutil, menos evidente y por lo tanto más insidiosa en comparación con la violencia más flagrante de los acosadores masculinos. No sólo eso: incluso físicamente, las hembras son más agresivo, y golpear conscientemente para causar más daño y hacer más daño.





Un fenómeno muy preocupante, que confronta a los padres con preguntas y temores. Luca Bernardo y Francesca Maisano, respectivamente directora y psicoterapeuta del Centro Fatebenefratelli, y autores del libro "La era de los acosadores - Cómo ayudar a nuestros hijos" (Sperling & Kupfer), esbozan el panorama y aconsejan a los padres sobre algunos comportamientos a poner en Actuar.

Lea también: Bullying: 11 consejos para padres, maestros y adolescentes

la historia de julia

«Giulia (nombre de fantasía), 14 años, es una niña preciosa. Ella está en la escuela secundaria y es buena en la escuela. Preparada, diligente, puntual, tiene un buen desempeño y todos los profesores la consideran una alumna modelo. La madre está orgullosa: es difícil imaginar su bulla pero lo es. Junto a su grupo de amigos, ofende y atormenta a un compañero de clase. Ella es consciente de lo que está haciendo, pero se justifica diciendo que en una inspección más cercana, el problema está en su amiga. Una débil, a sus ojos: "Ella debe aprender a vivir. Y cuántas tragedias por un poco de burla. Básicamente, es culpa de ella: no sabe cómo defenderse. A mí nadie se burla, pero ella se burla de todas". alrededor", comenta sin mostrar ninguna compasión. “Ella es una pobre perdedora, no solo lo digo yo, los demás también piensan como yo: tiene busto, usa lentes, es una mierda. Tiene que aprender a ser como yo y no como mi madre, que cuando mi padre se ha ido ella no hizo más que llorar. Yo era pequeña pero una cosa entendí: si no te haces valer, si no eres duro, los demás te ponen los pies en la cabeza".



Cómo reconocer una bulla

Entre los signos que nos hacen entender que nuestra hija es una bulla están los cambios bruscos de comportamiento, una agresividad creciente y la falta de empatía: "Claro que debe ser sobre comportamientos constantes, no le hagas caso al día del "no", cuando a lo mejor hubo pelea o salió mal el examen de clase».

Algunas señales de bullying pueden confundirse con actitudes oposicionales normales de los adolescentes: “hay que valorar la situación caso por caso, también en función de las características de la familia, pero en general, en el caso del bullying, se trata de conductas más pronunciado y especialmente persistente en el tiempo, como para convertirse en elementos fundamentales del carácter de la niña».



1. Cómo se comporta por fuera

“La bulla hembra es una abeja reina rodeada de abejas obreras. A diferencia del matón masculino, ella está bien en la escuela, es bonita, es popular entre los maestros. Identifica a la víctima y junto con sus subordinados crea un cinturón de inseguridad a su alrededor, la hace sentir sola, alejándola del grupo. Luego, pase a la acción con los adultos bromeando. maldad y rumores sobre ella, haciéndola pasar por un poco buena: hasta los profesores corren el riesgo de caer en la trampa, necesitas mucha atención».

2. Cómo se comporta en la familia

«Una bulla manifesta una ">desprovisto de empatía: se muestra incapaz de reconocer las emociones y sentimientos de los demás, así como de sentir compasión. Parece impermeable. Al mismo tiempo, es muy buena para identificar las debilidades y fragilidades de los demás. Además, puede manifestar formas de sadismo hacia sujetos débiles o contra animales».

Lee también: Los 4 malestares de la adolescencia: colegio, bullying, caza de emociones fuertes y trastornos alimentarios


1. Habla con los profesores

“Estamos hablando de un malestar nacido dentro de la escuela, y del cual aún desconocemos las causas y los métodos. Es critico involucrar a los maestros, informarles de sus dudas, describir el comportamiento de su hija e recopilar información sobre lo que sucede en el aula, sin miedo. La agresión de la niña debe ser gestionada en un contexto colectivo: gracias al trabajo en grupo aprenderá a expresar su disconformidad de forma constructiva y ya no violenta”.

2. Habla con la bulla

“No será fácil, no hablará al principio. Pero es fundamental tener paciencia y abierto a escuchar. Cada ruta de recuperación comienza desdebienvenida. El diálogo debe ser primero entre padres, y luego entre padres e hija. Y no te sientas culpable, no te cargues con su malestar: estos comportamientos pueden tener muchas causas”.

“Es importante hablar con su hija sobre reglas compartidas y dioses necesidades del otro, que no siempre corresponden a los suyos, lejos de juicios o prejuicios. Otros puntos clave son losafectividad, el redescubrimiento de emozioni ahora anestesiado y la conciencia de que al expresar un pensamiento fuera de la caja, uno no es penalizado. Lo que hay que comunicar es que en el diversidad es posible no sólo vivir juntos, sino captar muchos aspectos enriquecedores que nos hacen crecer».

Lee también: Alicia, carta de niña acosada: "¡Me voy, pero tú has perdido!"

3. Manejar la ira correctamente

“Cuando se trata de agresión, es importante entender lo que está pasando distanciándose, observando la escena desde el exterior. no minimices ni ignorar la situación: hacerle frente. No se necesitan castigos, sino calidez y presencia: detrás de la ira siempre hay miedo. Esto es especialmente cierto cuando se trata de niñas, que son más hábiles para ocultar sus sentimientos: trate de mantener lucidez necesario no caer en sus trampas, porque hasta los adultos son víctimas».

4. Contacta con un centro especializado

«No son situaciones sencillas. Necesitar consigue ayuda, no hay nada de malo en eso, y acepta la participación de toda la familia. hoy hay muchos intervenciones implementadas para combatir el bullying, desde los cursos educativos en las guarderías, donde hay una verdadera alfabetización de las emociones, hasta los de las familias, desde los grupos de ayuda a los padres hasta las actividades creativas”.

TAG:
  • Bullying
  • víctima
  • intimidación femenina
  • agresión
  • 1-2 niños años
Añade un comentario de Qué hacer si tu hija es una bulla
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.