Reflujo gastroesofágico en el niño

Quien soy
Catherine Le Nevez
@catherinelenevez
Autor y referencias

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico se refiere al paso de material gástrico del estómago al esófago, que se manifiesta con regurgitación y, más raramente, también con vómitos. El reflujo puede ser fisiológico o puede identificar una enfermedad real llamada enfermedad por reflujo.





El reflujo fisiológico generalmente se resuelve por sí solo entre los 12 y los 18 meses de vida.

El reflujo fisiológico afecta hasta al 70% de los lactantes en el cuarto mes de vida y se debe a la alimentación líquida ya la inmadurez del cardias, la válvula situada entre el esófago y el estómago que debe impedir la subida de los alimentos. "El reflujo no molesta a estos niños, que se alimentan y crecen bien", dice el prof. Arrigo Barabino, jefe de gastroenterología pediátrica del Hospital Gaslini de Génova; “Generalmente se resuelve en el mes 12-18, con la introducción de alimentos sólidos y con la maduración del cardias”.



LEA TAMBIÉN BEBÉ CON REFLUJO (CON O SIN REFLUJO)

Una minoría de niños puede continuar experimentando regurgitación más allá de los 12 a 18 meses, desarrollando enfermedad por reflujo.

En este caso la pared del esófago, en contacto con los ácidos gástricos, puede inflamarse provocando ardor y dolor especialmente durante la deglución, provocando que el niño rechace los alimentos y consecuentemente provocando una disminución del crecimiento. El niño también puede quejarse de dolor y ardor en la boca del estómago o detrás del esternón, una sensación de ácido en la boca, hasta regurgitación o vómitos de sangre, lo que puede conducir a la anemia por deficiencia de hierro a largo plazo.



 

Las causas del reflujo después de 12 meses: cardias mal tonificado, mala motilidad del esófago, pero también obesidad y estrés

 

  • Varios factores pueden causar reflujo después del año de edad: una falta de maduración del cardias, que está mal tonificado y se libera cuando no debe, un defecto en la motilidad del esófago o una
  • retraso en el vaciado del estómago; pero la obesidad también puede afectar, por el aumento de la presión gástrica, por la grasa de la pared abdominal, así como el estrés, por las estrechas conexiones entre el cerebro y el intestino que pueden interferir en la motilidad del tubo digestivo.

     

    En casos mucho más raros, las malformaciones del tracto digestivo superior pueden ser la raíz del problema.

     

    EN EL FORO DE mymodernparents.com LAS MAMÁS HABLAN DE REFLUSSO

     

    El reflujo fisiológico no requiere tratamiento, la enfermedad por reflujo se trata con fármacos específicos

  • El reflujo fisiológico que aparece antes del año de edad no requiere tratamiento: si el bebé se alimenta con biberón, las leches AR (antirregurgitación), espesadas con almidón o harina de algarroba, pueden ayudar.
  • Para la enfermedad por reflujo, el enfoque varía según la edad: en niños pequeños, que no pueden informar sus síntomas, puede ser necesario realizar estudios especializados para la confirmación del diagnóstico.
  • Después de unos 6 años, sin embargo, el diagnóstico sólo puede formularse sobre una base clínica y en este caso se intenta administrar, durante un ciclo de dos semanas, fármacos antirreflujo específicos, es decir, los llamados inhibidores de la
  • bomba de protones (la abreviatura en inglés es PPI), que bloquean la producción de ácido estomacal: si hay una mejoría, el tratamiento se continúa durante un par de meses.

    En la mayoría de los casos, el problema se resuelve solo después de una terapia completa; "Si, por el contrario, no hay mejoría o se produce una recaída después de un curso completo de terapia, es necesario recurrir a investigaciones especializadas, como una radiografía de esófago-estómago-duodeno (para excluir malformaciones en la base de reflujo) y una medición de pH o impedancia de pH, que es un examen que en 24 horas registra los reflujos con una sonda nasogástrica conectada a una pequeña computadora portátil ”dice el prof. Barabino. En este caso, el especialista decidirá cómo proceder.

    Para niños mayores: no bebidas carbonatadas, chocolate y menta. Sin cítricos y tomates

    Se pueden utilizar algunos consejos dietéticos para prevenir el reflujo o aliviar un poco la sensación de ardor, entendiéndose que si la membrana mucosa del esófago está particularmente irritada, el tratamiento farmacológico es inevitable: por ejemplo, es bueno evitar las bebidas carbonatadas, que dilatar el estómago. , así como el chocolate y la menta, que pueden actuar sobre la presión del esfínter; tampoco a los alimentos ácidos, como los cítricos y los tomates, que provocan ardor en la mucosa ya irritada y pueden empeorar el trastorno.

    “Sin embargo, una vez que la inflamación se ha resuelto, el niño puede volver a comer de todo con seguridad”, concluye el gastroenterólogo.

    LEA TAMBIÉN 14 CONSEJOS DE QUÉ HACER SI TU HIJO TIENE SOBREPESO y EL MENÚ SEMANAL DEL NIÑO

    TAG:
    • reflujo gastroesofagico bebe
    • reflujo
  • Añade un comentario de Reflujo gastroesofágico en el niño
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.