Rutina para dormir: cómo hacerla y por qué es importante

Rutina para dormir: cómo hacerla y por qué es importante
Fuente: Shutterstock

Rutina para dormir: cómo hacerla y por qué es importante

Levante la mano si al menos una vez en su vida les tomó más de una hora acostar a su bebé. La historia, luego la pelvis, luego se nos olvidó cepillarnos los dientes, luego mirar debajo de la cama si por casualidad hay un monstruo, luego apagar la luz, no mamá la quiero encendida vuelve aquí. todo sin un orden predeterminado pero de forma un tanto aleatoria. Para salir de este túnel de confusión (pero sobre todo para inculcar buenos hábitos a los niños y devolver a sus padres las veladas en pareja) pedimos ayuda a daniele novara e Marta Versiglia, educadores, que han escrito un libro específicamente para explicar a los padres cómo es el rutina antes de acostarse y por qué es bueno hacerlo: "Aprendo a dormir" (Bur Rizzoli), que contiene muchos consejos útiles y prácticos y un cuento para leer a los niños antes de irse a dormir, "El lirón que no quería dormir".





En este articulo

Rutina a la hora de dormir: ¿por qué es tan importante que los bebés la aprendan?

Partamos de una premisa básica: ¿por qué es tan importante que los bebés aprendan a dormir? ¿Cuáles son los efectos negativos de la privación del sueño?



"La el sueño es más importante que la comida desde el punto de vista metabólico "Daniele Novara comienza -" porque estabiliza las funciones cerebrales. En términos simples, el cerebro es la sala de control de nuestro cuerpo y en reposo se eliminan los desechos biológicos producidos por este órgano. Los niños de esta generación duermen poco: esto tiene graves repercusiones en sus vidas. A menudo, cuando vemos a un bebé que tiene una certificación neurológica, encontramos que está durmiendo poco. Descansar menos también implica riesgos considerables: aumenta la irritabilidad, disminuye la capacidad de aprendizaje e interfiere en algunos equilibrios hormonales, favoreciendo el sobrepeso”.

El momento adecuado para dormir.

  • 3 AÑOS: "12 horas en total incluida la siesta que se debe mantener".

  • 4-5 AÑOS: "11 horas en total, quitando la siesta, si a los niños no les gusta".

  • 6 AÑOS: "10 horas (una cantidad absolutamente necesaria para poder empezar bien la Escuela Primaria)".

Lea también: Padres organizados son padres felices: tres puntos para poner en práctica

Rutina para conciliar el sueño: los pasos a seguir

"Los niños necesitan puntos fijos en su día: son habituales y por eso necesitan tener esa rutina que los acompaña precisamente para entrar en el mundo del sueño, el mundo de la hora de dormir, que para los más pequeños siempre es un paso complejo”, explica Marta Versiglia. al hecho de que entras en este mundo donde prácticamente no hay control sobre nada: para muchos de nosotros representa un problema. Así que pensemos en cómo se pueden sentir los niños y así tratemos de comprender todos los miedos que pueden surgir en ellos cuando se acerca la hora de irse a dormir”.



  1. Primer paso: bajar el ritmo del día. “Primero hay que reducir el frenesí, el ritmo del día, que hay que ir apagando poco a poco. ¿Qué significa esto en la práctica? Hablar en un tono de voz más bajo, apagar todos los dispositivos tecnológicos (los puedes reactivar cuando los pequeños están en el mundo de los sueños), baje el volumen de la música y cualquier ruido o sonido que pueda ser fuente de distracción para el niño. debe ser un rompecabezas o una construcción con legos, algo que los mantenga tranquilos y concentrados en lo que están haciendo, sin demasiadas distracciones, los primeros en bajar este ritmo son los adultos, lo harán luego cuando los niños estén durmiendo Es muy importante crear ese ambiente de tranquilidad en casa: los niños lo sienten y es fundamental”.
  2. Segundo paso: lavar y ponerse el pijama. “Una vez que nos hemos calmado todos, comenzamos a lavarnos. Acompañamos al niño al baño y lo ayudamos a lavarse los dientes y la cara, en el bidé o en una pequeña ducha. La autonomía en estas prácticas alcanza los cinco años. rutinas higiénicas, es hora de ponerse el pijama: es una preparación simbólica para dormir con el "vestido para ir a la cama". hora de ir a la cama. Lo ideal es que sea una prenda cómoda, tan cómoda como una tela. , quizás con los personajes más queridos por el niño”.
  3. Tercer paso: el objeto transicional. “En pijama, el niño puede ir a abrazar a su muñeco dormido para que lo acompañe en este paso tan importante y delicado del día a la noche”, prosigue Marta Versiglia. "Se trata de lo que Donald Winnicott (pediatra y psicoanalista inglés) llamaría un "objeto transicional". Algo concreto que ayude a los más pequeños a romper con el día y adentrarse en el mundo de la noche. Los niños pueden cambiarlo todas las noches o mantenerlo siempre igual. Recuerdo que cuando era niño tenía un panda con un chaleco blanco y negro, ¡que está muy gastado! Lo habré guardado hasta 10 años seguro. Otra anécdota que me gusta contar, porque nos hace entender la importancia y utilidad del pensamiento mágico de los niños hasta en la rutina de dormir, es esta: debajo de la almohada de mi nieta de 8 años encontré un puñal de hule espuma, un letrero de protección para él útil al entrar en el mundo nocturno. Los niños necesitan estas herramientas: con la ayuda del pensamiento mágico explican las partes de la realidad que todavía se les escapan”.
  4. Cuarto paso: leer juntos una historia. “Después de haber realizado todos los pasos anteriores, también es importante cuidar este momento. El niño elige el libro y luego la madre lo lee. Es importante que esté la voz de un padre: el padre también está bien, pero en este pasaje es importante la figura de la madre porque ella fue quien sostuvo al bebe en su vientre durante nueve meses y para él esta voz es muy tranquilizadora.La historia debe leerse en el dormitorio y este momento puede durar 10 - 15 minutos: la luz debe ser suave, la madre puede permanecer cerca de la cama del bebé. Algunos niños ya son capaces de leer solos: en estos casos es bueno fomentar la lectura independiente. Al final del cuento, la madre le hace unas caricias o le toma de la mano hasta que el niño se desliza en el mundo de los sueños. Hay niños que quieren dormirse solos, otros que necesitan estar presentes, sin embargo nunca se queden más de media hora porque entonces podría convertirse en un hábito difícil de quitar. Por tanto, es mejor acostumbrar a los pequeños a la idea de que la madre se quedará el tiempo de lectura del cuento y luego se irá. Para los niños que tienen más dificultad para conciliar el sueño, se puede decir que mamá todavía está en la otra habitación. Es importante dar siempre esa seguridad, que el padre está ahí y no se va. Debemos estar seguros de que la noche pasará: el día llegará pronto y puedes correr y jugar de nuevo".
Lea también: ¿Cómo enseñar a los niños a lavarse solos?

Rutina de sueño: una ayuda del pensamiento mágico infantil

"Por supuesto" - dice Daniele Novara. “Un osito de peluche vale más que un discurso científico sobre el sueño. Un poco de luz vale más que cualquier intento de explicar que la oscuridad no es peligrosa. pensamiento mágico del niño, una modalidad predominante de 0 a 8 años y que comienza a abandonarse progresivamente de los 9 a los 11 años”.

Luces suaves para ayudar a los más pequeños. “Es inútil explicar que por la noche no pasa nada, no hay lobo ni ningún animal peligroso debajo de la cama”, concluye Marta Versiglia. “Los pequeños no tienen esa capacidad de razonamiento. No tienen un pensamiento igual al nuestro: tienen un pensamiento mágico. Es normal que tengan miedo a la oscuridad, a la noche, a un momento en el que los ruidos se han ido y él sabe lo que puede pasar.

Y por eso es importante que el adulto se sintonice con este pensamiento de los niños y lo utilice para ayudarlos a dormir mejor. Debe acompañarlos en el pasillo a dormir junto con la marioneta, el muñeco, el robot o la gormita que llevan a dormir y dotar a su habitación de algunas luces. Puede ser una bombilla con luz tenue, que a medida que el niño crece va bajando más y más hasta desaparecer, también pueden ser estrellas de plástico colgadas en la pared que se iluminan en la oscuridad: tenemos muchas posibilidades para ayudar a los niños en esto .paso del sueño.

Entender los miedos de los niños. “También es importante entender los miedos de los niños y no disminuirlos. Estoy pensando en mi nieto más pequeño: le tiene miedo al lobo, entonces compramos todos los libros posibles sobre el tema para exorcizar ese miedo. Antes de ir a dormir, lo pone." en la cama "el títere lobo no debajo de una manta sino debajo de un libro gigante que lo mantiene aplastado! Los niños tienen una inventiva maravillosa y debemos darles la oportunidad de utilizar este pensamiento mágico al máximo para su crecimiento" concluye Marta Versiglia.

los entrevistados

daniele novara fundó el CPP en 1989, un centro que ofrece diferentes cursos para profesores y padres. Es autor de numerosos libros y publicaciones, algunos de ellos de gran éxito y traducidos a otros idiomas. Es el creador del Método Mayéutico en las relaciones de aprendizaje y ayuda. Ideó el método Litigare Bene, para gestionar los conflictos de los niños. Imparte la Maestría en Formación Intercultural en la Universidad Católica de nuestra ciudad.

Con Marta Versiglia escribió los 4 libros de la serie "Yo aprendo", una nueva serie pedagógica de guías prácticas para padres, que combina la ficción para niños con la educación creativa, para enseñar a los niños a hacerlo por sí mismos.

Marta Versiglia es educadora y formadora del CPP y autora de los libros "Aprender jugando", "Actividades al aire libre Montessori" (Bur crianza) y "Déjame crecer" (Bur crianza).

TAG:
  • el sueño de los niños
  • y eres una nana
Añade un comentario de Rutina para dormir: cómo hacerla y por qué es importante
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.