Séptimo mes de embarazo, toda la información

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias

Contenido

  • 1 Séptimo mes de embarazo: a cuántas semanas le corresponde
  • 2 Séptimo mes de embarazo: qué le pasa a la madre
  • 3 Séptimo mes de embarazo: qué le pasa al bebé
  • 4 Séptimo mes de embarazo: las quejas más comunes
  • 5 Séptimo mes de embarazo: los exámenes 
  • 6 La curva de carga de glucosa
  • 7 Séptimo mes de embarazo y posición del bebé
  • 8 Séptimo mes de embarazo y baja por maternidad
  • 9 La semana veintiséis de embarazo
  • 10 La vigésima séptima semana de embarazo 
  • 11 La semana XNUMX de embarazo 
  • 12 La vigésima novena semana de embarazo

¡Tercer trimestre al comienzo y último vistazo del embarazo! Que rápido pasa el tiempo, madres. Parece que fue ayer cuando viste aparecer los dos guiones mágicos en la prueba y, en muy poco tiempo, estás casi al final. Claro que puede haber habido momentos de dificultad, quizás por náuseas o por algún pequeño-gran problema, pero en cualquier caso la sala de partos está cada vez más cerca. La emoción empieza a subir, ¿verdad? Veamos qué pasa con la mamá y el bebé durante el séptimo mes de embarazo.



Séptimo mes de embarazo: a cuántas semanas le corresponde

El antepenúltimo mes de gestación va desde el 26+3 (26 semanas y 3 días) hasta el 30+4 (30 semanas y 4 días). 

Séptimo mes de embarazo: qué le pasa a la madre

Las formas ahora son suaves y redondas. De hecho, más que redondo! El peso ha aumentado significativamente y este es un momento crucial: durante el tercer trimestre se puede sentir mucho hambre y no se tarda mucho en "subir" de nuevo. Sin embargo, es un riesgo que uno debe tratar de no correr. Especialmente en este último período, el exceso de peso podría generar problemas, por ejemplo, el aumento de la presión arterial que, a su vez, podría desencadenar gestosis. Además, no falta mucho para el parto y es mejor tratar de llegar lo más en forma posible.



El útero se ha hinchado mucho para hacer sitio al bebé. Presiona la vejiga y las idas y venidas del baño son continuas, ¿no? Tanto de día como de noche las ganas de orinar se han vuelto urgentes. Todo normal, lo único que se puede hacer es tener paciencia.

Aunque todavía queda mucho camino por recorrer, el cuerpo se está preparando para el gran día, el del parto. Casi todas las mujeres perciben claramente las contracciones de Braxton-Hicks (hablamos de ellas extensamente en el post sobre el sexto mes de embarazo): aún no son las "buenas", pero son necesarias para que el útero esté listo. De los pezones pueden salir unas gotas de un líquido amarillento. No te preocupes: es el calostro, la primera forma de leche que beberá el recién nacido, sumamente nutritiva y preciosa. Sin embargo, no todas lo producen antes de dar a luz. 

¿Te sientes ansioso? Estás justificado. Particularmente si estás en tu primer embarazo, el factor desconocido del parto despierta sentimientos de miedo y, a veces, angustia. Aunque los cursos de preparación sean muy importantes y probablemente ya estés asistiendo a uno, los temores son naturales porque los pensamientos que abarrotan la mente son muchos y no siempre positivos. Prueba a compartirlas por ejemplo con tu pareja: te sentirás mejor.

Séptimo mes de embarazo: qué le pasa al bebé

Sus patadas ahora son vigorosas y bien dirigidas. Incluso el futuro papá los percibe claramente poniendo una mano en el vientre. También es posible reconocer una mano o un pie, según el “bulto” que aparece en el abdomen. Es muy importante estar atento a tus movimientos: para estar tranquilo, necesitas sentirte al menos 10 al día. Le recordamos que en la aplicación MyModernsParents hay una sección especial dedicada al contador de patadas. 


Si nace en el séptimo mes, el bebé se consideraría extremadamente prematuro (antes de las 28 semanas) o muy prematuro (28 a 31 semanas). Claro, los avances en la investigación médica han llevado a un aumento en la esperanza de vida de estos cachorros, pero digamos que es mejor si permanecen calientes en la barriga de su madre un poco más. De hecho, el desarrollo aún no está completo en este período gestacional y las consecuencias de un nacimiento tan prematuro podrían ser un desafío. El problema fundamental son los pulmones, que aún no están lo suficientemente maduros para permitir que el bebé respire de forma independiente.


El feto es muy receptivo a los estímulos externos, especialmente a los sonidos y también a las fuentes de luz. Sus ojos están abiertos. Puede agarrar cosas (como el cordón umbilical), chuparse el dedo y percibir diferentes sabores dependiendo de lo que come mamá (el líquido amniótico cambia de sabor). La piel se vuelve cada vez menos fina y, debajo, se acumula grasa. 

Séptimo mes de embarazo: las dolencias más comunes

  • Dolor de espalda. La barriga abultada no descuenta. Para tratar de mantener el equilibrio, el centro de gravedad se desplaza y la columna se curva aún más, acentuando la lordosis. ¿Qué hacer? La primera buena regla es moverse. Se recomienda caminar, nadar, pilates, gimnasia suave. Haz que alguien con un experto te siga. Pruebe con una almohada entre las piernas por la noche. No hay tacones que sean demasiado altos, pero tampoco suelas que sean demasiado bajas y planas.
  • Insomnio. Ella es la enemiga de muchas mujeres embarazadas. Las causas son muchas: la barriga que dificulta encontrar la posición adecuada; algunas dolencias como dolor de espalda o problemas digestivos; ansiedad; malos hábitos (por ejemplo, dormir demasiado por la tarde, beber café, té o bebidas a base de cola por la noche, etc.). Por lo tanto, la solución depende de la causa desencadenante: es allí donde se debe actuar. Para obtener más información, haga clic aquí.
  • Síndrome del túnel carpiano. No es un trastorno particularmente común, pero puede ocurrir. Se presenta con dolor en los dedos (pulgar, índice y medio), junto con hormigueo, entumecimiento, hinchazón, ardor. En la base hay una inflamación de un nervio que se encuentra entre la mano y la muñeca y algunos trabajos predisponen a su aparición.
  • Alteraciones gástricas. Ardor de estómago, reflujo, dificultades digestivas pueden empezar a hacerse sentir con más insistencia. El útero, cada vez más voluminoso, presiona el diafragma, dificultando la respiración y, al mismo tiempo, favoreciendo el ascenso de los ácidos del estómago hacia el esófago. La consecuencia es ardor y reflujo. La "regla de oro" contra estas molestias es intentar hacer comidas pequeñas de vez en cuando, sin excederse en las cantidades y sin quedarse con el estómago vacío. Los alimentos como el pan, las galletas saladas o los palitos de pan te permiten absorber ácidos y combatir la acidez.
  • Estreñimiento. Con el paso de las semanas puede volverse cada vez más obstinado, tanto por las hormonas como por la presión del útero contra los intestinos. La ingesta de fibra y agua es fundamental ya que facilitan el tránsito intestinal. La misma acción también se ve favorecida por la actividad física. Atención a los medicamentos: deben ser recetados única y exclusivamente por el médico.
  • Piernas hinchadas. Al final del embarazo, el retorno venoso de las piernas al corazón puede volverse difícil. Por lo tanto, los líquidos tienden a estancarse, lo que provoca la retención de agua. La consecuencia son piernas cansadas, hinchadas y pesadas, a menudo acompañadas de celulitis. También en este caso el movimiento es una panacea. También es necesario reducir la cantidad de sal en la mesa.

Séptimo mes de embarazo: los exámenes 

Si aún no te las has hecho, entre las semanas 24 y 27+6 las pruebas a realizar por el Sistema Nacional de Salud son:



  • muestra de sangre. 
  • Control de toxoplasma.
  • Análisis de orina con cultivo de orina. 
  • Curva de carga de glucosa.

Entre las semanas 28 y 32 + 6 hay otras pruebas. Veamos cuáles son:

  • toma de muestras de sangre con hemograma completo. 
  • Control de toxoplasma.
  • Prueba de Coombs indirecta.

En este período se debe realizar la llamada ecografía de crecimiento, la del tercer trimestre. Hasta hace un tiempo lo pagaba el sistema de salud, pero ahora ya no es así. O mejor dicho, sólo lo es en el caso de patología fetal o materna. Muchas madres, sin embargo, deciden realizarlo por una tarifa, a menudo también en 3D o 4D para obtener una imagen muy realista del feto. 

La ecografía de crecimiento evalúa varios parámetros para comprobar que el desarrollo del niño es constante. De hecho, este es el momento en el que podrían producirse retrasos en el crecimiento, por ejemplo, debido al envejecimiento de la placenta: en estos casos, a veces es necesario intervenir con prontitud o, en su defecto, vigilar la situación con la máxima atención. 

La curva de carga de glucosa

Es quizás una de las pruebas que más asusta a las madres. Ante la idea de tener que beber glucosa -una sustancia extremadamente dulce- muchos piensan que sin duda se sentirán enfermos. Y sin embargo es algo subjetivo. Hay mujeres que, al final, hasta lo encuentran muy bien.  

La curva de carga de glucosa se utiliza para diagnosticar precozmente la diabetes gestacional, una complicación de la gestación que puede ser importante. Las mujeres diabéticas se someten con mayor frecuencia a una cesárea, los niños suelen ser muy grandes (a partir de 4 kilos), puede haber presión arterial alta o gestosis. Las causas son varias: diabetes en embarazos anteriores, antecedentes familiares de esta patología, sobrepeso, etc.

Para realizar esta prueba, debe estar en ayunas. Al pinchar el dedo de la mano con una aguja pequeña, se mide la glucosa en sangre (la llamada glucosa en sangre basal). Inmediatamente después de eso, se dan a beber 75 gramos de glucosa. Finalmente, se toman tres muestras de sangre: una inmediatamente después de beber la glucosa, otra después de una hora y la última después de dos horas. Los resultados se compararán con los parámetros estándar y, en base a ellos, se entenderá si hay un problema de diabetes o no. 

Consejos para afrontarlo mejor: 

  • beber glucosa en pequeños sorbos.
  • Llévate unas rodajas de limón: si el personal sanitario te da el visto bueno, puedes chuparlas para reducir las náuseas.
  • Pregunte si puede beber agua después de tomar glucosa.
  • Trate de estar lo más relajado posible y no dejarse influenciar por las historias de quienes han vivido muy mal la experiencia de este examen.
  • Traiga algo para leer o escuchar algo de música mientras espera los retiros.

Séptimo mes de embarazo y posición del bebé

En este momento, el feto generalmente se coloca boca abajo, es decir, en posición cefálica, la posición natural para venir al mundo. No significa que no pueda dar la vuelta todavía, pero obviamente toda futura madre espera que todo siga como está. La posición de nalgas, por otro lado, indica una presentación anormal del feto: la cabeza está girada hacia arriba, en lugar de estar enganchada hacia el canal de parto. Si el bebé está de nalgas, se presentará con la parte inferior o los pies. 

En la posición cefálica, la cabeza está vuelta hacia abajo, las piernas están levantadas y flexionadas, los brazos están recogidos sobre el tronco y la barbilla descansa sobre el pecho. Luego, el feto se acurruca, listo para salir. Cuando esto no sucede, las posibilidades de poder tener un parto natural se reducen y, en la mayoría de los casos, se procede a una cesárea para evitar riesgos para la madre y el bebé.  

¿Un bebé de nalgas permanece así hasta el parto? Afortunadamente no. Puede ocurrir que se mueva espontáneamente incluso casi en el último momento, prácticamente cerca del nacimiento, aunque cuanto más tiempo pase menos probable es que esto suceda. Es más un problema de espacio para poder dar la vuelta. 

¿Así que lo que? Son varios los intentos que se pueden hacer para intentar revertir (hay que decirlo) la situación. Una de ellas es la denominada maniobra de giro que realiza el ginecólogo desde el exterior para mover al niño. Se realiza en el hospital y consiste en una serie de presiones en el abdomen que deben hacer que el feto dé una especie de voltereta. 

También existen otras técnicas, cuya eficacia, sin embargo, es subjetiva. Son la acupuntura (con la aplicación de una aguja en el dedo pequeño del pie) y la moxibustión (se calienta siempre el mismo punto, quemando un cigarro de artemisa). El deporte y algunos procedimientos posturales son otras de las pruebas que se pueden realizar. 

Séptimo mes de embarazo y baja por maternidad

Durante este tiempo podrías empezar a preparar toda la documentación necesaria para acudir a la baja por maternidad. Estos son los 5 meses en los que, obligatoriamente, una madre trabajadora se queda en casa. La licencia puede comenzar 2 meses antes de la fecha prevista de nacimiento (y luego continuar durante 3 meses después del nacimiento del bebé) o un mes antes (y 4 después). Generalmente, es una elección de la madre, dependiendo del tipo de trabajo desempeñado. 

Saber más Baja por maternidad: qué es y cómo solicitarla

La semana veintiséis de embarazo

En la vigésima sexta semana de embarazo, pueden aparecer diversas molestias causadas por el crecimiento del útero, por la presión del bebé sobre los diversos órganos, por la barriga cada vez más grande. Pero en general el cuerpo se prepara mejor para el parto. ¡Y el pequeño también! Faltando cada vez menos a tu reunión. 

La vigésima séptima semana de embarazo. 

Presta atención al peso. A partir de la semana veintisiete de embarazo podría aumentar mucho y no hay que anular los sacrificios realizados hasta el momento. ¿Piernas y pies hinchados? Todo bastante normal. Es un problema venoso. Chorros alternos de agua fría y caliente. El feto también toma muchos gramos y la grasa se deposita debajo de la piel.

La semana XNUMX de embarazo 

Durante la semana XNUMX de embarazo, las contracciones preparatorias de Braxton-Hicks se sienten cada vez con más frecuencia. Notas esto porque tu estómago de repente se vuelve duro, aunque no debería doler. Si percibes un movimiento rítmico desde dentro es el hipo del bebé.

La vigésima novena semana de embarazo.

¿Estás empezando a sentir algo de ansiedad? Bueno, estás en la semana XNUMX de embarazo, está bien. No es demasiado tiempo para el parto: es bueno estar bien informado, por ejemplo, sobre la analgesia del parto. El bebé ahora puede hacer muchas cosas. También se produce una sustancia llamada surfactante que lo hará respirar una vez que nazca.

Compartir Compartir Compartir Compartir
Añade un comentario de Séptimo mes de embarazo, toda la información
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.