TDAH Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Quien soy
Philippe Gloaguen
@philippegloaguen
Autor y referencias
Fuente: alamy

¿Qué es el TDAH, es decir, el síndrome de hiperactividad y déficit de atención?

Adhd es la abreviatura en inglés de Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, en Del Paeseno Ddai, Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Con ella definimos un malestar psíquico que se manifiesta en el niño con una serie de conductas problemáticas. No es un descubrimiento reciente.





Ya en 1845 en un tratado del médico alemán Heinrich Hoffman se menciona una enfermedad infantil caracterizada por distracción, falta de atención y excesiva vivacidad. En 1902, en una serie de congresos médicos realizados en Inglaterra, estos trastornos fueron reconocidos como un problema psiquiátrico.

Luego volvió al olvido hasta finales de la década de XNUMX cuando un psiquiatra estadounidense clasificó el trastorno como Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

Después de otros diez años, algunos psiquiatras reafirmaron con fuerza la existencia de una enfermedad que afecta a los niños haciéndolos distraídos, desatentos y demasiado vivaces, agitados, incontrolables, a veces irrespetuosos con los maestros o violentos con los compañeros de clase.

Dirás que todos los niños tienen comportamientos similares. Son vivaces, a veces desenfrenados, curiosos, se lanzan a todo lo que ven solo para desviar inmediatamente la atención a otra cosa que les parece más interesante. Y entonces, no escuchan, no obedecen: los llamas y ni te escuchan, los amenazas y lo hacen peor. Todo muy normal, como cualquier padre sabe.

Pero si estos comportamientos continúan incluso cuando el niño entra en edad escolar, si están presentes durante al menos seis meses y en todos los ambientes frecuentados (casa, escuela, gimnasio, etc.), si se convierten en un obstáculo para el aprendizaje, para la amistad con los compañeros. y relaciones familiares normales, entonces podría ser TDAH.

¿De qué depende el TDAH? El debate entre los científicos sigue abierto

Nunca se ha determinado una causa biológica, física o genética para el TDAH. Más allá de lo que a veces se lee o se escucha, nadie ha podido demostrar experimentalmente la causalidad directa de ningún gen o acervo genético, ni identificar ninguna característica bioquímica o estructura cerebral exactamente detectable en sujetos que presentan TDAH. Tanto es así que la comunidad científica internacional aún discute la corrección de definirla como una enfermedad, considerándola como máximo un conjunto de síntomas que pueden deberse a diferentes causas.



La industria farmacéutica, sin embargo, continúa financiando la investigación de la bioquímica cerebral en un intento por medir las funciones "anormales". Las herramientas preferidas son los métodos de diagnóstico que proporcionan "neuroimágenes" o mapas de diferentes partes del cerebro.

En la mayoría de estos estudios, los cerebros de las personas con TDAH se examinan mientras los niños realizan una tarea que requiere atención. Pero si estos niños se aburren o carecen de motivación para hacer esa cosa en particular, la exploración del cerebro solo puede ser anormal porque el comportamiento y el cerebro están entrelazados.

En otros estudios, la reducción del volumen cerebral encontrada en algunos niños diagnosticados con TDAH se ha planteado como prueba irrefutable de una anomalía genética. Pero no se tuvo en cuenta que estos niños eran o habían sido tratados con psicoestimulantes que, como se sabe por la literatura científica, provocan una reducción del volumen del cerebro.

Cómo llegar a un diagnóstico de TDAH: rellenar un cuestionario no es suficiente

No existen pruebas instrumentales, por muy sofisticadas que sean, capaces de determinar la presencia de TDAH. Existen dos manuales de psicodiagnóstico que reportan una lista de síntomas que deben estar presentes al mismo tiempo para poder hablar de TDAH. Uno es Icd-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades) publicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ahora en su décima edición, y el Dsm-IV Manual Estadístico-Diagnóstico elaborado por la Asociación de Psiquiatras Americanos (Apa), del que está a punto de salir la quinta edición.



Ambos presentan una serie de 18 conductas, de las cuales nueve se refieren al campo de la desatención, seis al de la hiperactividad y tres al de la impulsividad. Algunos ejemplos:

  • a menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente;

  • a menudo se distrae fácilmente con estímulos extraños;

  • a menudo tiene dificultad para jugar o divertirse y divertirse de forma tranquila.

  • a menudo mueve las manos y los pies o se retuerce en la silla;

  • a menudo se entromete en la conversación o los juegos de los demás.

Descripciones bastante genéricas que pueden prestarse a interpretaciones muy subjetivas: ¿qué significa "a menudo"? y por "camino tranquilo"? Los dos manuales difieren en su evaluación. Para el Icd-10, el TDAH se diagnostica si el paciente presenta al menos diez síntomas (6 de inatención, 3 de hiperactividad, 1 de impulsividad); para el DSM-IV es suficiente la presencia simultánea de seis síntomas.

Por lo tanto, hipotéticamente, el mismo niño podría ser diagnosticado como hiperactivo si se evalúa de acuerdo con los parámetros del DSM-IV y se considera normal si la investigación se basa en el Icd-10.

Sin embargo, sería un grave error confiar únicamente en el manual para declarar que un niño tiene hiperactividad. Una práctica muy común en Estados Unidos, Inglaterra y muchos otros países, donde, de hecho, los diagnósticos de TDAH han tenido una progresión alarmante, con un aumento relativo en las ventas de psicofármacos.

En Del Paese, al menos por ahora, vamos con pies de plomo. Gracias también a la labor de farmacovigilancia que realizan asociaciones como “Hands off children” para evitar las exageraciones registradas en Estados Unidos.

“Para encuadrar el trastorno TDAH y llegar a un diagnóstico no bastan unos cuestionarios; se necesita una serie de reuniones con el neuropsiquiatra infantil por un total de al menos diez horas de observación del niño en los diferentes ambientes para asegurarse de que ciertos comportamientos no ocurran solo en casa o en la escuela ", dice Maurizio Bonati, quien desde el Mario Instituto Negri donde es Jefe del Laboratorio de Salud Materno Infantil, ocupa el puesto de los 18 centros lombardos que pertenecen al registro regional creado especialmente para el estudio y seguimiento de los niños afectados por este trastorno.

Muchas veces son los profesores los que les dicen a los padres que el niño tiene algún trastorno de conducta. “De hecho -continúa Bonati- mientras el niño no vaya a la escuela es difícil que se detecte el problema. Pero también es cierto que, dos veces de cada tres, los señalados por los docentes como posibles casos de TDAH no lo son en absoluto”.

Un diagnóstico de TDAH es potencialmente erróneo si antes no se descarta que se trate de una patología diferente que presenta los mismos síntomas

¿Puede haber casos falsos de TDAH? Una eventualidad que es cualquier cosa menos remota. Basta pensar que el déficit de atención es la primera reacción básica de nuestro organismo ante un malestar. Por no hablar de la inquietud y la distracción, lo que los médicos llaman "síntomas del perejil", porque aparecen en las más diversas enfermedades y padecimientos.

Se ha demostrado, por ejemplo, que una dieta demasiado rica en azúcares y carbohidratos genera hiperactividad como síntoma; al reducir los snacks y bebidas y aumentar el consumo de pescado, también se atenúa el comportamiento hiperactivo. Otras investigaciones han denunciado los residuos químicos presentes en frutas y hortalizas o los colorantes y aditivos químicos contenidos en refrescos y golosinas.

Pero los síntomas se refieren a Adhd también pueden acompañar a muchas enfermedades médicas, desde la enfermedad celíaca hasta intoxicaciones alimentarias, pasando por amigdalitis diversas, otitis o adenoiditis.

Niños malcriados y rebeldes exhiben los mismos comportamientos que los manuales de diagnóstico atribuyen al síndrome de TDAH. No solo. La inquietud, la distracción y la falta de atención también se pueden encontrar en los niños superdotados, es decir, aquellos que tienen un alto coeficiente intelectual.

Por cierto, fue el psiquiatra estadounidense Leo Eisenberg, a finales de la década de 60, quien clasificó la inquietud y dificultad de concentración en los niños como una enfermedad, definiendo el trastorno con el nombre que todos conocemos hoy (TDAH).

Pero cuando se dio cuenta de que los diagnósticos proliferaban y las prescripciones de medicamentos psiquiátricos aumentaban desmesuradamente, tuvo dudas. En 2009, poco antes de su muerte, confesó a un periodista científico que ya no creía en el TDAH, pero que lo consideraba el ejemplo paradigmático de una enfermedad inventada.

El tratamiento del TDAH es esencialmente una psicoterapia o, en todo caso, una terapia de la palabra. La droga solo en los casos más difíciles y por poco tiempo.

¿Qué significa? Psicólogos y pedagogos trabajan con el niño para ayudarlo a tomar conciencia de sus propias dificultades y aprender nuevas estrategias para estudiar y organizar el tiempo. La autoestima que derivará de los primeros resultados positivos lo impulsará a perseverar y así sucesivamente, desencadenando un círculo virtuoso. Pero no debemos limitarnos a actuar solo sobre el niño, pues las conductas perturbadas dependen en gran medida del medio que le rodea, de los hábitos de vida adquiridos, del tipo de relaciones familiares y sociales.

Por tanto, los padres también deben involucrarse en un programa terapéutico para que pongan en práctica nuevas estrategias y comportamientos específicos a adoptar con su hijo, modificando los hábitos educativos seguidos hasta ese momento que, evidentemente, no son buenos. Al menos no con ese hijo. Así como se debe ayudar a los docentes, para que encuentren nuevas formas de organizar el trabajo en clase y faciliten también la atención y el aprendizaje del niño con TDAH.

Se necesita tiempo y paciencia por parte de todos, pero este método generalmente da buenos resultados.

En los casos más difíciles en los que el TDAH se asocia a otros trastornos, con manifestaciones de agresión y violencia, se añade tratamiento farmacológico para que un alivio temporal de los síntomas pueda favorecer el camino psicopedagógico y llevar al niño a ganar confianza en sí mismo. Porque hay que tener en cuenta que los fármacos no “curan” sino que solo actúan sobre los síntomas. Un poco como lo que pasa cuando nos duele una muela: está claro que tomamos analgésicos pero hasta que no vayamos al dentista a tratar las caries no solucionaremos el problema.

Los fármacos más utilizados para paliar los síntomas del TDAH son los psicoestimulantes como el metilfenidato (nombre comercial Ritalin®) que es un derivado de las anfetaminas; atomoxetina (nombre comercial Strattera®), un viejo antidepresivo ahora reciclado. Guanfacine (Intuniv®), nacido como un antihipertensivo, está a punto de sumarse a estos, que pronto deberían salir al mercado de Del Paeseno.

Se trata de fármacos psicotrópicos que pueden dar efectos secundarios graves ante beneficios dudosos o, en todo caso, limitados en el tiempo. Los efectos devastadores de una administración excesivamente casual ya se están viendo en los Estados Unidos.

En Del Paese se ha decidido una forma más rígida: los psicoestimulantes solo pueden ser recetados por los centros públicos de neuropsiquiatría infantil que reportan a los niños en tratamiento a un registro nacional especial de TDAH que se encuentra en el Istituto Superiore di Sanità.

Consejos prácticos para el manejo de niños inquietos y desatentos en el aula y en el hogar

La siguiente lista es el resultado de la armonización, por parte del equipo de Giù le mani dai bambini, de dos conocidas referencias para especialistas, el síndrome de Pierino: el control de la hiperactividad, de Daniele Fedeli, profesor de Psicopatología Clínica en la Universidad de Udine , Cómo operar una clínica de TDAH o una práctica subespecializada, de M. Gordon (GSI Publications) y el libro ¿Qué te dije? por D. Donovan y D. McIntyre. Leer la lista

Reportamos también la guía sobre TDAH: TDAH en la escuela, Estrategias efectivas para docentes - Editorial Erickson

La autora del artículo: Rita Dalla Rosa escribió el libro 'La fábrica de enfermedades. Los niños y las drogas psicotrópicas” (Editorial Terre di mezzo). Periodista experta en consumo y traductora literaria, con Terre di Mezzo también publicó los libros Ropa que es mala, Casa tóxica y Aire limpio en la escuela.

El juego de roles como una herramienta útil

En este podcast la Dr. de Studio Intreccio Treviglio explica por qué el juego de roles puede ser una herramienta muy útil para trabajar las habilidades sociales de los niños que padecen TDAH, déficit de atención e hiperactividad

TAG:
  • TDAH
  • atencion niños
  • concentración
  • estima
  • 3-5 niños años
Audio vídeo TDAH Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad
Añade un comentario de TDAH Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.