Varicocele e infertilidad: cuándo es necesario intervenir

Quien soy
Philippe Gloaguen
@philippegloaguen
Autor y referencias
Fuente: Shutterstock

En este articulo

  • Qué es
  • Causas y síntomas
  • Consecuencias sobre la fertilidad
  • diagnóstico
  • Intervención quirúrgica
  • La escleroembolización
  • Cuando la terapia no funciona

¿Qué es el varicocele?

El Ministerio de Salud define el varicocele cómo "una dilatación anormal de las venas del testículo que, al volverse incontinentes, permiten un reflujo patológico de sangre venosa del abdomen al testículo, con el consiguiente estancamiento de la sangre, aumento de la temperatura, acumulación de sustancias potencialmente dañinas y mala oxigenación”.





En pocas palabras, es un agrandamiento de las venas presentes en el saco de piel que encierra los testículos. Es un patología que afecta al sistema reproductivo y afecta en promedio entre el 10 y el 20% de la población masculina. Esta condición suele manifestarse hacia la edad del desarrollo puberal, entre los 11 y los 16 años. En algunos casos, particularmente cuando la fertilidad humana está comprometida, se requiere cirugía.

Causas y síntomas del varicocele

Hasta la fecha, las causas del varicocele aún no se conocen por completo, pero tiende a remontarse a uno debilidad congénita de las paredes venosas. Muy a menudo es una patología que no trae consigo síntomas, pero a veces se acompaña de una sensación de incomodidad y pesadez a nivel del testículo, especialmente después de deportes o esfuerzo físico intenso. Otra señal de alarma se refiere al tamaño del testículo: el que tiene varicocele tiende a ser más pequeño.



Consecuencias sobre la fertilidad

El varicocele hace que aumente la temperatura del testículo, reduciendo su nivel de oxigenación. Todo esto implica una alteración de la espermatogénesis con consecuencias también importantes sobre la calidad y cantidad de esperma. El resultado de estos cambios puede ser la infertilidad masculina.



En el 95% de los casos afecta casi siempre al testículo izquierdo, pero en ambos puede verse afectada la producción de espermatozoides.

Lee también: Las causas de la infertilidad masculina

El diagnostico

A menudo, como hemos visto, el varicocele no produce síntomas, por lo que se puede descubrir durante una visita de seguimiento o con una visita a un especialista para evaluar la fertilidad.

El diagnóstico se realiza con una visita andrológica en la que el especialista verifica la presencia o ausencia de varicocele. Si se confirma la patología, entonces será fundamental realizar un ecodoppler testicular y un seminograma que permitan conocer el nivel del varicocele (de 1° a 4° grado) y evaluar la calidad del líquido seminal. Es necesario hacer una aclaración importante: la presencia de varicocele no significa necesariamente que haya problemas de fertilidad, por ello es útil someterse a las pruebas mencionadas.

Intervención quirúrgica

La finalidad del tratamiento es mejorar la espermatogénesis o prevenir su deterioro en el futuro. La intervención quirúrgica (varicocelectomía) se realiza solo en algunos casos:

  •  Si el varicocele se asocia con dolor o malestar
  •  Si el testículo afectado por varicocele es más pequeño
  •  Si el varicocele es de alto grado (3º o 4º grado)
  •  Cuando, después de la pubertad, se produce una alteración en la fertilidad

La cirugía cierra la vena afectada para que el flujo de sangre se redirija a las venas normales. La microcirugía ha demostrado ser particularmente útil en este sentido, con resultados positivos en la mejora de la calidad del líquido seminal, resolviendo así numerosos casos de infertilidad masculina. En este sentido, la intervención ofrece una buena posibilidad de restaurar la fertilidad espontánea, pero se puede considerar en casos de procreación médicamente asistida de 1er nivel (inseminación intrauterina). La operación también puede ser eficaz para la recuperación de espermatozoides en situaciones de azoospermia (ausencia de espermatozoides) relacionado con varicocele.

Después de la operación, será necesario repetir el ecocolordoppler para evaluar el éxito de la operación y prevenir recurrencias.

La escleroembolización

Finalmente, el varicocele también se puede tratar de otra forma, con un abordaje más reciente. Se trata de la escleroembolización, una técnica radiológica que se realiza bajo anestesia local y que por tanto tiene la ventaja de ser menos invasivo que la cirugía. En este caso, se inyecta un líquido en las venas dilatadas que permite ocluirlas.

Cuando la terapia no funciona

La corrección del varicocele permite una recuperación completa de la fertilidad en el 35% de los casos, mientras que en otro 35% se produce una mejora importante en la calidad del esperma. Lamentablemente, sin embargo, sigue siendo un 30% de probabilidad de que el tratamiento no produzca el efecto deseado. En este caso, la pareja deberá evaluar la opción de la fecundación in vitro, es decir, la unión del óvulo y el espermatozoide materno para generar embriones fecundados que serán transferidos al útero de la mujer.

Fuentes

Ministerio de Salud, Varicocele 

Instituto Nacional de Salud, Varicocele: dolencias, causas y tratamiento 

Sociedad Del Paesena de Andrología y Medicina de la Sexualidad, Varicocele 

TAG:
  • fertilidad
  • fertilidad masculina
  • espermatozoide
  • esterilidad
Añade un comentario de Varicocele e infertilidad: cuándo es necesario intervenir
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.