Viaja a la mente de los bebés para descubrir si sueñan (y si es así, qué)

Quien soy
Marie-Ange Demory
@marie-angedemory
Autor y referencias
Fuente: Shutterstock

Uno de los viajes más fascinantes que se pueden hacer en la mente del niño que acaba de venir al mundo comienza con la pregunta: “El recién nacido se mueve y hace muecas cuando duerme: ¿sueña?”. Comprender la actividad onírica desde los primeros meses de vida (¡e incluso cuando están en el vientre materno!) y si los bebes sueñan es una forma de descubrir puntos de vista interesantes sobre la evolución de los niños en los primeros años pero no solo: las investigaciones y teorías sobre el tema también son interesantes para entender si existe una memoria fetal, es decir una memoria que ya está formada en el vientre de la madre. Un viaje fascinante a una de las habilidades más misteriosas de todas, la que proviene de la capacidad de hacer sueños.





En este articulo

  • ¿Pero los bebés sueñan?
  • ¿Con qué sueñan los recién nacidos?
  • ¿Con qué sueñan los bebés cuando se ríen?
  • ¿Los bebés tienen pesadillas?
Lee también: 4 trucos para que tu bebé duerma bien

¿Pero los bebés sueñan?

El sueño del bebé es un elemento fundamental de su crecimiento, del fortalecimiento de su memoria y obviamente de sus energías físicas. Según muchas investigaciones, las habilidades lingüísticas del niño son el resultado del trabajo de su cerebro en sus primeros años de vida, como se explica en la investigación "La concentración temprana de materia gris y materia blanca en la infancia predice las habilidades lingüísticas posteriores: un vóxel cerebral completo basado en morfometría "por investigadores de la Universidad de Washington. Y este "trabajo" incluye también la capacidad de soñar, es decir, la capacidad de soñar. ¿Pero los bebés lo tienen o no? Los investigadores no se ponen de acuerdo en dar una respuesta y esto se debe a que el cerebro del recién nacido es un órgano en continua evolución, aún en formación tras los meses vividos de gestación.



En el libro del psicólogo David Foulkes que se titula "El sueño infantil y el desarrollo de la conciencia" confirma, al menos desde su punto de vista, que los niños no sueñan en los primeros años de su vida. Según este estudioso, esto no sucede porque el percepción de la realidad que tienen los bebés recién nacidos no implica que puedan siquiera soñar con uno. En el libro, la psicóloga explica que no empiezan a soñar antes de los 2 años, imaginando lo que perciben espacial y visualmente en la vida no onírica. Una especie de representación y reelaboración onírica, rigurosamente unidimensional, de lo que experimentan en vigilia. Según Foulkes, los niños empiezan a soñar como los adultos a partir de los 7 años, con una estructura bien definida ya veces cinematográfica. Comienzan a hacer esto en un momento en que los niños se afirman a sí mismos, descubren la autonomía, tratan de definir su identidad.

Pero esta teoría sobre bebes que no sueñan ha sido superada por estudios más recientes. En el hermoso artículo Cómo piensan los bebés de Alison Gopnik, psicóloga infantil de Berkeley, hablamos de cómo Fase REM, reconocido por expertos que han profundizado en los contornos de este estado de conciencia a lo largo de los años, ambos conectados a los sueños. Y esto se debe a que, como todo teoría de los sueños que ha sido estudiado en profundidad por expertos desde la década de XNUMX, la mayoría de los sueños se concentran en la fase REM. Los primeros científicos habían estudiado todo a través de los rápidos movimientos oculares de las personas que se sumergían en él y estas investigaciones se han multiplicado con el paso de los años sobre todo con respecto a los niños, que en la fase REM (que dura una mayor cantidad de tiempo que la de los adultos , ya que los niños pequeños necesitan dormir más que ellos) consolidar la memoria y las habilidades adquiridas durante el día.



Pero no solo: en la investigación “La reinterpretación de los sueños: Una hipótesis evolutiva de la función de soñar” publicada en la revista Behavioral and Brain Sciences, soñar también tiene un propósito adaptativo, en el sentido de que inconscientemente procesamos aquello que nos asusta o asusta. nosotros durante el día de una manera que necesitamos para luchar contra esos mismos miedos. Aunque las experiencias de los niños y los bebés son necesariamente inferiores a las de los adultos y no tienen habilidades lingüísticas para expresarlas, sería un eufemismo decir que no tienen emociones, sentimientos o miedos. Soñar como capacidad de adaptación a los peligros externos es, en este sentido, casi un instinto primordial que, por lo tanto, según los últimos teóricos del sueño, también existe en los recién nacidos, aunque de forma muy compleja.

¿Con qué sueñan los recién nacidos?

Según la Academia Estadounidense de Pediatría, los recién nacidos pasan el 50 % de su tiempo en la fase REM, la fase en la que se abandona el cuerpo pero el cerebro sigue activo. Esto quiere decir que, si sueñan como dicen los neurocientíficos de hoy en comparación con sus colegas de los años sesenta y setenta, realmente sueñan mucho. La verdadera dificultad para que los expertos entiendan con qué sueñan los bebés es que no pueden hablar. La incapacidad lingüística ligada a su corta edad, incluso cerebral, hace que los estudios en este sentido sean muy nebulosos: para soñar, los neurocientíficos dicen que los niños deben adquirir la capacidad típicamente humana (y que nos distingue de los animales) de immaginare las cosas. Deben poder construir visualmente lo que experimentan para soñar como los adultos entendemos el sueño.

¿Con qué sueñan los bebés cuando se ríen?

Los bebés que sonríen son ciertamente un hermoso espectáculo para quienes los miran. Pero ¿por qué lo hacen? ¿Quizás están soñando con algo que les hizo mover los labios? En la investigación "Fisiología del sueño y trastornos del sueño en la infancia" publicada en la revista Nature and Science of Sleep se sugiere que, a menudo, cuando los bebés se ríen durante el sueño, se trata de movimientos musculares involuntarios. La mayoría de las veces, no hay correlación con algún estado mental que hace que los bebés sonrían en respuesta a un sueño, por ejemplo.

También existen diversas patologías relacionadas con el sueño de los niños a partir de los 10 meses y que muchas veces cristalizan en estos movimientos involuntarios de los músculos de la cara. Una de las más temidas es sin duda la epilepsia, que también puede provocar convulsiones nocturnas. Por eso, siempre es bueno monitorear a los recién nacidos mientras duermen, no solo para fascinarse con su intensa actividad cognitiva sino también para prestar atención a las señales más importantes.

¿Los bebés tienen pesadillas?

Las pesadillas son un universo propio, que pone en juego, además de la actividad onírica en fase REM, también los miedos en los niños cristalizados en una dimensión que muchas veces no pueden distinguir del sueño. Porqué entonces los bebes lloran mientras duermen? Los neuropsiquiatras coinciden en que la fase de terror y pánico nocturno en los niños comienza a una edad más madura, alrededor de los 18 meses. Son episodios que hacen que el niño se despierte varias veces por la noche con un pánico inexplicable y que empeora alrededor de los 4 años y hasta los 10. A veces recuerda lo que le provocó el miedo, otras veces no. En cualquier caso, son los padres quienes deben ayudarle a dormir bien, acompañándole en la fase más profunda del sueño de la forma más tranquila posible y excluyendo problemas respiratorios o gastroesofágicos que puedan agudizar esta fase.

En el caso de los recién nacidos, el mismo discurso que para los sueños se aplica a la pesadilla: aunque la tecnología de la neurociencia ahora es avanzada y se pueden hacer análisis precisos sobre el cerebro del recién nacido mientras duerme para comprender sus contornos y hasta dónde puede llegar, sin la correspondencia del idioma es muy difícil entender lo que sueñan y si estos sueños se convierten en pesadillas. El llanto en niños tan pequeños sigue siendo una forma efectiva de comunicación tanto a nivel consciente como en el sueño: si esto se vuelve insistente, es necesario contactar al pediatra para comprender si el llanto está relacionado con una condición física, en lugar de psicológica. Si, por el contrario, sigue siendo un episodio circunscrito, puede ser una de las muchas señales que estos niños pequeños envían, a su manera, al mundo exterior. Para hacerse entender y permitir que los adultos entren en su fascinante mundo interior.

Fonti per l'articolo: Brain and Language, "La concentración temprana de materia gris y materia blanca en la infancia predice las habilidades lingüísticas posteriores: un estudio de morfometría basado en vóxeles de todo el cerebro"; David Foulkes 2002, "Los sueños de los niños y el desarrollo de la conciencia"; Alison Gopnik, "Cómo piensan los bebés"; Ciencias del Comportamiento y del Cerebro, “La reinterpretación de los sueños: Una hipótesis evolutiva de la función de soñar”; Academia Estadounidense de Pediatría, "Etapas del sueño del recién nacido"; Naturaleza y ciencia del sueño, "Fisiología del sueño y trastornos del sueño en la infancia"

TAG:
  • recién nacido 0-3 meses
  • recién nacido 9-12 meses
  • Psicología infantil
Añade un comentario de Viaja a la mente de los bebés para descubrir si sueñan (y si es así, qué)
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.