Vitaminas en el embarazo: para qué sirven y dónde encontrarlas

Vitaminas en el embarazo: para qué sirven y dónde encontrarlas
Fuente: Shutterstock

vitaminas en el embarazo

En el embarazo hemos aprendido que una mujer no debe "comer por dos" como decían hasta hace poco madres y abuelas, sino que debe comer el doble, teniendo cuidado de tomar todas las vitaminas y minerales necesarios para ella y su bebé. Entonces, ¿necesitará suplementos? No, o al menos no para todas las vitaminas que necesita la futura madre. Gracias a una dieta variada y equilibrada se pueden obtener casi todos los micronutrientes indispensables para el bienestar del feto y de la mujer, con la única excepción importante de vitamina B9, más conocido como ácido fólico, cuya integración debe planificarse ya antes de la concepción. Para los otros micronutrientes, sin embargo, la recomendación es evaluar las deficiencias caso por caso.





Para saber más sobre la importancia de las vitaminas en el embarazo y las sales minerales, le hicimos algunas preguntas al médico Angela , biólogo nutricionista.

En este articulo

  • nutrición antes del embarazo
  • acido folico
  • La vitamina D
  • vitamina B12
  • vitaminas A, C, E
  • multivitaminas
  • sales minerales

La importancia de la nutrición en el período previo a la concepción

Para ser precisos, una dieta sana y equilibrada, combinada con estilos de vida correctos, no debe adoptarse solo durante el embarazo, sino ya antes. Las Guías para una alimentación saludable del CREA, Centro de Investigación en Alimentación y Nutrición, sostienen que en el período previo a la concepción, los hábitos alimentarios correctos y los estilos de vida saludables son importantes y determinantes porque reducen los problemas de fertilidad, mejoran el curso y el resultado del embarazo, reducen la riesgo de defectos congénitos y los llamados resultados reproductivos adversos, y sentar las bases para la salud del bebé.



“Si una mujer ya empieza con buenos hábitos alimenticios antes del embarazo, las precauciones a tomar durante la gestación no son muchas” – explica la doctora. De hecho, en relación con la evidencia científica más reciente, las principales recomendaciones para una mujer que desea tener un bebe son:

  • mantener un peso corporal normal;
  • adoptar la dieta mediterránea o una dieta que incluya un consumo predominante de alimentos de origen vegetal;
  • aumentar el consumo de alimentos ricos en folato;
  • consumir alimentos que sean fuente de yodo y usar sal yodada;
  • tomar un suplemento vitamínico a base de ácido fólico todos los días.

Este último, de hecho, es el único complemento indispensable para todas las futuras madres.

Lea también: Quedar embarazada: 10 cosas que hacer primero

Ácido fólico: sí a la suplementación antes y durante el embarazo

La vitamina B9, o ácido fólico, es uno de los micronutrientes más importantes para el desarrollo y la salud del feto. En particular, los compuestos naturalmente presentes en los alimentos se denominan folato, mientras que con el término ácido fólico nos referimos a la molécula sintetizada que encontramos en los suplementos.



¿Para qué se usa el ácido fólico?

En el cuerpo humano, los folatos juegan un papel importante porque participan en la síntesis de moléculas como el ADN, el ARN y las proteínas, en la formación de la hemoglobina y son esenciales para esas células y tejidos embrionarios. El ácido fólico también contribuye al desarrollo del sistema nervioso del bebé, previene la anemia y los defectos del tubo neural (espina bífida, anencefalia, encefalocele). Estudios recientes sugieren beneficios asociados con la suplementación con ácido fólico también para reducir el riesgo de enfermedades cardíacas congénitas y para el desarrollo adecuado de la placenta. 

¿Dónde se encuentra el ácido fólico?

Folato, este es su nombre cuando hablamos de los compuestos que se encuentran naturalmente en los alimentos, se encuentran en las verduras de hoja verde, pescado, aves, productos lácteos y verduras frescas. Sin embargo, como señala el médico, y como señala también el Instituto Superior de Salud, "los folatos de la dieta son sensible al calor y al aire y pierden parte de su biodisponibilidad antes de que los tomemos.” Precisamente porque no podemos estar seguros de cuánta vitamina B9 aportamos con nuestra dieta, es importante recurrir a la suplementación.

Cuándo empezar a tomar un suplemento

Los niveles de ácido fólico de la futura madre deben ajustarse incluso antes de que comience el embarazo. Por ello, todos los lineamientos nacionales e internacionales recomiendan la contratación de 400 μg/muerte de ácido fólico en todas las mujeres que deseen un hijo o que por el contrario no descarten un embarazo. De hecho, es importante comenzar a tomar un suplemento al menos 30 días antes de la concepción o, por si acaso, tan pronto como se entere de que está embarazada y para todos los primeros 3 meses de gestación. Según el LARN (niveles de referencia de ingesta de nutrientes y energía para la población de Del Paesena) una mujer embarazada debe consumir 600 μg/día de ácido fólico.

En mujeres que ya han dado a luz a niños con defectos del tubo neural, padecen diabetes pregestacional u obesidad, padecen malabsorción, toman medicamentos antiepilépticos o están familiarizadas con enfermedades/malformaciones neurológicas, la suplementación con ácido fólico a la dosis de 4-5 mg / día, como también indican las recomendaciones sobre nutrición en el embarazo.

“Esta es la única vitamina cuyas carencias se asocian a riesgos tan importantes para el feto que integra a priori, mientras que para el resto de micronutrientes hay que evaluar caso por caso la situación de la mujer”, concluye.

Lea también: Espina bífida y defectos del tubo neural: qué son y cómo prevenirlos

Vitamina D, ¿debo tomar un suplemento?

La vitamina D es una vitamina un tanto particular en comparación con las demás porque solo tomamos una pequeña cantidad de ella a través de nuestra dieta. La cantidad más importante de vitamina D, de hecho, es sintetizada por nuestro cuerpo gracias aexposición a la luz natural. Se necesitan entre 10 y 15 minutos al día con al menos la cara y las manos descubiertas para garantizar una buena dosis de vitamina D.

¿Para qué se utiliza la vitamina D?

Durante el embarazo es importante tener buenos niveles de vitamina D porque en caso de deficiencia aumenta el riesgo de diabetes gestacional, hipertensión, preeclampsia y fetos de bajo peso al nacer, como destaca también esta revisión publicada en 2022 por la Colaboración Cochrane. "Su papel tradicional es regular el metabolismo del calcio", explica el Dr. Ángela. La vitamina D es fundamental para la absorción del calcio y, en el embarazo, es muy importante para mineralización del esqueleto del feto.

¿Dónde se encuentra la vitamina D?

Con la alimentación podemos aportar más o menos un 10-20% del requerimiento de vitamina D. “Podemos encontrar buenas cantidades de esta vitamina en pez azul que también contiene omega 3, un nutriente importante para el feto, en el salmón y los huevos, las verduras de hoja y el aguacate”, así como claramente en productos fortificados, como los cereales para el desayuno.

¿Cuánta vitamina D necesita una futura madre?

En el embarazo, según la última revisión de la LARN, se recomienda tomar 15 microgramos por día, igual a 600 Unidades Internacionales (UI). El valor considera tanto la ingesta dietética como la derivada de la exposición solar.

NICE, el Instituto Nacional para la Atención Médica y la Excelencia en el Cuidado de la Salud del Reino Unido, recomienda la suplementación de 10 μg/día de vitamina D durante el embarazo y la lactancia para todas las mujeres. Sin embargo, la suplementación con vitamina D en Del Paese no parece ser necesaria en todas las mujeres. y puede recomendarse, después de una evaluación caso por caso, solo en aquellos con riesgo de hipovitaminosis.

12 FOTOS

Vitamina D, en qué alimentos se encuentra

ir a la galeria

La vitamina D es esencial en varias etapas de la vida y es tan importante que a menudo se recomienda la suplementación con suplementos específicos. Obviamente las fuentes...

Vitamina B12, esencial para madres veganas y vegetarianas

“Aunque la necesidad de vitamina B12 no aumenta mucho en el embarazo (de 2,4 μg/día en mujeres en edad fértil a 2,6 μg/día durante la gestación), es necesario cubrir el requerimiento que indica la LARN” sugiere la Dra. ssa .

¿Para que se utiliza la vitamina B12?

Una deficiencia de vitamina B12, también llamada cobalamina, aumenta el riesgo de espina bífida y otros defectos del tubo neural y puede estar asociada con un mayor riesgo de aborto espontáneo, como indica este estudio publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology.

¿Dónde se encuentra la vitamina B21?

Las principales fuentes de B12 son los alimentos de origen animal como la carne (sobre todo el hígado), los mariscos y los productos lácteos. Por esta razón, las futuras mamás que siguen una dieta vegana y vegetariana deben tomar un suplemento de vitamina B12, como también indica la Sociedad Científica de Nutrición Vegetariana y las principales guías de nutrición.

Las enumeradas hasta ahora son las principales deficiencias que se pueden encontrar en el embarazo y que es necesario corregir lo antes posible por el bienestar de la madre y su bebé.

Las otras vitaminas (A, C, E)

"Fuera del ácido fólico, la vitamina D y la vitamina B12, es poco probable que haya deficiencias específicas, a menos que la futura madre esté en una condición de desnutrición"Él explica. Sin embargo, es importante seguir una dieta variada y equilibrada para tomar todos los micronutrientes útiles para la salud de la madre y para el correcto desarrollo del feto. 

Vitamina A

La vitamina A se puede tomar de dos formas: como retinoides a través de alimentos de origen animal (hígado, productos lácteos, aceite de hígado de pescado), o como carotenoides, que se encuentran principalmente en frutas y verduras. Como hemos visto, excluyendo el ácido fólico, la vitamina B12 y la vitamina D, es poco probable que exista una deficiencia de un nutriente específico. Por ello, más que un posible déficit de vitamina A, debemos preocuparnos por su exceso, que podría ser causado por el uso inadecuado de suplementos dietéticos. La evidencia científica muestra que un exceso de vitamina A puede tener en cambio efectos teratogénicos, con mayor incidencia de malformaciones en el cerebro, la columna vertebral y las válvulas cardíacas, como destaca este estudio publicado en la revista Nutrition Bulletin.

Vitamina c

La vitamina C, conocida por todos por ser importante aliado del sistema inmunológico, favorece la absorción intestinal del hierro no hemo (hierro de origen vegetal) y contribuye a la síntesis de colágeno, componente de los huesos y cartílagos. En el embarazo es crucial para ello desarrollo cerebral y la formación de colágeno en el niño, y se puede obtener gracias al consumo de frutas y verduras como kiwis, cítricos, fresas, pimientos, brócoli, tomates, etc. Es mejor preferir cocinar al vapor o cocinar con un poco de agua para evitar perder la mayor parte de la vitamina. No se recomienda la suplementación con vitamina C, a menos que su médico lo prescriba, porque puede promover el riesgo de hemólisis, daño oxidativo y parto prematuro en el bebé.

Vitamina E

La vitamina E es conocida por su potente acción antioxidante. Su tarea es contrarrestar la formación de radicales libres, previniendo así el envejecimiento celular y la formación de patologías como tumores, pero no solo. La vitamina E es importante para el correcto desarrollo del feto y para prevenir la preeclampsia (o gestosis) en el embarazo. Con una ingesta normal de frutos secos y aceite de oliva virgen extra podemos tomar una cantidad adecuada para el bienestar de la madre y el niño.

Las vitaminas A, C y E no necesitan suplementarse, salvo indicación médica en contrario, precisamente porque se pueden tomar de forma segura a través de los alimentos. Te recordamos que las recomendaciones sobre nutrición en el embarazo y la lactancia de la SIGO (Sociedad de Ginecología y Obstetricia Del Paesena) no recomiendan la suplementación de ninguna vitamina durante el embarazo excepto el ácido fólico, salvo que exista un déficit nutricional comprobado.

Multivitaminas, ¿sí o no?

Algunos ginecólogos pueden recomendar a las futuras madres que usen un suplemento multivitamínico durante el embarazo, pero ¿qué dice la evidencia científica al respecto? ¿Son realmente útiles o son demasiado costosos?

En 2022, un importante metanálisis sobre el papel de suplementos en el embarazo que establece que el único suplemento fundamental en el embarazo es el ácido fólico -400 microgramos al día para tomar antes de la concepción- y la vitamina D también puede ser útil en algunas situaciones. Más allá de esto, sin embargo, no hay datos científicos válidos para recomendar a las mujeres embarazadas o que planean quedar embarazadas que tomen suplementos multivitamínicos. Las Pautas de nutrición durante el embarazo de SIGO, AOGOI y AGUI también establecen que no se recomienda la suplementación con multivitaminas en mujeres embarazadas para mejorar los resultados maternos y perinatales. En cambio, es mejor centrarse en la promoción de uno nutrición saludable y un estilo de vida correcto.

Lea también: Suplementos multivitamínicos en el embarazo: ¿demasiado gasto?

Sales minerales: ¿cuánto aumenta el requerimiento?

Por último, en una dieta equilibrada no pueden faltar las sales minerales, que contribuyen a los procesos durante el embarazo crecimiento del niño. “La necesidad de sales minerales como el hierro, el calcio y el yodo aumenta mucho más que la necesidad de algunas vitaminas y es importante que las madres tengan cuidado de tomar las cantidades adecuadas de estos micronutrientes”, dice la doctora.

hierro

El requerimiento de hierro en el embarazo, según las indicaciones de la Sociedad de Nutrición Humana Del Paesena (SINU), va de 18 a 27 mg/día. Para introducir suficiente, debe prestar un poco más de atención a la nutrición.

Buenas cantidades de hierro se encuentran en:

  • carne;
  • huevo;
  • pescado.

Pero incluso el fuentes vegetales se debe considerar el hierro, entre estos encontramos:

  • legumbres;
  • semillas;
  • cacao;
  • vegetales de hoja verde.

Con la única diferencia de que es hierro no eme, es decir, menos biodisponible. Para potenciar su absorción basta con introducir uno en la comida fuente de vitamina C, el ejemplo más sencillo es el del limón rociado en agua. Precisamente por esta menor biodisponibilidad “en mujeres que siguen una dieta totalmente, o casi totalmente, vegetal, es conveniente mantener controlados los niveles de ferritina en sangre para evitar un déficit de hierro”, señala el Dr.

La deficiencia de hierro en el embarazo conduce a una forma de anemia llamada anemia por deficiencia de hierro gestacional. Como se informa en las Guías de Nutrición en el Embarazo y la Lactancia, una deficiencia de hierro durante la gestación puede alterar el crecimiento y desarrollo del feto, aumentar el riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer, pero no solo. Cuando se desarrolla anemia, la sangre no transporta las cantidades normales de oxígeno causando inicialmente síntomas leves como fatiga, debilidad, palidez. Si la anemia empeora, es posible que el feto no reciba la cantidad de oxígeno necesaria para el crecimiento y desarrollo normal, especialmente de la cerebro. También de acuerdo a lo reportado en las Guías sobre nutrición durante el embarazo y la lactancia, los niveles inadecuados de hierro durante el embarazo se asocian con un aumento de la riesgo cardiovascular para el feto en la edad adulta Yo también'vergüenzas posparto parece correlacionarse con una ingesta insuficiente de hierro. En caso de deficiencia, su médico le recetará un suplemento.

Lea también: Hierro en el embarazo: la necesidad se duplica

Calcio

El calcio es esencial para los huesos y los dientes, pero no solo. "El fútbol -explica- es también un regulador de presión arterial y su deficiencia durante el embarazo puede estar asociada con un mayor riesgo de preeclampsia. "La necesidad de calcio en el embarazo aumenta de 1000 a 1200 mg/muerte y es posible satisfacerla no solo a través de la leche y derivados, sino también gracias a las verduras, los frutos secos y el agua. Este último, de hecho, especialmente si es de tipo efervescente natural, puede ayudar a alcanzar el requerimiento diario de calcio.

Para las futuras madres veganas, un consejo útil es elegir productos como bebidas vegetales y yogures vegetales fortificados con calcio y quizás también con vitamina D, que juega un papel fundamental en el metabolismo del calcio.

 

Lee también: La necesidad de calcio aumenta durante el embarazo

yodo

Con demasiada frecuencia subestimado, el yodo es esencial para la salud y se consume muy poco en Del Paese. El yodo es importante para ello. desarrollo del sistema nervioso del feto y por eso la futura madre debe comprometerse a tomarlo en cantidades adecuadas. La Sociedad de Nutrición Humana Del Paesena recomienda la introducción de 200 μg/día de yodo. “Para tener suficiente, una mujer debe consumir pescado 2-3 veces a la semana, preferiblemente pescado azul porque también es rico en omega 3, y usar solo sal yodada” - explica la Dra. Angela - “de esta manera evita toparse con un carencia y por lo tanto tener que tomar un suplemento".

En el embarazo, la deficiencia de yodo puede estar asociada con hipotiroidismo neonatal, especialmente para partos prematuros, riesgo de aborto espontáneo, aumento de la mortalidad prenatal, trastornos del neurodesarrollo y riesgo de anomalías congénitas.

Lea también: Yodo en el embarazo: por qué no debe faltar en la dieta de una madre

Si cree que su dieta es deficiente en uno o más de los micronutrientes enumerados anteriormente, antes de tomar un suplemento de cualquier tipo siempre hable con su médico quien podrá comprobar la presencia o ausencia de una posible deficiencia. El "hágalo usted mismo", especialmente durante un período delicado como el embarazo, también puede ser muy peligroso.

Fuentes utilizadas para el artículo:

  • consejos de la Dra. Ángela, bióloga nutricionista
  • LARN - Niveles de referencia de ingesta para la población de Del Paesena: VITAMINAS, Sociedad de Nutrición Humana de Del Paesena, 2022
  • Pautas para una alimentación saludable, Centro de Investigación de Alimentos y Nutrición, 2022
  • Recomendaciones sobre nutrición durante el embarazo y la lactancia, SIGO, AOGOI, AGUI, 2022
  • Nutrición y embarazo, Instituto Nacional de Salud
  • Recomendación para la reducción del riesgo de defectos congénitos, Red Del Paeseno Fomento del Ácido Fólico para la prevención primaria de defectos congénitos

TAG:
  • alimentación del embarazo
  • dieta de embarazo
  • vitamina
  • Suplementos dietéticos
Añade un comentario de Vitaminas en el embarazo: para qué sirven y dónde encontrarlas
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.